El Observatorio de Discriminación y el Informe de la UBA están en la mira de expertos constitucionalistas

El Observatorio de Discriminación en los Medios de Comunicación presentado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner el viernes 4 de abril genera preocupación entre los defensores de la libertad de expresión.

En ese acto, la Presidenta convocó a las universidades de Ciencias Sociales estatales para que se sumen al Observatorio, integrado por el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer) y el Instituto contra la Discriminación y la Xenofobia (Inadi) y el Consejo de la Mujer. También recibió un informe de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) que llama la atención sobre expresiones de periodistas “que lejos de importar afirmaciones de hechos o apreciaciones opinables, llenan de vergüenza e indignación por sus contenidos clasistas y racistas”, durante la cobertura del “lock out” agropecuario.
Para el abogado constitucionalista Gregorio Badeni, el documento emitido por las autoridades de Ciencias Sociales de la UBA expresa la disconformidad con la cobertura, pero “su fundamentación supera los límites de la mera discrepancia al propiciar la aplicación de mecanismos de control sobre la prensa libre, impropios en un auténtico sistema democrático constitucional”.
Asimismo, Badeni resaltó que en el documento “con particular malicia o ignorancia se atribuye a los medios de prensa, una línea editorial proclive a defender la postura de los sectores agropecuarios debido al “mercado publicitario extraordinario” que habrían generado y que acarrearía un compromiso económico traducido en esa línea editorial. Semejante afirmación dista de adecuarse a la realidad periodística –reflexionó y explicó- La línea editorial de un medio de prensa libre no se subordina a valores económicos, porque ello importa su partida de defunción al perder credibilidad en la sociedad”.
Y sobre ese aspecto subrayó el rol de los ciudadanos en la comunicación: “Distinto es el caso de aquellos programas radiales o televisivos fomentados por el Gobierno con la publicidad oficial, y cuya duración suele ser efímera porque, precisamente, el ciudadano no es un sujeto pasivo. Es un individuo que no desea ser engañado, y cuando percibe el engaño, aplica la más severa sanción que puede recibir un medio de prensa: el abandono”.

Badeni consideró que las nuevas tecnologías expanden el universo de la comunicación, con difusión del pensamiento, la información y los valores en un ámbito de libertad que debe ser reconocido. “El documento emitido por las autoridades universitarias dista de admitir esa realidad. Se encierra en conceptos arcaicos propios de los regímenes políticos paternalistas y autocráticos –advirtió- “En síntesis, es lamentable que un claustro universitario tome partido en un conflicto de política agonal y que, en definitiva, pretenda cercenar la libertad de los periodistas”.

Fuente: Perfil.com


Preocupa a la SIP creación en Argentina de un observatorio de medios gubernamental

La Sociedad Interamericana de prensa manifestó su preocupación hoy sobre el anuncio del gobierno argentino de crear un organismo estatal para vigilar a los medios de comunicación.
La presidenta argentina, Cristina Fernández, convocó esta semana a las universidades estatales y al Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (INADI) a reflotar la creación de un Observatorio de Medios, cuyo objetivo serviría para “que se garantice un relato mediático que brinde cabida a todas las opiniones”. El anuncio de la Presidenta siguió a un sinnúmero de críticas que vertió contra el periodismo en general sobre su cobertura a una huelga nacional de los productores agropecuarios.
El presidente de la SIP, Earl Maucker, editor y vicepresidente primero del diario Sun-Sentinel del Sur de la Florida, dijo que “siempre nos ponemos en alerta cada vez que vemos la intervención de un Gobierno en asuntos que puede socavar la libertad de prensa”. Agregó que la “prensa argentina da muestras de una riqueza plural de opiniones, por lo que no entendemos por qué el Gobierno desea intervenir en cuestiones que solo le compete a la sociedad civil”.
Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Gonzalo Marroquín, adelantó que el gobierno debería respaldar otros mecanismos a favor de la libertad de prensa, sobre los que la SIP viene reclamando en Argentina.
“En la pasada administración gubernamental – dijo Marroquín director del diario guatemalteco Prensa Libre – pedimos en varias oportunidades y a través de dos misiones enviadas a ese país, para que cese una postura oficial de discriminación informativo y en el otorgamiento de publicidad oficial y dádivas como métodos de premio y castigo para medios y periodistas. Tememos, con este anuncio, que las posturas anteriores continúen en este Gobierno”.Ambas autoridades de la SIP coincidieron en señalar que “el Gobierno si realmente quiere que haya mayor pluralidad de voces, debería de dejar de lado buscar métodos sutiles de control sobre los medios a través de observatorios y, dedicarse, más bien, a reinsertar el debate en el Congreso por una ley de acceso a la información pública que incentivaría una mayor libertad de expresión en el país”.
Maucker y Marroquín añadieron que el ejercicio del periodismo necesita mayores garantías para poder contribuir de la mejor manera al derecho del público a la información, elemento indispensable para reforzar la democracia y el bien común. De esta forma, apoyaron también declaraciones de preocupación expresadas por la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) y por el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA).

Para ver el informe completo de la UBA ingrese a:
http://todaslasvocespuan.blogspot.com/search/label/Informe%20de%20la%20UBA%20sobre%20medios%20de%20comunicaci%C3%B3n