Distancias que se acortan

Hace unos días durante una entrevista mantenida con este medio, el concejal oficialista Contador Carlos Madrigali, dijo que unas de las grandes dificultades de nuestro distrito es la distancia.

“Nuestras localidades están desperdigadas dentro del partido y eso genera un montón de costos adicionales que otros distritos como Coronel Rosales no tienen”, dijo el edil.
Luego argumentó: “Además, no tenemos medios de transporte público. El colectivo y la “combi” son parte de una empresa y, mover una empresa con muy poca cantidad de gente de las localidades que además están muy alejadas entre sí, tiene un costo que hace que no cierren los números”.
Después de haber trasmitido este reportaje, al salir de la radio, un vecino de Puan me preguntó: “pero si nosotros tenemos esta dificultad… ¿Cómo será en la Patagonia?”.
Lo que parecía una pregunta sin importancia, daba lugar a la reflexión. Se sabe que en nuestra Patagonia, hay menos de un habitante por kilómetro cuadrado. Esto indica una baja densidad poblacional con distancias que traspasan la normalidad. A esta realidad se suman las rutas sin asfaltar donde el ripio arruina los transportes públicos. Aun así, los colectivos de algunas empresas que “hacen mal los números”, transitan caminos sinuosos de tierra y piedra durante varios kilómetros. Las poblaciones son pequeñas y en algunos casos muy pobres. Casas de adobe y plazoletas con escasos árboles grafican el interior más agreste del sur. No sé cuánto dinero ganarán, pero al menos alguien presta el servicio a las comunidades que están separadas por cientos de kilómetros.
La palabra de este hombre me llevó a recordar los años que viví en aquellos lugares y a pensar las palabras que iniciaron mi relato. Hace tan sólo 18 días fueron las elecciones municipales. Seguramente en esa oportunidad, para algunos sectores, hubo transportes a disposición y las distancias se acortaron por arte de magia.
En el distrito de Puan tenemos la mayoría de las rutas asfaltadas, a excepción de la localidad de Felipe Solá que está esperando la concreción de esa anhelada obra. La distancia entre el sur y el norte del distrito apenas supera los 100 kilómetros. Hay pobladores que necesitan o necesitaron alguna vez de un servicio de transporte, ya sea por trabajo o por el simple placer de viajar, pero por el momento deberán resignarse porque parece ser que las soluciones para este problema… no son rentables.

Por Lorena Freidenberger

1 comentario

    • pa´lante pa´lante dijo... on 11/02/2009 at 15:55

    Bien, me parece que en un programa de Tv puanense, durante la campaña, el re re electo Intendente, dijo que uno de las principales metas de su gobierno a partir del 10 de Diciembre era acercar un poco mas a los pueblos, sera posible, o el concejal estara habriendo el paragüas, no seria nada raro, pero bueee, ya lo habrio durante ocho años, que los habra otros 4, aguanteeee brigadaaaa!!!!

    21 de noviembre de 2007

Los comentarios han sido desactivados.