Diputados aprobó el adelantamiento de las elecciones

Tras 10 horas de debate, el kirchnerismo logró dar media sanción al proyecto de ley de la Rosada, que empezará a ser tratado mañana por el Senado. Allí, el panorama se presenta más complicado para el FpV. Discursos encendidos.
La Cámara Baja aprobó esta noche y giró al Senado el proyecto de adelantamiento al 28 de junio de las elecciones nacionales, impulsado por el Gobierno. La iniciativa fue aprobada por 136 votos afirmativos, 109 negativos y 8 abstenciones (el bloque del espacio SI).
El proyecto fue debatido durante nueve horas y media, y tras un acuerdo de los jefes de los bloques se procedió al cierre de la lista de oradores y a la inserción de los discursos, a partir de las 19. Al final hablaron los jefes de los bloques, como Adrián Pérez (CC), Federico Pinedo (PRO), Oscar Aguad (UCR) y cerró Agustín Rossi (FPV), quienes ratificaron en líneas generales las oposiciones adelantadas durante la jornada.Mañana, el proyecto será tratado a nivel de la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara Alta, donde el oficialismo espera llevarlo al recinto entre miércoles y jueves de la semana próxima y en el que confía contar con más de los 37 senadores necesarios para sancionar la norma.El debate por momentos se centró en la postura anunciada por el dirigente oficialista Emilio Pérsico, sobre la posibilidad de que el kirchnerismo deje el gobierno en caso de perder las elecciones de junio, y que en líneas generales fue ratificado por el diputado filo K mendocino Héctor “Pampa” Alvaro, quien reconoció que para el gobierno los comicios son para “plebiscitar la gestión”.
El peronista bonaerense Jorge Landau fue el miembro informante por el oficialismo que recordó que en 2004 se propició la unificación de las fechas electorales y afirmó que con su propuesta el Ejecutivo busca “restaurar el principio rector indispensable de la convergencia de las elecciones”. Negó que el proyecto altere el marco normativo de los comicios y remarcó que “las reglas de la competencia electoral no se modifican, es falaz e inexacto que se diga otra cosas”, al rechazar cuestionamientos en ese sentido.
La sesión especial convocada por el bloque del Frente para la Victoria se inició a las 11.30 con 129 diputados en el recinto, el quórum justo y necesario para habilitar el tratamiento de la propuesta gubernamental. Para conseguir el quórum el oficialismo contó con sus propios diputados y sumó a los integrantes del Frente Cívico por Santiago, los radicales K de la bancada de la Concertación, tres del Movimiento Popular Neuquino y legisladores de expresiones unipersonales.
El kirchnerismo precisaba 129 votos para aprobar la iniciativa, de acuerdo con el artículo 77 de la Constitución Nacional que requiere “la mayoría absoluta” de los miembros de ambas Cámaras para la modificación del Código Electoral.En el debate, las quejas y las acusaciones de la oposición giraron en torno a que el efecto de la medida implica un manoseo de las instituciones y que las razones de la jugada K fueron la defensa de intereses políticos del gobierno y evitar una amplia derrota electoral del kirchnerismo en octubre. Crítica Digital
******
10 MIL PERSONAS COLMARON LA PLAZA DE MAYO
En el acto por más seguridad, llaman a cambiar la realidad con el voto
Ante miles de manifestantes convocados frente a la Casa Rosada, los discursos de los dos oradores —el rabino Bergman y el cura Marcó— coincidieron en que las urnas revertirán la falta de seguridad. Su Giménez dio su apoyo moral.
(…) El acto, que se inició con el Himno Nacional y en el cual también participaron representantes musulmanes y evangélicos, contó con 10 mil manifestantes -según cálculos periodísticos- y estuvo marcado por el extendido discurso de Bergman, quien transmitió más de un mensaje político. “Cuando vivimos en democracia, los derechos humanos no se reivindican, se cumplen”, disparó el rabino.El cura Guillermo Marcó había anticipado que no habría políticos en la marcha, y lo cierto es que no hicieron falta. Si bien Bergman aclaró que no estaban ahí “para solucionar el tema de la seguridad”, porque no les corresponde, no se privó de dar sutiles opiniones sobre la política K: “No hay que confundir el legado de Perón con la locura de Nerón”, fue una de sus mejores ocurrencias.El rabino enfatizó también que los “derechos humanos no son de derecha ni de izquierda”, que “la inseguridad no es una sensación” y que no llegaron a la Plaza de Mayo para pedir “mano dura” sino “la posibilidad de vivir en paz”.
“Llamamos a los jóvenes a que en el mes de junio hagan estallar de votos las urnas, que voten y que participen. Y aprendamos a votar, porque lo que tenemos no lo padecemos porque lo mandaron, lo que tenemos lo elegimos”, dijo. Y agregó: “Hay república después de Néstor, depende de vos, de que participes, de que dejes de dormir la siesta y te hagas un ciudadano”.