Se renueva el conflicto entre camioneros y Maltería Pampa

Después de dos meses del último conflicto con Maltería, los camioneros de Puan debieron salir a la calles para reclamar por trabajo. La sequía imperante en toda la región cerró toda expectativa laboral y sumó un problema más a la consabida competencia con el ferrocarril–subsidiado por el gobierno Nacional–que transporta la malta de la empresa Maltería Pampa. Como medida de fuerza, representantes de los sindicatos de camioneros queman cubiertas frente a la empresa y cierran el ingreso de camiones que trasladan cereal a la maltera desde otras regiones.
En referencia a este tema, el camionero Adrián Panis, relató: “Estamos viviendo este momento con tristeza cuando hoy tendríamos que estar trasladando malta al puerto. Nosotros pretendemos seguir trabajando y no molestar a la gente. Actualmente vemos la crisis económica y climática que estamos atravesando. Dependemos precisamente del sector agropecuario y también de una empresa como Maltería Pampa, por la cual contamos con un parque constituido de 80 camiones.”
Según manifestó Panis, están reclamando el 40 por ciento o 9000 toneladas mensuales, de las cuales sólo les ofrecieron 1500. “Esto representa un número irrisorio porque no alcanza a un viaje por mes y por camión. Nosotros no podemos competir con los precios del ferrocarril. Están hablando de una tarifa por tonelada de 32 pesos; con eso no salvamos ni los gastos de gasoil y ni hablar si sumamos las cubiertas, teléfono, comida. No podemos competir y esta gente (por Maltería) igual decide llevar la producción en tren”, agregó.
“Todos tenemos que pensar que detrás de un camión hay un montón de gente de nuestra comunidad que también trabaja. Hoy a nosotros se nos hace muy difícil cambiar cubiertas en los camiones porque nos cuestan 2000 pesos. No hay cereal para transportar y tampoco nos permiten cargar afuera porque en la región están en la misma situación que nosotros. No queremos que se transporte la totalidad de la malta por tren sino que sea compartida con los camiones. Tenemos que entender que el tren está subvencionado por el Estado, cuando el Estado somos nosotros que a través de nuestros impuestos subvencionamos a una empresa para que haga un negocio tremendo, beneficiando a unos pocos que no dejan el dinero en el pueblo”, dijo Panis.
“En cambio, nosotros cada cosa que invertimos la dejamos en el pueblo en unidades nuevas, en cubiertas, en comida, en zapatillas para los hijos y tantas otras cosas”, agregó.
“Ambev es una empresa multinacional y la plata no queda en Puan. Tenemos que tratar de paliar esta situación de la mejor manera, con tranquilidad y mesura”, expresó.
Panis también dijo que el Intendente Municipal participó de una reunión en el Centro de Camioneros, donde les brindó su colaboración. “Vimos con muy buena cara la preocupación del Intendente porque sabemos que el Municipio está haciendo de amortiguador a toda esta crisis al tomar gente para contener un problema social que se está originando dentro de la localidad”, declaró.


Sindicatos
Desde el día domingo, representantes de los sindicatos de camioneros están acampando frente a la empresa Maltería Pampa. El delegado provincial de la Federación Transportadores Argentinos Rurales, Miguel Betilli explicó la situación: “Las negociaciones están medio truncas para las 9.000 toneladas que estamos pidiendo y de ahí no nos queremos mover, porque claudicará el transporte de Puan y también significará 400 personas de la localidad que se quedarán sin trabajo. Este problema se lo planteamos a la empresa y al Municipio. A la gente de Maltería por ahí no le interesa mucho porque tienen sueldos demasiados importantes, tanto los gerentes como los directores, no sé si les interesará que el transportista de Puan siga subsistiendo, pero a nosotros sí nos importa. Por lo tanto, nosotros de acá no nos vamos a mover hasta que nos den lo que corresponda”, manifestó.
“Vamos a seguir luchando por la dignidad de la gente y la familias de Puan, y también del resto de los comercios que viven del transporte”, agregó.
“Ustedes hoy ven al sindicato quemando gomas en frente de Maltería porque hace 60 días cuando vinimos, el delegado del gremio les dijo: “Cuando tenga un despido a un transportista, les voy a venir a prender las gomas”. Como hubo un despido de una persona, ellos vinieron. Y si esto seguía así, podrían haber 23 despidos más.”