La fuerza de un capricho

Hace tres meses que en el distrito de Puan se está debatiendo sobre la instalación de un horno pirolítico en la localidad de 17 de Agosto.

Distintas organizaciones ambientalistas se movilizaron para prevenir a la población de las consecuencias que provoca la incineración. Al mismo tiempo, empresarios defensores de la quema de residuos, se movilizaron para reivindicar los incineradores. Los primeros llegaron impulsados por el cuidado del medio ambiente y los segundos, por un negocio.
Y lamentablemente, la advertencia que se hizo desde el ámbito periodístico a través de la consulta de diversas fuentes científicas y jurídicas, terminó siendo utilizada por el poder de turno con el fin de ensuciar a quienes tenemos en nuestra agenda periodística temas sensibles a la sociedad como es entre otros tantos, el derecho a la salud.
Por ello, creo conveniente aclarar que entrar en el juego de quienes en la oscuridad del poder se dedican a hacer daño, es ingresar a un terreno estéril y carente de valores.
En el siguiente texto, les dejo a mis lectores un camino abierto a la reflexión, donde verán que las afirmaciones dichas en tono severo no implican la verdad absoluta ni la claridad necesaria para convencer a una sociedad.

-Declaraciones textuales realizadas por el Jefe Comunal durante la conferencia de prensa realizada el 17 de noviembre.

“Quisiera expresar mi sorpresa sobre el tema y como ha sido tratado por algunos concejales que son los que han puesto en marcha esta incertidumbre en la población, porque recordaba en estos días la Encíclica Papal de Juan XXIII cuando decía pobre de aquellos políticos que utilicen la política como forma para crispar la sociedad, principalmente sobre cosas que no son ciertas”.


-A raíz de la utilización de la encíclica Papal de Juan XXIII, cabe recordar las palabras del Papa Juan Pablo II, durante la homilía en el Jubileo de los agricultores, 12 de noviembre de 2000 donde con claridad dijo: “la creación ha sido encomendada al hombre para que, cultivándola y conservándola (cf. Gn 2, 15), provea a sus necesidades y se procure el “pan de cada día”, don que el mismo Padre celestial destina a todos sus hijos. Es preciso aprender a contemplar la creación con ojos limpios y llenos de asombro. Sucede, por desgracia, que en ocasiones falta el respeto debido a la creación; y cuando, en vez de ser custodios de la naturaleza, nos convertimos en tiranos, esta, antes o después, se rebela al descuido del hombre.

“Digo esto porque ustedes como medios de comunicación tienen la nota que el día 3 de octubre el organismo provincial para el Desarrollo Sostenible de la provincia de Buenos Aires nos hiciera llegar y en donde dice claramente que la instalación de un horno pirolítico es el sistema más aconsejable para las condiciones del partido de Puan. Y esta nota no hace más que confirmar la información y asesoramiento que nosotros venimos recibiendo desde la provincia. Nosotros este tema lo conversamos en el Gobierno de Felipe Solá con la gente que en aquel entonces formaba la subsecretaría de medioambiente y que ahora en el gobierno de Daniel Scioli ha cambiado el nombre, se llama Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible pero que tiene en algunos espacios los mismos técnicos de aquel entonces.”

Los gobernantes de nuestro país deberían cumplir con el Convenio de Estocolmo, y transitar quizás por el camino más difícil de cumplir, el desarrollo de políticas medio ambientales a largo plazo. Además de releer el artículo 41 de la Constitución Nacional (1) o el artículo 4 de la ley 25675 de política ambiental (2)
Nuestro país forma parte del Convenio de Estocolmo –tratado internacional sobre contaminantes orgánicos persistentes (COP) –, firmado además por Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, México, Paraguay y Uruguay, y deben elaborar en planes nacionales para avanzar hacia las metas del mismo, que para los COPs de producción no intencional (dioxinas, furanos, bifenilos policlorados o PCBs y hexaclorobenceno o HCB) son la reducción continua y progresiva y, en los casos en que sea viable, la eliminación definitiva.
En el Convenio, los incineradores de desechos médicos se encuentran en la lista de las fuentes que poseen un potencial elevado de formación y liberación de dioxinas y furanos al ambiente. Ante el compromiso asumido por los países que ratificaron el convenio, deben elaborar planes nacionales para avanzar hacia las metas del mismo, que para los COPs de producción no intencional (dioxinas, furanos, bifenilos policlorados o PCBs y hexaclorobenceno o HCB) son la reducción continua y progresiva y, en los casos en que sea viable, la eliminación definitiva.
El tratado fue firmado en el año 2001 y tras llegar a las 50 ratificaciones, entró en vigencia en mayo del año 2004 y realizó su Primera Conferencia de las Partes en mayo de 2005.
También es importante destacar que su Artículo 10, sobre “Información, sensibilización y formación del público”, establece que las partes, dentro de sus capacidades, promoverán y facilitarán: la sensibilización de sus encargados de formular políticas y adoptar decisiones acerca de los contaminantes orgánicos persistentes; la comunicación al público de toda la información disponible sobre los contaminantes; orgánicos persistentes; la elaboración y aplicación de programas de formación y de sensibilización del público; especialmente para las mujeres, los niños y las personas menos instruidas, sobre los contaminantes orgánicos persistentes, así como sobre sus efectos para la salud y el medio ambiente y sobre sus alternativas; la participación del público en el tratamiento del tema de los contaminantes orgánicos persistentes y sus efectos para la salud y el medio ambiente y en la elaboración de respuestas adecuadas, incluida la posibilidad de hacer aportaciones a nivel nacional acerca de la aplicación del presente Convenio; la capacitación de los trabajadores y del personal científico, docente, técnico y directivo; la elaboración y el intercambio de materiales de formación y sensibilización del público a los niveles nacional e internacional; la elaboración y aplicación de programas de educación y capacitación a los niveles nacional e internacional; cada parte, dentro de sus capacidades, velará por que el público tenga acceso a la información pública sobre los contaminantes persistentes y por que esa información se mantenga actualizada.

“No escapa a mi conocimiento que cuando yo no estaba en el Municipio, la municipalidad recibió la visita en el Concejo Deliberante de la Coalición Ciudadana Anti incineración una ONG que estuvo representada en este ámbito y han dado opiniones sobre el asunto una licenciada en Sociología y otra en Ciencias Políticas a prima facie que catedráticamente no estarían formadas para opinar sobre el asunto. Habrán hecho cursos posteriores de capacitación.”


-La carrera de Sociología de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), perteneciente a la facultad de Ciencias Sociales, incluye en su programa de estudio la materia Ciencias Sociales y Medio Ambiente, además de otras cátedras como Sociología de la Salud.
-La carrera de Ciencias Políticas, ampliamente constituida por materias que tienen que ver con la interpretación de estructuras, procedimientos, comportamientos y procesos políticos; deja en claro que un egresado está preparado para interactuar en la sociedad aportando su capacidad para construir, modificar, analizar y enriquecer políticas (en todos sus ámbitos: salud, medio ambiente, economía, cultura, etc) a través de su participación directa en ONGs, sindicatos, partidos políticos, movimientos sociales, asociaciones civiles.

(…) “pero en un medio periodístico de la región, precisamente el diario La Nueva Provincia se cita como palabras de Verónica Odriozola la coordinadora de la ONG Salud Sin Daño quien dice que están prohibidos en varios municipios de la República Argentina la existencia de hornos pirolíticos y menciona entre ellos a Río Grande y Usuahia y para conocimiento de ustedes que están aquí presentes, dos personas que presentan a TECOIL SA, empresa dueña de uno de los hornos pirolíticos que hay en Usuahia y que está funcionando, por lo tanto queda muy claro que aquello que se sostuvo en la Nueva Provincia no es cierto. Habrá algún interés.


La bióloga Verónica Odriozola, especialista en salud ambiental y autora del plan Basura Cero (aprobado en la ciudad de Buenos Aires y recientemente en Rosario), coordinadora de Salud Sin Daño, en la nota publicada por el diario La Nueva Provincia (03/10/08) dio ejemplos de lugares donde se concretó la prohibición de hornos incineradores entre los que citó a Rosario, General Pueyrredón, Buenos Aires, Villa Allende, Río Grande, Ushuaia y Esquel.
La profesional brindó información cierta sobre los sitios en lo cuales está prohibida la incineración. En Buenos Aires, Rosario, General Pueyrredón y Villa Allende los incineradores están totalmente prohibidos a través de las legislaciones establecidas para cada territorio en particular.
En cuanto a Río Grande y Usuahia, la incineración se prohibió en las plantas urbanas de dichas ciudades mediante la Ley Nº 666.
Con respecto a este tema, la médica oncóloga María Della Rodolfa, coordinadora de Salud Sin Daño — en declaraciones al programa La Brújula– explicó: “Hace mucho tiempo que se instaló un incinerador y la población creció tanto que quedó en el centro del ejido urbano, a 15 cuadras del centro. Tierra del Fuego tiene una legislación que es la ley 666, que esta vigente y que prohíbe la instalación de los incineradores dentro de la ciudad. El que funciona en Usuhaia, no le han puesto un tiempo definitivo para su eliminación. Nosotros estuvimos con funcionarios de la provincia y están buscando un límite para que en determinado tiempo, ese incinerador se cierre y no se instale en ningún otro lado, pidiendo también que sigan utilizando las autoclaves que ya se instalaron en Usuahia.”

“Lo que sí nosotros no vamos a cesar en la idea y la decisión de que la sociedad esté informada de lo que ocurre. Queremos desmentir que tenemos el horno pirolitico comprado. Es mentira. Nosotros lo que tenemos es un crédito otorgado para comprar el horno. Debería saberse, porque de lo contrario se entra en la ignorancia supina, comprar un horno debemos llamar a concurso.”


En la sesión del Honorable Concejo Deliberante del 10 de setiembre, cuando el departamento Ejecutivo presentó el proyecto de ordenanza para la compra del horno pirolitico a través de un crédito a 71 meses, se dio a conocer la marca del incinerador Pyrocol, mod. Ti 80 (empresa INCOL SA).
A sabiendas de la importancia de la propuesta que implicaría la quema de todos los residuos patogénicos del distrito, el proyecto no estuvo acompañado por el estudio de impacto ambiental, características técnicas, diseño de la planta, sistema de control de gases.
En aquella oportunidad, la concejala oficialista, Lorena Ustarroz (FVC) fundamentó la propuesta del Ejecutivo: “Es importante apoyar este proyecto porque la función del horno incinerador es fundamental para nuestro distrito, evitaríamos contratar empresas que trasladen los residuos de los hospitales, lo cual hace que estemos en riesgo y si por alguna razón la empresa no se pueda acercar, acumulemos residuos que son peligrosos y además es una erogación anual para el Municipio, que se concretaría en una pequeña localidad, lo que implicaría contratar mano de obra.”
Las declaraciones dejaron a la luz las dificultades del municipio para resolver el problema de basura y en especial de los residuos patogénicos. Si la empresa encargada de tratar los residuos no llega, nadie sabe qué hacer con ellos.
Creo que la ignorancia supina de un gobierno preocupa más que la ignorancia supina de un ciudadano.

*****

(1)Constitución Nacional. Artículo 41:
Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras, y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley.
Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización natural de los Recursos Naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales.
Corresponde a la nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquellas alteren las jurisdicciones locales.
Se prohibe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radioactivos.

2)Ley 25675 de política ambiental.
De los principios de la política ambiental
ARTICULO 4°.- La interpretación y aplicación de la presente ley, y de toda otra norma a través de la cual se ejecute la política ambiental, estarán sujetas al cumplimiento de los siguientes principios:
Principio de congruencia: La legislación provincial y municipal referida a lo ambiental deberá ser adecuada a los principios y normas fijadas en la presente ley; en caso de que así no fuere, éste prevalecerá sobre toda otra norma que se le oponga.
Principio de prevención: Las causas y las fuentes de los problemas ambientales se atenderán en forma prioritaria e integrada, tratando de prevenir los efectos negativos que sobre el ambiente se pueden producir.
Principio precautorio: Cuando haya peligro de daño grave o irreversible la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente.
Principio de equidad intergeneracional: Los responsables de la protección ambiental deberán velar por el uso y goce apropiado del ambiente por parte de las generaciones presentes y futuras.
Principio de progresividad: Los objetivos ambientales deberán ser logrados en forma gradual, a través de metas interinas y finales, proyectadas en un cronograma temporal que facilite la adecuación correspondiente a las actividades relacionadas con esos objetivos.
Principio de responsabilidad: El generador de efectos degradantes del ambiente, actuales o futuros, es responsable de los costos de las acciones preventivas y correctivas de recomposición, sin perjuicio de la vigencia de los sistemas de responsabilidad ambiental que correspondan.
Principio de subsidiariedad: El Estado nacional, a través de las distintas instancias de la administración pública, tiene la obligación de colaborar y, de ser necesario, participar en forma complementaria en el accionar de los particulares en la preservación y protección ambientales. Principio de sustentabilidad: El desarrollo económico y social y el aprovechamiento de los recursos naturales deberán realizarse a través de una gestión apropiada del ambiente, de manera tal, que no comprometa las posibilidades de las generaciones presentes y futuras.
Principio de solidaridad: La Nación y los Estados provinciales serán responsables de la prevención y mitigación de los efectos ambientales transfronterizos adversos de su propio accionar, así como de la minimización de los riesgos ambientales sobre los sistemas ecológicos compartidos.
Principio de cooperación: Los recursos naturales y los sistemas ecológicos compartidos serán utilizados en forma equitativa y racional. El tratamiento y mitigación de las emergencias ambientales de efectos transfronterizos serán desarrollados en forma conjunta.

2 comentarios

    • Anonymous on 06/02/2009 at 23:25

    La fuerza del poder, la fuerza de la decepción, y en niños y adolescentes es la fuerza de la desilución…
    En la localidad de Villa Iris, en el año 1997, niños y jóvenes hicieron ver a quien hoy es intendente, y en ese tiempo era escéptico respecto de considerar los temas ecológicos, y el cuidado del medio ambiente como ejes de la construcción de las políticas de estado. Luego, cuando a la usanza de la construcción de políticas de estado para la presidencia de 1999, que al Cr. López lo tuvo por Intendente, jóvenes y adultos formaron comisiones para sentar las bases del nuevo gobierno, y lástima, fue difícil que el actual conductor del Municipio aceptara aquella directiva de política juvenil, plantas de reciclado, forestación, políticas de prevención que llevaban adelante en las escuelas, y la adecuada formación de sanidad en los mataderos y erradicación paulatina de los basureros a cielo abierto.
    En ese entonces, la dinámica de aceptación o rechazo de los Hornos Pirolíticos no es igual a la actual, pero vuelvan a consultar a los jóvenes, y seguro que se manifestarán actualizados para luego de 10 años, saber que los hornos pirolíticos no son aceptados porque contaminan. ES SIMPLE, Y BASTA DE PERSEGUIR A QUIENES DICEN LA VERDAD.
    No aflojen, serán pocos en el Partido de Puan, espero mantengan algo de la generación joven y la productiva para que no se pierda lo bueno, SER Y PERDURAR, PORQUE ESO SE MERECE LA POBLACIÓN ACTUAL, NO LA CONDENA A LA MUERTE PORQUE SOLO QUEDAN LOS ABUELOS, QUE MERECEN NUESTRO RESPETO, PERO A LA VEZ, ELLOS MISMOS QUIEREN VER A HIJOS Y NIETOS CONSTRUYENDO Y EXPRESANDO EN LIBERTAD AQUELLO QUE MERECE CAMBIARSE.
    Baje del potro quien gobierna, como José Hernández en época de escribir el Martín Fierro criticaba con la pluma a Sarmiento, ni el gran maestro ejemplar ni el gran estadista era aquél gobernante; claro, hay que leer otros autores para conocer la verdadera historia.

    Publicado 13 diciembre, 2008

    • Anonymous on 06/02/2009 at 23:26

    soy uno de los que tuvo que compartir reuniones dedicadas por completo a los medios “molestos” cuando teníamos temas muy importantes para hablar como por ejemplo la necesidad de pagar alguna deuda para que el provedor volviera a vendernos, se perdían las reuniones hablando como podrian hundirlos era como cuando un perro rabioso necesita de una presa para sacarse toda la bronca teniendo a sus peores rivales sentados en la misma mesa, los medios a los que les tiene bronca son los medios que la gente mas consume . Se muy bien que de otra forma la gente estaria mas ciega

    Publicado 15 diciembre, 2008

Los comentarios han sido desactivados.