35 años cuidando y valorando la historia de Puan

El domingo el Museo de Puan celebró 35 años con un emotivo acto. Acompañada por varios integrantes de la “Comisión Amigos del Museo” y gran número de vecinos, Silvia Iturrios, Directora del MIB dio la bienvenida. “El museo no tendría vida si no existiera el público y los visitantes. Los proyectos son trascendentes cuando cobran vida propia, cuando más allá de aquellos que los soñaron hay quienes los siguen”, consideró.

Para recordar los momentos destacados de su historia, se exhibió una línea de tiempo con imágenes.


Los inicios

Iturrios recordó los orígenes, cuando en 1969 surgió la primera comisión interesada en poner en marcha un Museo en Puan.
“Estaba presidida por Jorge Cirio y la idea pudo materializarse con la donación de la colección privada de Don Ignacio Balvidares”, evocó.
El museo tomó forma en 1973, con una comisión renovada presidida por Carlos Castello Luro, el mismo “Cacho” sería también su primer Director.
“Fue un museo que tuvo luces y sombras. Las sombras estuvieron en la época del proceso militar, donde el acervo cultural fue encajonado junto al compromiso de los custodios de ese patrimonio”.
Es ahí cuando Néstor Baglioni, un puanense con muchas ganas de hacer algo por el patrimonio local, rescata al museo y le busco un lugar provisorio: la Sociedad Española. Esa entidad abrió sus puertas y fue la sede de lo que hoy es el MIB durante muchísimo tiempo.
“Pensando siempre cuál podía ser el lugar definitivo para el museo, se pensó en el Mercado Municipal, donde hoy está alojado y pensamos que definitivamente.
“Yo comencé como colaboradora en 1989. Y por eso de que los proyectos cobran vida y son trascendentes más allá de las personas, debo sumar agradecimientos: a mi mamá por estar siempre, a mi hija Giselle que integró la comisión juvenil y a Gisella Castelnuovo por ser la gestora de un trabajo de mucha paciencia y tiempo. Ella buscó fotos para graficar este aniversario”, mencionó.
Precisamente, fue Castelnuovo quien recopiló imágenes para la muestra fotográfica expuesta el domingo, a través de la cual se puede recorrer la historia del museo.

Compromiso

“Creo que ademas de la importancia del patrimonio cultural y el acervo del museo, también es importante el patrimonio humano. Gracias a los Amigos del Museo y a sus sub comisiones. Ustedes saben lo importante de ser parte de esto; significa compromiso, estar presentes, generar ideas juntos y buscar consenso a través del discenso.
Todo depende del compromiso y podemos decir que hay gente comprometida en el museo. Las personas pasan, lo importante radica en continuar este museo, que tenga vida propia, y sea el mismo que soñara la primera comisión”, culminó Iturrioz.

El Museo en cifras: Más de 50.000 visitantes, más de 40 talleres, más de 190 muestras
y más 300 relevamientos

Recuerdos

Finalmente, se realizó un brindis en el que el Sr. Tito Jacquierd rememoró los inicios del museo, precisamente cuando fueron a buscar la colección privada de Ignacio Balvidares. “El nacimiento del Museo tiene que ver mucho a la amistad que tenia Cacho Castello -primer director de la institución- con Ignacio Balvidares que siempre había estado conversando sobre esta posibilidad. Cuando fuimos a visitar a Don Ignacio, en su campo, recuerdo que junto a su esposa y su hija, nos atendió con la cordialidad de un buen paisano y manifestó el deseo de que su colección chacarera fuera a Puan. Él era puanense y según me relató, había nacido cerca del balneario de la laguna cercano al predio Manuela Peña”, narró.
Jaquierd siguió describiendo aquel día: “Don Ignacio tenía gran aprecio por Cacho Castello por eso quería que su colección estuviera acá en Puan y fuera custodiada por su gran amigo. Si bien no pudo cumplir con su sueño en vida, su esposa e hija, cumplieron fielmente con su voluntad. Para el traslado de su colección se contó en aquel momento con la colaboración del Intendente Felipe Velázquez y la Cooperativa Agrícola.

Su esposa María y su hija Nélida lloraron cuando nos llevabamos las donaciones de Don Ignacio, pero al mismo tiempo nos desearon que cuidaramos de sus cosas.”