No fue solo un presidente, fue más…

Por Fernando Sánchez
Con Raúl Alfonsín se pudieron tener desacuerdos, enojos y hasta reproches ideológicos por lo que hizo o dejo de hacer.
Pero jamás deberá perdérsele es el respeto. Un respeto ganado a fuerza de honradez y lucha por sus propias convicciones, esas mismas que las circunstancias históricas le hiceron creer convenientes para el bien del país.
Un Presidente con muchísimos defectos, pero a la vez con más virtudes.
Por él muchos comenzamos a interesarnos por los laberintos de la política.
Fue en esos años cuando conocimos el significado de la palabra democracia los pibes que apenas pasábamos los 10 años.
Fue el responsable de hacernos olvidar paulatinamente los miedos y la cobardía del “no te metás” Cuando se empezaron a hacer más sólidas las palabras disenso, debate y acuerdo
Alfonsín mostró el gobierno menos sospechado de corrupción desde el retorno de la democracia
Fue el que le dijo “nunca más” a las dictaduras
El lider de un partido centenario que en el final de sus días fue acrecentando su figura enormemente por la sencilla razón de reconocer que al país solo podían serle útiles la unión y el consenso.
Con una posición distinta, porque los años a veces tienen la virtud de hacernos más sabios y humildes, pidió que los argentinos nos amemos más.
Eso, en tiempos donde el ego y la avaricia predominan en la política, es un enorme legado.
Comparto con ustedes algunas de sus últimas frases públicas pronunciadas entre octubre y diciembre pasado, en recordación de los 25 años de Democracia.
“Las soluciones de los pueblos, solo pueden encontrarse a través del diálogo”
“En la medida que transcurre el tiempo, la democracia se encuentra mejor, pero va mejorando tipo serrucho, no es una superficie lisa que nos lleva hacia adelante tranquilamente”
“Juntamos un millón de personas, no podrá hacérselo de nuevo, porque gracias a Dios no tendremos más dictaduras; era el deseo de salirnos de la dictadura, lo que movilizó a tanta gente”
“Yo interpreto que se realiza un homemaje no a mi persona sino a la democracia que logramos entre todos los argentinos”
“El objetivo de toda mi vida, ha sido que todos los hombres y mujeres que habitamos este suelo podamos vivir, amar, trabajar y morir en democracia”
Hoy no se fue solo un ex-presidente, hoy se fue el hombre que nos ayudo a recuperar la democracia. Dependerá de nuestras convicciones, trabajo y esfuerzo mantenerla lo más saludable y fortalecida posible.