La omelette más grande de latinoamérica

La ciudad bonaerense de Pigüé celebrará el próximo 2 de diciembre el 123 aniversario con la cocción de una omelette gigante en la que se utilizarán 15.000 huevos y una sartén de 4,50 metros de diámetro.
Esta fiesta, única en América Latina, se lleva a cabo todos los años durante el primer domingo de diciembre en esta ciudad del sur bonaerense ubicada a 580 kilómetros al sudoeste de la Capital Federal, que es la colonia francesa más grande del país y que fue visitada en 1987 por el entonces presidente galo, Francois Mitterrand en su visita a la Argentina.
Miles de vecinos se acercan cada año al parque municipal Fortunato Chiappara para observar este magnífico espectáculo gastronómico que requiere utilizar nada menos que 15 mil huevos, 100 kilogramos de jamón cocido y varios kilos de cebollitas de verdeo, un poco de pimienta y otro poquito de sal.
La comilona es organizada por los representantes pigüenses de la Cofradía Mundial de los Caballeros de la Omelette Gigante, quienes también prepararon panes de 3,20 metros de largo cada uno.
Las 5 mil porciones serán servidas poco después a las 12.30 en platos individuales, con cubiertos descartables y una rodaja de los gigantescos panes.
Durante la mañana, habrá un homenaje frente a los monumentos que recuerdan a los fundadores Francisco Issaly, Eduardo Casey y Clemente Cabanettes; se bendecirán las aguas de los natatorios y se inaugurará oficialmente la temporada estival. Por la tarde la atracción será la elección de la nueva reina de la ciudad.
A pesar de los 15 mil huevos rotos, el tiempo de rotura y batido no superará los 45 minutos. Y los 5 grandes maestros, 18 caballeros, 30 cofrades y 20 ayudantes y pusieron manos a la obra para que la cocción estuviera lista en unos 45 minutos.
Organizado por la Cofradía Mundial de los Caballeros de la Omelette Gigante, la comilona es una fiesta única en América Latina que desde hace siete años reúne paladares ansiosos el primer domingo de diciembre.

La Cofradía nació en Bessières, una ciudad francesa caracterizada por su apego a las fiestas, en el año 1973, con el objetivo de “preparar y hacer degustar, en la alegría, gratuitamente, la omelette gigante de los beserianos”. Y fue tal el éxito que en algunas oportunidades se realizó bajo lluvia o incluso mientras nevaba.
Las fiestas se extendieron luego a la colonia francesa Nueva Caledonia; Louisiana, en Estados Unidos; Provenza, también en Francia; Québec, en Canadá; y los grandes maestros decidieron establecer reglas comunes para todas las cofradías y concibieron la idea de una Cofradía Mundial, lo que los llevó a Pigüé en 1999.

La Omelette Gigante Pigüense se cocinó por primera vez el 2 de diciembre de 1999 con la asistencia de los cófrades de Bessières y necesitó 5 mil huevos. En el 2000 hubo que utilizar 7 mil huevos, mientras que en el 2001 se llegaron a usar 12 mil. En el 2002 se utilizaron 14 mil y desde entonces siempre se usaron 15 mil huevos.