«

»

"La obra se va a terminar"

El Intendente López respondió en el diario La Nueva Provincia al ex Ministro de Asuntos Agrarios, Emilio Monzó, y aseguró que la obra del Matadero-Frigorífico de Villa Iris “se va a terminar”.

“Recibimos el dinero (los 357 mil pesos) y llevamos invertido más del 50% de lo que él (por Monzó) entregó. En cuanto a las dudas que tiene, no deberían existir, ya que los fondos –que hoy deben ser unos 140 o 150 mil pesos– están en una cuenta afectada, y es imposible utilizarlos para otra cosa que no sea la obra”, señaló el jefe comunal.
López añadió que la terminación de los trabajos está siendo coordinada por el ingeniero Oscar Murari, especialista en este tipo de emprendimientos.
“La obra civil está terminada; lo único que falta es comprar el digestor, hacer el entubado de los sistemas y tender las instalaciones eléctricas. En eso se va a utilizar el dinero que aún está disponible”, explicó.
López dijo que, según las previsiones del ingeniero Murari, la obra estará lista en 60 o 90 días.
“Para ello, el municipio aportará fondos adicionales, ya que hay gastos que no estaban contemplados en lo que nos otorgó el ex ministro”, aclaró.
También dijo que no desconoce que es urgente la necesidad de terminar la obra, la cual será entregada “llave en mano” a la Asociación de Productores de Villa Iris.
“Si Emilio Monzó quiere saber qué pasó con los fondos, que me llame y le voy a pasar el número de cuenta del Banco Provincia donde está depositado el dinero. Y si no, que consulte al Tribunal de Cuentas, que monitorea al municipio en forma constante”, dijo.
Por último, dijo que tiene la sensación de que las dudas de Monzó fueron inducidas por el edil local Juan Carlos Carcedo (Unión Peronista).
“Ese concejal –que ahora apoya a De Narváez– viene insistiendo con minutas de comunicación al respecto. Con Monzó nos tenemos mutuo respeto, y él sabe que yo no malversaría fondos”.

Por último, López recordó que hay una ley provincial –sancionada a fines de 2009– que permitía a los municipios en emergencia recurrir a cuentas afectadas para cubrir gastos corrientes.
“Este municipio estuvo hasta 15 días atrasado en los pagos de sueldos, pero igual decidí no tocar los fondos para el frigorífico”, concluyó.

Link a la nota: La Nueva Provincia/Regionales