95 días de un conflicto. El interior paralizado.

Los testimonios que publicamos a continuación forman parte de la segunda etapa de la protesta agropecuaria (emitidos en el programa de radio “La Brújula”)

“El tractorazo en Pigüé convocó alrededor de 220 tractores que partieron de la rotonda de la ruta Nacional 33 al centro de la ciudad y estacionaron frente al Concejo Deliberante donde se realizó un acto. Allí en el HCD nos cedieron la banca de la gente, lugar donde la comunidad tiene acceso para expresar su pensamiento. Sobre el final de la sesión, la Coalición Cívica y el Nuevo Espacio K (bloque que surgió de la separación del Frente para la Victoria) presentaron un proyecto de resolución donde detallaron la actual situación del campo. La propuesta también fue aprobada por el Justicialismo tradicional.
En el acto participaron 200 personas aproximadamente y durante el tractorazo hubo mucha gente en las calles acompañando al campo”,
de Roberto Mercenac, presidente de la Sociedad Rural de Pigüé, 22 de mayo.

“Fue un acto masivo donde la motivación era mostrar que este no es un problema solo del campo, sino de todo el interior. El gobierno debe ver esto y terminar con el conflicto, porque la Argentina necesita seguir creciendo. En Rosario hubo gente de movimientos sociales del Conurbano Bonaerense y una fuerte presencia de la ciudad, los pueblos y el campo del interior de nuestro país”, de Rubén Ceminari, productor agropecuario de Darregueira, luego de asistir al acto del 25 de mayo convocado frente al Monumento a la Bandera, Rosario (Santa Fe) y donde participaron 300.000 personas.


“Ante tantas emociones se hace difícil transmitir todo lo que viví más aun sabiendo que fue ante un marco imponente. Uno llega al 25 de Mayo apoyando un acto que tiene a los dirigentes de asociaciones agropecuarias como protagonistas. Desde el momento que uno participa en una propuesta como esta va con cierta expectativa de participación, de cantidad de gente y se puede imaginar parte del resultado de la convocatoria, pero en realidad una vez que llegás al lugar, te das cuenta que la experiencia de estar allí es superadora. El acto se desarrolló durante un clima muy especial, sin violencia. No fue una protesta violenta como lamentablemente estamos acostumbrados en nuestro país. Fue una protesta democrática con un clima excelente de respeto y tranquilidad. Se vio diversidad de categorías políticas e ideológicas. Tenías movimientos sociales y piqueteros como el de Castell, la Corriente Clacista y Combativa y por otro lado, la Coalición Cívica, un sector del peronismo y De Narváez (Unión PRO).
En el acto del 25 de mayo se vio la pluralidad de la manifestación. El gobierno si no quiere leer esto que sucedió, es porque no quiere. En Rosario quedó muy claro que el reclamo es heterogéneo”,
de Franco Mombelli, integrante de la Coalición Cívica de Puan, luego del 25 de Mayo en Rosario.



“No puede ser que cuando se hacen las reuniones (entre el Gobierno y la Comisión de Enlace) se toquen diez puntos y no tengamos razón en uno. Entonces es ahí cunado uno se siente muy mal e indignado. La gente está mal. Nunca imaginé que los productores agropecuarios íbamos a estar parados en una ruta. Es complicado estar acá, no es fácil manejar esta situación. Debemos tener cuidado. Yo veo como se ofenden cuando D`Angelis les hace algunas críticas y ayer estos tres gobernadores dijeron cualquier barbaridad. Después nadie puede salir a decirles que ofenden, que irritan y que ya lastiman, pero es así los que nos toca vivir.
Si ven nuestra zona, si ven la localidad de Villa Iris, está triste. Se ve la recesión en la economía. Hace tres años que no tenemos condiciones climáticas favorables y no hay ayuda para el campo. La sequía nos deja sin alimento para el ganado y no hay un rollo, no hay un kilo de maíz, no hay nada de parte del Gobierno para palear esta situación. Así nos damos cuenta que estamos para cuando hay que pagar un impuesto pero no para cuando necesitamos ayuda”,
de Juan Manuel Garciarena, productor agropecuario del paraje Estela (sur del distrito de Puan) dando su opinión luego del comunicado del Partido Justicialista, 28 de mayo.
La declaración del justicialismo, entre otras consideraciones, decía: “Frente a los agoreros y golpistas que pretenden en definitiva detener los cambios y repetir la historia de largos desencuentros de la Patria, como en el 30, el 55, el 76 otros golpes de Estado, desde el Partido Justicialista, con apertura y pluralidad asumimos el compromiso de seguir construyendo una nueva Argentina (…)”

“Al conflicto que estamos viviendo se suma la sequía de nuestra región. Después de tantos días, sorprendentemente la energía sale y todos seguimos luchando frente a esto. En la manifestación de Bahía Blanca se vio al campo en el microcentro manifestándose con sus herramientas de trabajo, pero acompañados por la gente de la ciudad. Esto no es un reclamo de los sojeros sino de millones de personas que están pidiendo que se corrijan algunas cosas, dicen basta de soberbia, basta de resolver situaciones en forma unilateral. Es importante que escuchen al pueblo.
Se está viviendo una recesión importante y hay temor en la gente por la inflación. El Estado debería sensibilizarse y reunirse con los distintos sectores para solucionar estos problemas”,
Guillermo Prunell, presidente de la Cámara de Comercio de Puan, 3 de junio.

“Debemos vivir sin depender de dádivas sin políticos ni amigos de políticos. Creo que a partir de ahora debemos reclamar al gobierno por este pueblo que trabaja y produce. El que es honesto tiene que golpear la puerta de quienes nos están gobernando para hacerles reconocer que deben cambiar su actitud pero cambiar de fondo y no de forma. Nosotros no vamos a hacer ningún golpe. Nosotros somos parte de este pueblo que trabaja y pelea cada día contra la adversidad del clima de esta zona. Hay que saber que en el sur de la provincia de Buenos Aires la realidad es distinta. Quiero que se sepa que acá importa defender la dignidad del hombre y no acomodar a todos en la política en distintos puestos como secretarios y subsecretarios. Son puestitos que no generan nada, al contrario generan más y más gastos. Más y más cargas. No están defendiendo a los muchachos que quieren trabajar sin depender de un plan social o de un puesto en las oficinas públicas. Dios dijo: “Te ganarás el pan con el sudor de tu frente”. Por favor defendamos la dignidad de nuestra gente”,
de Emilio Hemingssen, productor agropecuario de Bordenave, en la Asamblea realizada en ruta Nacional 35, acceso a Villa Iris (distrito de Puan), 2 de junio.

Corte en la ruta nacional 35 Villa Iris

“Hemos encontrado en el Defensor del Pueblo de la Nación, Doctor Eduardo Mondino, una muy buena receptividad, además del cargo que ocupa, es una persona que tiene respeto y consenso en la opinión pública y que no hace más que ejercer una función que implica mediar entre los reclamos de algún sector de la sociedad y el gobierno.
Nosotros ratificamos nuestra voluntad de diálogo y él (por Mondino) también cree que es el camino indicado. Más allá de los resultados que esto pueda tener o no, sí tiene el objetivo de que el Estado Nacional como Poder Ejecutivo, recepcione la inquietud del Defensor del Pueblo”,
Carlos Roppel (Puan), dirigente regional de Coninagro, luego de haber integrado la reunión de la Comisión de Enlace con el Defensor del Pueblo, 4 de junio.


“En la Ruta Nacional 33 (rotonda de Pigüé) se está manifestando toda la región. Hay gente de muchas localidades. Nos estuvieron acompañando productores agropecuarios de Huanguelén, Guaminí y Puan. Es una ruta donde hay mucho tránsito y la rotonda es un lugar que no es exclusivo de Pigüé, nos pertenece a todos.
Creemos que el conflicto no debe estar centro en Gualeguaychú, sino que debe ser federalizado para que no se sientan solos. Los medios nacionales deben darse cuenta que todo el país, todo el interior está unido en la protesta. A raíz de los piquetes la sociedad comenzó a entender qué eran las retenciones y sobre todo de la importancia del campo para nuestro país. Esto marcó un antes y un después, porque ahora los gobiernos –sean de la bandería política que sean – deberán tener especial cuidado en querer poner la mano en el bolsillo al campo. El sector será escuchado, se lo tendrá en cuenta para las próximas decisiones y seguramente también será consultado antes de aplicar medidas. Hoy el campo tiene un peso social y económico que nunca tuvo y creo que debe ser capitalizado en forma inteligente”,
Eugenio Favre, productor autoconvocado de la ciudad de Pigüé, 3 de junio.

También podría gustarte Más del autor

Los comentarios están cerrados.