Plan para el salvataje de vientres bovinos en el sudoeste bonaerense

Dos médicos veterinarios de nuestra región, Rubén Ceminari y Carlos Zubillaga, elaboraron un proyecto dirigido a recuperar la ganadería del sudoeste bonaerense, devastada por la sequía de estos últimos años. El proyecto sería desarrollado con fondos de los ATN -aportes del Tesoro Nacional- que son destinados a situaciones de emergencia. Hace unos días fue presentado en HCD y también ante la Mesa de Enlace Agropecuaria.

Según relató Ceminari, para algunos el pedido al gobierno nacional “es una locura” pero en realidad, los ATN representan el 1 % anual (aprox. 6.000 millones) de los cuales la provincia de Buenos Aires recibe 1200 millones y el proyecto en cuestión solicita 270 millones, sólo el 20 por ciento.
La situación del Sudoeste Bonaerense está en una fase terminal y además de afectar al sector agropecuario, repercute en toda la cadena comercial de los distritos que componen la región.

“Estamos en una situación muy complicada porque no hay recursos forrajeros en ningún lado y día a día, van aumentando los requerimientos de los vacunos. En las vacas preñadas, cuando la gestación va avanzando, la demanda de alimento es cada día mayor. Por estos motivos, decidimos hacer un proyecto regional, porque el problema no comprende solamente al partido de Puan, sino a toda la región del Sudoeste Bonaerense. El otro problema que observamos, es que la Ley del Sudoeste hasta ahora sigue siendo una caja vacía, está quedada y no tiene financiamiento. Por ello, vimos importante elaborar un plan que salvaguarde las dos cosas: por un lado la producción de la región salvando los vientres y por otro, creando recursos para el marco de la Ley del Sudoeste”, describió el veterinario Rubén Ceminari.
“La idea básicamente es pedirle al gobierno nacional un ATN que es un adelanto del tesoro nacional por 270 millones de pesos. Este monto nos permitiría darles a todos los productores de los 12 distritos del sudoeste y del cual se prevé destinar 100 pesos en el primer desembolso para compra de forrajes y 150 para hacer el verdeo del próximo verano. Y por otro lado, en base a la vacunación de noviembre y diciembre, 150 pesos más para hacer el verdeo de invierno para el próximo año. Estos valores serían por cada vientre, por cada vaca; tanto para vaca de cría como para vaca tambera. Elaboramos un número estándar que determina para la zona patagónica hasta las primeras 400 vacas, para la zona semiárida –que serían nuestra región– hasta 300 y la zona de Ventania y de riego, serían hasta las primeras 200”, detalló.

Equidad

“Estos cálculos surgen para salvar la inequidad de los subsidios que llegaron a la zona y que estipulaban que aquellos que tenían más de 180 vacas, no podían recibir nada. Nosotros creemos que el desastre climático provocado por la sequía afecta a pequeños, medianos y grandes productores, por eso creemos que los números propuestos en el proyecto hacen que sea más equitativo.

Falta de soluciones profundas

Consultado por si había recibido respuestas de los entes gubernamentales tanto municipales, provinciales o nacionales, Ceminari respondió: “No, respuesta no hemos tenido ninguna. Sí hubo entidades que nos han llamado para adherirse al proyecto. Nosotros creemos que debemos salir de esta suerte de trampa donde cada Municipio está peleando en pos de unos kilos de maíz o para obtener un subsidio, cuando hay que hacer un reclamo más profundo y a nivel de toda la región del Sudoeste.”
“El dinero que pedimos queremos que sea reintegrable, que el productor lo devuelva a los dos años posteriores al recibimiento de la ayuda del gobierno y que vaya a un fondo de la Ley del Sudoeste donde quedará una parte para hacer un fondo anti crisis –para heladas, inundaciones, sequía—y otro para encarar un plan de desarrollo ganadero, porque nuestra región quedará muy afectada hasta que salgamos de la situación. Hay que tener en cuenta que tenemos pérdidas del 30 por ciento sobre el caudal de vacas madres y una pérdida del 50 por ciento de la preñez por lo cual el futuro para el 2010/11 está bastante negro”, estimó.
En cuanto a la posibilidad de recupero de la producción si el plan fuera puesto en marcha inmediatamente, el veterinario respondió: “Para que la gente se dé una idea, en diciembre teníamos en la región del sudoeste 1.100.000 vacas de cría y valían aproximadamente 800 pesos cada una, o sea que teníamos un capital productivo de alrededor 880 millones de pesos. Hoy calculamos que no quedan más de 800.000 vacas entre las que se vendieron y murieron y ahora, una vaca vale 300 pesos; entonces nos queda un capital productivo de 250 millones de pesos.”

Pérdidas millonarias

“En cinco meses, hemos perdido casi 600 millones de pesos del capital productivo. Para colmo de males, esas 800.000 vacas que nos quedan no están registrando más del 70 por ciento de la preñez y suponiendo que estos animales queden y logremos alimentarlos, para marzo del año que viene estaremos destetando a lo sumo 450.000 terneros. Para que la gente tenga una idea, en el 2006 se destetaron 1.000.000 de terneros”, explicó Ceminari.
“Nuestra idea fue propuesta en el mes de enero durante una charla con el Ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, donde también se encontraban autoridades del Banco Provincia y les dijimos que estábamos en una situación terminal, que no alcanzaban los subsidios porque eran paliativos mínimos y no resolvían el problema de fondo. El gobernador Daniel Sciol, la semana pasada tenía que atender a las personas que están trabajando en la ley del Sudoeste y los hizo esperar cuatro horas. Iba a traer los fondos afectados en el marco de esa legislación, de los 11 millones que había prometido hace unos años y finalmente no los atendió”, narró Ceminari en referencia a la falta de medidas para resolver el grave problema que atraviesa la región por parte de los gobiernos.

Para ver el proyecto completo ingresa al link Plan salvataje bovino
Nota emitida en el programa La Brújula- Conducción. Fernando y Lorena