La mazmorra electoral…

El Gran Cuñado es noticia en el diario El País de España

La mazmorra electoral de Kirchner. El Plan B, volver a octubre. Un repaso por los candidatos, testimoniales y concretos. La hipótesis “Tierra Arrasada”.

Un paneo general sobre la actualidad electoral de la vapuleada Argentina de los Kirchner. La “pelea” porteña. Los vaivenes del PROperonismo y las rabietas de Eduardo Duhalde. Santa Fe y Buenos Aires. La devaluación y el porvenir económico-social. Carlos Reutemann juega para el ex presidente. El ataque a Francisco De Narváez.
Hasta hace algunos meses, la figura de un Néstor Kirchner confiado, paseándose por los jardines de Olivos y sonriente en el interín del armado político, disparaba una importante dosis de rechazo en el ciudadano común. Hoy, esa sensación parece haberse intercambiado por otra que más bien se acerca a la pena.
Es que el ex presidente hoy desparrama lástima no solo en la opinión pública, sino también entre los referentes del arco opositor.
Ocurre que Néstor ya no sabe qué hacer de la encerrona que él mismo se ha construído. La herramienta de la agitación del miedo y la fórmula “Yo o el caos” -de la que también hiciera uso su señora esposa- constituye la prueba final de un estado de ánimo desesperante.
En los artículos de nuestro humilde medio no nos queda otra que limitar los análisis al mundillo táctico de las operaciones políticas, mencionando candidatos y posibilidades. Pero el lector inteligente sabe a la perfección que cualquier batalla electoral -al menos en la Argentina- queda reducida al sobrehumano esfuerzo del que se la juega con el fin ulterior de que el próximo gobierno no lo ponga tras las rejas.
Más que nunca está vigente hoy la frase que reza : “el dinero corrompe, pero el poder corrompe aún más”. Algo debe modificarse radicalmente en los pensamientos y la visión de los líderes argentinos de la contemporaneidad, que primero parecen caminar con pies de plomo y ocuparse de los verdaderos problemas del país pero que luego lo cambian todo por un afán desmedido de poder y de utilización de ese poder para presionar y extorsionar al prójimo.
Para el matrimonio presidencial es ahora demasiado tarde. Bien vale la pena coincidir con el espectro de analistas políticos que lo reducen todo al temor de Néstor y Cristina de que una futura administración de otro color político los juzgue por sus travesuras, para utilizar un eufemismo, claro está.
Es por ello que, cada vez más, circulan rumores al respecto de que futuros presidenciables como Mauricio Macri o Carlos Reutemann ya tendrían firmado una suerte de “pacto de no agresión” con los patagónicos, una vez que hubieran alcanzado el poder en 2011… o antes.
Y es que en semanas recientes, las encuestas tanto independientes como oficialistas parecen referir a una suerte de nuevo despertar de parte de la opinión pública, en el sentido de que lo actuado por los Kirchner desde 2003 no fue más que una mera ilusión óptica (…)

Lee la nota completa en El OJO DIGITAL