La revista La Tecla publicó una nota sobre las supuestas irregularidades del Municipio de Puan

ARDE PUAN
Un convenio, un hermano, un escándalo
La tranquilidad política que se vive habitualmente en los pueblos del interior fuera de la época electoral, por ahí estalla en escandalotes que concentran la atención de todo el vecindario, muchas veces ávido de emociones que rompan la monotonía. Eso sucede por estas horas en Puán, donde el Concejo Deliberante investiga al intendente, el radical Horacio López, por presuntas irregularidades en una compra directa a una empresa perteneciente a un hermano suyo. Según le contó a La Tecla el concejal Juan Carlos Carcedo (PJ), “tenemos un informe del Tribunal de Cuentas que objeta la contratación, porque supera el monto establecido para compras directas y porque el convenio se firmó después de que la empresa empezó a prestar servicios”.
La historia viene bastante en-redada desde el arranque. López, en su momento adhirió a la transversalidad y fue en la boleta de las elecciones de 2007 acompañado por algunos peronistas. Justamente, el acuerdo llevó a que Caicedo sea el primer concejal en la lista y, por ende, el reemplazante del intendente cuando este tomó algunas licencias durante 2008 (el concejal dice que fueron tres). Pero después las aguas políticas se volvieron de dividir y en el Concejo quedaron 6 radicales alineados con López y 6 peronistas que juegan de oposición.
Por haber ocupado interinamente el primer sillón municipal, Caicedo recibió también la notificación del Tribunal de Cuentas sobre las observaciones realizadas a la mencionada contratación.
“Ahí me pongo a investigar y descubro que la empresa, que se llama Seguridad y Servicios SRL, con asiento en Bahía Blanca, pertenece a Aníbal López, hermano del intendente”, comentó el concejal. Y agregó: “La empresa había vendido por 58.095 pesos sin concurso de precios, cuando el límite de compra directa era de 22.000, entonces, eso llamó la atención del Tribunal de Cuentas, que objetó el convenio”.
En el Concejo solicitaron toda la documentación al Ejecutivo, y por ahora no hay denuncia penal, sino sólo actuaciones legislativas. Sin embargo hay otro condimento por demás curioso. La empresa, que vendió ropa para los trabajadores municipales y prestó servicios de cursos instructivos en diferentes temáticas, habría comenzado a operar con la Municipalidad el 7 de abril de 2008, pero el convenio recién se firmó el 30
de ese mes; pero, sorpresa, quien firmó el convenio fue Carcedo, a cargo de la Municipalidad por una licencia que López había pedido dos se-manas antes. En el pueblo le dicen al concejal, “pero si el que firmó fuiste vos”.
Para Carcedo, “esto es otro de los motivos de mi enojo, porque me engañaron, y ahora resulta que tengo que salir a investigar y cuestionar algo que firmé yo mismo; por eso creo que no sólo el intendente sabía de la contratación, sino también el jefe de Compras y el secretario de Hacienda”.
De todas maneras, la actuación del ahora edil opositor queda en la nebulosa. En definitiva, él firmó una compra directa por un monto mayor al establecido en la norma.
Con todo, Puan por estas horas se ha convertido en un hervidero político.