Productores agropecuarios de Villa iris y zona relataron en Radio Colonia el desastre de la sequía

La veterinaria y productora agropecuaria, Graciela Priolofeudo, en diálogo con el periodista Enrique Oss, criticó la forma en que se reparten los subsidios y explicó su situación. “Tenemos dos lineamientos para analizar: las medidas del gobierno desde hace muchos años y el problema de la sequía desde hace más de cuatro años. En cuanto a las medidas del gobierno, creo que para el agro fueron catastróficas. Hay algo a tener en cuenta que es la mentalidad del productor y lo que es la producción. No sé ni más ni menos que otros, pero lo que hice en 40 años fue producir. El hombre que produce tiene amor a su trabajo y espíritu de sacrificio, pero el sacrificio llega hasta un límite. Quien ocupa un cargo en el gobierno y no sabe lo que es producir, debe asesorarse y conversar para tomar medidas acordes, cosa que este gobierno no ha hecho”, indicó.
Priolofeudo indicó que en Villa Iris desde hace tiempo los ruralistas reclaman por medidas que nada tienen que ver con el sector sojero. “Cuando el año pasado se hicieron los cortes de ruta, Villa Iris estuvo manifestándose pero acá no produce soja y no peleábamos por la resolución 125. Nosotros reclamábamos porque estábamos cansados de las medidas estúpidas del gobierno. Diría que desde el nivel municipal, provincial hasta el nacional, es todo nefasto.”
“¿Por qué digo esto? Porque cuando se da un subsidio en nuestro caso por sequía, quedan afuera productores que tienen menos de 50 vacas. Conozco personas que tienen 46 o 47 vacas y no recibieron un peso. Quedan afuera los que tienen más de 250, quedan afuera los que tienen más de 800 hectáreas, quedan afuera los que no duermen en el partido. Yo soy platense pero me quedo mucho en el campo y también duermo en mi casa de La Plata, pero parece que yo soy Amalita Fortabat”, apuntó la productora.

Agradecimiento

Por otro lado, Teléforo Vicente de la localidad de Felipe Solá, contó que él y sus hijos tienen 600 animales para alimentar en medio de la sequía que los afecta desde hace meses. “Estoy conforme con los 30.000 kilos de maíz porque tendremos comida para nuestros animales por 60 días. Estamos agradecidos por lo que consiguió Juan Manuel Garciarena. Ahora lo critican pero a lo mejor no se molestaron mucho, la Mesa de Enlace hace un año que anda detrás de la pelota y no consiguió absolutamente nada para nuestra zona”, criticó.

Larga espera

“Si tenemos que esperar del gobierno o de la municipalidad…Por favor esta gente que se ponga las pilas porque no puede ser que el subsidio del Plan Terneros lo hicieron y lo dieron casi un año más tarde. Es increíble como se desvaloriza la producción y se devalúa la plata. ¿Cómo hacemos con todo eso?”, declaró el productor agropecuario de Villa Iris Roberto Sbaizero con aflicción.

La sequía: un problema histórico

Claudio Ayala de 56 años, brindó un panorama de las características de la región de sur del distrito de Puan y reclamó por la elaboración de un plan ganadero acorde a la situación climática y económica.
“Cuando yo llegué a esta región, había dos cooperativas funcionando en Bordenave, estaban las cooperativas de Villa Iris, Estela, Felipe Solá, López Lecube y Pelicurá. Hoy ha desaparecido prácticamente todo y las cooperativas están representadas entre comillas por las de Puan o Darregueira. Quiero hacer un reconto de lo que ha sucedido en estos últimos treinta años. Tengo estudios secundarios agropecuarios, trabajé en el INTA Balcarce y en una agencia de extensión rural en Benito Juárez. También poseo otro campo en Laprida, y te hago esta referencia porque soy de los oligarcas entre comillas, aunque las propiedades las hizo mi suegro. Te hablo en representación de mis hijos, uno de ellos es licenciado en producción animal y otro, hizo estudios secundarios y trabaja en la empresa familiar. Estoy molesto porque el gobierno nos ha tocado la dignidad. Soy un productor, estamos viviendo en el campo y seguimos al frente haciendo todas las actividades agropecuarias.
Tenemos más de 3.000 hectáreas y más de mil vacas, pero la problemática es la misma para todos al momento de tener que mantener los animales en medio de la sequía. Acá hay un problema, en mí caso, tuve que vender todos los terneros y hacer el destete precoz. Hoy no tengo un solo ternero en el campo”, describió Ayala.

Luchar contra el olvido

El productor agropecuario contó a Radio Colonia que pertenece a una región olvidada por los gobiernos y convocó a la unión de los productores agropecuarios. “Si en estos momentos nos llega a acompañar el tiempo, digo el tiempo porque seguramente el gobierno no nos va acompañar, todo este movimiento que se gestó va a servir para que nos miremos hacia adentro. Nos tenemos que asociar y juntar las fuerzas que nos han dejado. Nos tienen que escuchar y este es un tema de pelea. En mi caso, estoy con otro problema porque tengo campo al fondo del partido de Puan. Le dije al Intendente y no tengo drama en repetirlo, somos de la zona olvidada. Es como que de 17 de Agosto hacia el sur, no existimos”, dijo.

Caminos rurales

El arreglo de los caminos rurales fue otro de los temas planteados por Ayala: “Estamos peleando por los caminos. Tengo mis tasas rurales al día y las dejé de pagar porque no me prestaban el servicio. Después me acogí a la moratoria y estoy nuevamente al día, pero siempre tenemos que estar peleando. Tenemos un camino rural lindero a mi campo que se llama San Ramón, ubicado en la zona de San Germán y hay un tramo que no arreglan desde hace ya 25 años.”

Programa ganadero

“Tenemos que juntarnos y hacer un programa ganadero para la zona. Estamos en una región muy especial. Cuando charlamos con la gente mayor, nos dice que en estos últimos 30 años hay una erosión en los suelos. Los campos se vuelan cuando hay sequía y cuando llueve mucho los lleva el agua”, relató Ayala.

Educación

“En 1970 tuve la suerte de trabajar en el INTA que funcionaba con el 1,5 por ciento de las retenciones agropecuarias del país y tuve el orgullo de participar en el proyecto Balcarce que estaba abocado al desarrollo ganadero. El Banco Nación te daba para comprar hacienda, pastura y asesoramiento gratis, todo organizado por INTA y es lo que está haciendo falta acá.
Nos hace falta un desarrollo de educación agropecuaria y es increíble que no lo tengamos en esta región. Por ejemplo, en Felipe Solá hay asistencias sociales en donde dan alimentos pero no hay una huerta comunitaria. Las escuelas rurales están funcionando con tres alumnos. El colegio de Estela tiene una matrícula de 12 o 13 chicos, con 8 la de Pelicurá y hay un Jardín de Infantes con dos niños. Tenemos que evaluar el manejo de los recursos”, consideró el productor agropecuario.

Tres generaciones en Villa Iris

El médico veterinario Dante Boscardín, también productor agropecuario, brindó más datos sobre el estado de los campos en la región de Villa Iris: “Soy nativo de Villa Iris, nieto de inmigrantes y somos tres generaciones. En cuanto a mi experiencia como veterinario, puedo decir que he visto situaciones traumáticas. Ahora se está viendo que además de la mortandad de animales en los campos está faltando el agua. En los lugares que tienen arroyos como única fuente de alimentación, por primera vez en la historia se han secado. También se da el caso que en algunos lugares donde las vertientes se han retirado, tienen que hacer perforaciones nuevas para los molinos.”
El profesional contó a Radio Colonia que vio masivas mortandades de animales de un día para el otro. “La situación es extraordinaria, hay gente que sale a recorrer su ganado y se encuentra con diez vacas muertas. Los productores agropecuarios se ven obligados a vender los animales por distintas situaciones y les pagan poco más de 100 pesos. Esta situación para el productor es tremenda”, calificó Boscardín.