«

»

Distintos sectores de la economía puanense realizaron un petitorio a las autoridades provinciales y nacionales para paliar la crisis

Comerciantes, industriales, prestadores de servicios y productores agropecuarios se reunieron para analizar las medidas a tomar para que el Gobierno nacional y Provincial se haga eco de la crítica situación del distrito.

La asamblea se realizó el pasado viernes 20 de noviembre y fue convocada por el Municipio y la Cámara de Comercio, Industria y Propiedad de Puan.
Los asambleístas denunciaron que a raíz de crisis producida por la sequía, el distrito “atraviesa un crítico momento”, que se evidencia en una caída del 50% en la venta de artículos de primera necesidad; del 70% en la comercialización de productos de los rubros agropecuario, electrónico, automotor, del transporte y de los servicios; y del 80% en el sector industrial.

El petitorio

* Declaren el estado de desastre para el partido de Puan, mediante decretos provinciales y nacionales.
* Eximan de impuestos provinciales (Ingresos Brutos e Inmobiliario) y nacionales (IVA, Monotributo, Ganancias y Al Cheque).
* Eximan a los empleadores del pago de cargas sociales.
* Dispongan el congelamiento de las tarifas de los servicios de electricidad, gas, teléfono y demás servicios.
* Otorguen líneas de créditos con bajas tasas de interés.
* Soliciten a las entidades financieras bancarias un análisis particular de cada cliente.
* Promuevan la radicación de Industrias que sean generadoras de mano de obra local.
* Eximan del pago de patentes a los camiones del distrito.
* Prioricen los proyectos presentados por el distrito de Puan en el marco del Programa de Recuperación de Empresas del ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación.
* Dispongan la suspensión de las ejecuciones por parte de instituciones bancarias públicas y privadas.
* Promuevan una ampliación del presupuesto del Plan de Desarrollo del Sudoeste Bonaerense para la implementación de actividades alternativas.
* Otorguen una dosis anual de vacunación antiaftosa para vacas y dos para terneros.

Los asambleístas coincidieron en la necesidad de fuentes laborales genuinas.

“Todo lo que se está pidiendo acá es muy interesante, pero mucho más importante que los impuestos que puedan cobrarme como comercio, es qué podemos producir. Saber cuál es la fuente de trabajo que podemos brindar.
El apoyo financiero es el meollo. Señor Intendente, si nosotros no tenemos empleados en la ciudad de qué vale que no nos cobren impuestos.
A mí como comercio o industria me interesa saber de qué manera puedo hacer más para lograr el crecimiento de Puan y generar más trabajo, en vez de achicarnos cada vez más, mandando gente a trabajar afuera del pueblo. Eso es un parche que mañana vamos a lamentar por la desertificación habitacional”, comerciante de Puan.

“Qué hubiera sido de nuestra comunidad si todo el esfuerzo económico que se ha volcado en edificios y en obras que son buenas para el confort pero que no producen ingresos ni mano de obra. Qué hubiera pasado si el dinero hubiera sido invertido en una pasteurizadora, un molino harinero. En vez de tanta competencia entre las instituciones, hubiéramos unificado ideas y puesto de acuerdo para lograr un desarrollo armónico a mediano y largo plazo”, Antonio Pinto, ex concejal PJ, comerciante.

“Está muy bien apuntado lo que usted dice pero hay cosas que ya pasaron. Acá lo que acusan son los tiempos y la burocracia de este país la conocemos perfectamente y si seguimos planificando cosas a largo plazo, nos vamos a morir todos juntos. Necesitamos buscar un paliativo urgente sin perder de vista. Ahora necesitamos más que nunca salir de este pozo. La crisis nos llegó y está con nosotros.
Creo que sino tratamos de apuntalar desde el gobierno la posibilidad de lograr mini emprendimientos o si nos quedamos esperando cumplir con todos los requisitos que hoy no podemos completar, seguiremos avanzando en un camino que nos traerá consecuencias muy serias”, Omar Brass, Secretario Cámara Comercio, integrante del ARI.

“Podríamos trabajar en la Ley de Desarrollo del Sudoeste junto con los legisladores de la sexta sección para tratar que el monto fijado en la ley de alrededor de 20 millones se ampliado a un monto acorde a las circunstancias que estamos viviendo. De esta manera, podremos empezar a hacer producciones alternativas como en el caso de los olivos que estamos tratando de llevar adelante. En su momento hemos presentado proyectos donde había productores interesados en la producción de olivares y desde la provincia no se nos dio una respuesta.
Creo que es un buen momento para pensar en esta alternativa y solicitar que la Provincia otorgue algún tipo de subsidio para comenzar con estos emprendimientos”, Cristian Francisco, gerente de la Cooperativa Servicios y Obras Públicas de Puan.

Reclamos

“Los panaderos estamos preocupados por los productos panificados que llegan de otros distritos. Nosotros estamos fabricando a falta de pan varias cosas y últimamente, nos están ahogando con mercaderías que entran de otros distritos. Esto lo hemos charlado otras veces y nunca hemos llegado a nada. Sería importante que se tome en cuenta nuestro problema y sería importante defender el comercio local”, Rimaudo, panadero.

“Yo como elaborador de chacinados cuento con la habilitación provincial y creo que lo último que se tendría que haber cerrado es el control a través de las casillas de bromatología. Estamos jugando con la salud del pueblo. Tengo competencia desleal en mi pueblo y afuera. Creo que acá están pasando muchas cosas donde todos nos tenemos que salvar, pero también tiene que haber control. Acá matan los animales debajo de un tamarisco, después hacen los chacinados y salen a vender casa por casa.
Pueden preguntarle a mi contador que es Facundo Castelli, yo pago una tasa provincial y nacional y a mí nadie me respalda.
Si vamos a Coronel Suárez, Pigüé o Bahía Blanca bromatología existe. Tenemos que cuidar la salud de nuestro pueblo. ¿Qué pasa si aparece un caso de triquina?”, Pablo Bradischasqui.

“Si estamos juntos, nos asociamos y nos ponemos en la mesa a discutir para ver qué podemos hacer para que el pueblo crezca, las cosas pueden salir. Ahora si seguimos criticándonos unos a los otros, no vamos a lograr nada.
En cuanto a la gente que comercia sin habilitación, por qué no proponemos realizar ferias semanales y que estén controladas por bromatología. Así se hace en otros países”, expresión de un comerciante de Puan.