Emergencia comercial en Puan

Las ventas minoristas cayeron alrededor del 50% en Puan. Si bien no se ha observado el cierre de negocios, las compras de indumentaria, blanco, bazar, electrodomésticos han bajado.

PUAN (A) — Las ventas en distintos rubros minoristas en esta ciudad han caído cerca del 50%, de acuerdo a lo expresado por el titular de la Cámara de Comercio local, Guillermo Prunell.
Si bien aún no ha habido cierre de negocios, este índice es más que preocupante si se tiene en cuenta que hace tan sólo cuatro meses, el porcentaje de caída de operaciones era del 25%.
En ese sentido, el directivo –quien recordó que Puan se encuentra en emergencia comercial– manifestó que la caída en las ventas se observa en los áreas de indumentaria, blanco, bazar y electrodomésticos, sobre todo en aquellas compras que no puedan hacerse por cuotas.
“En algunos otros rubros, como el de la alimentación, en los que apenas se nota un descenso, ya que se trata de cosas que la gente necesita consumir”, señaló.
En cuanto a la carne, ejemplificó, se nota una suerte de reordenamiento.
“Es decir, la gente no consume cortes de altos costos, pero sigue comprando lo que era usual por cápita, con cortes de menor costo.
“En general, todas las familias y los comercios nos ordenamos a la situación y a este momento de crisis, ya que tratamos de consumir menos y ahorrar más”, sostuvo.
El presidente de Cámara de Comercio agregó que en esta ciudad no existe la sensación de que el comercio general vaya a cerrar sus puertas, aunque remarcó que muchos le han manifestado una total preocupación acerca del momento que se está viviendo.
“Muchas cuentas corriente han colapsadas; las tasas de interés de los bancos están altísimas; y los productos de góndola también han experimentado ajustes importantes”, indicó.
“En estos días –continuó–, al margen de la administración Kirchner o el control de (el secretario de Comercio Interior, Guillermo) Moreno, algunas fábricas han optado por aumentar el valor de sus productos sin autorización. Eso significa que hay desesperación y preocupación”.
Prunell mencionó que la situación en Puan “es serena, aunque sin dudas hubo momentos mejores”, y que la gente está acostumbrada a “atar las cosas con alambre”.
“Es decir, estamos acostumbrados a los cimbronazos. En el resto del país, después de buenas campañas de soja se distribuye mucho dinero; y si nosotros tenemos una buena campaña de trigo, cebada y algún ciclo ganadero, estamos bien”, dijo.
“A esta crisis la vamos a superar. Lo estamos sobrellevando con mucha entereza y creo que el problema central es la sequía, al margen del gobierno”, aseguró.
Prunell sostuvo que Puan se encuentra próxima a la ruta nacional 33 y una ciudad pujante como Pigüé, lo que significa que los comercios locales se mantienen con el consumo de los propios vecinos que con las compras de los habitantes de otras localidades.
Asimismo, dijo que a pesar de que no se produzca el cierre de comercios, sí se abren algunos.
“Si una persona se queda sin trabajo, al tener dinero en sus manos aprovecha la oportunidad para abrir un negocio. Otros, en cambio, tratan de darle más variedad a su comercio y ser más competitivos en cuanto a los precios”, sostuvo.
“Una situación negativa nos ayuda a crecer en lo personal y en lo comercial, porque aprendemos a ser comercialmente honestos, remarcar con lo que corresponde y no con lo que creemos para sobrevivir”, expresó.

Espera
Prunell afirmó que Puan se encuentra en emergencia comercial. “En su momento nos reunimos con nuestros concejales y pedimos que declararan la emergencia comercial distrital, y nos las dieron. Eso significó poder pedir otro tipo de prorrogativas a la Provincia en cuanto a lo impositivo y tasas de interés, y esperamos llegar pronto a buen término a eso”, señaló.

Qué hacer ante la crisis

Con respecto al desempleo, el presidente de Cámara de Comercio de Puan dijo que en la mayoría de los negocios, cuando no están los dueños al frente, hay uno o dos empleados.
“Algunos han prescindido de los empleados, pero de manera ordenada y como correspondía. No hubo cuestiones críticas ni se echó a la gente de manera cruel o injusta. Todo se ha hecho como marca la ley”, señaló.
Prunell dijo que las medidas a tomar –ante la emergencia comercial–, sostuvo que la institución aconsejó a sus asociados que fueran cautos.
“Les pedimos que tengan prudencia en las compras y en la remarcación; que mantengan el orden interno, la higiene y la buena atención.
“Actualmente, a la crisis comercial le sumamos la crisis sanitaria. Hoy no sirve cerrar algunos comercios o algún banco, cuando los clubes y las confiterías quedan abiertos”, indicó.
El directivo dijo que es necesario que la gente se concientice de que se está viviendo un momento diferente. Además, hizo un llamado general al comercio de Puan y la región para mejorar.
“Si logramos algo de lo que estamos intentando, vamos a crecer más allá de la situación crítica. Tenemos que tomar esto con mucha serenidad y mucha calma”, finalizó.

Titular de la Nueva Provincia en Regionales, Edición 13 de julio de 2009