¡Basta de vueltas!

*Por Rubén Ceminari

En estos días, vemos como autoridades provinciales del MAA recorren distintos municipios del SO, preocupados por la realidad en que vivimos, trayendo algún paliativo económico… pero esto no alcanza: además de preocuparse hay que ocuparse de los graves problemas que nos aquejan, implementando rápidamente soluciones de fondo. Ya no se pueden dilatar más las cosas.
Lamentablemente vemos como en la región perdimos capacidad productiva, se ha lesionado gravemente la actividad económica de nuestros pueblos, generando problemas sociales importantes (desempleo, desaparición de productores, falta de trabajo para contratistas y transportistas, éxodo de los jóvenes, etc.), en parte a causa de la sequía , pero sobretodo, por la irresponsabilidad del gobierno de generar políticas agropecuarias que ( aunque digan lo contrario en la tribuna), solo tienden a la concentración de la producción en pocas manos (¿será la distribución del ingreso de la que tanto se habla?), y – aunque la demonizan-, en la realidad la política agropecuaria pasa solamente por la sojización ( producto que llena las arcas del Estado por medio de las retenciones), a costa de perder producción y productores de cereales, carne y leche, entre otros productos-: poniendo en jaque la sustentabilidad productiva ,el desarrollo de los pueblos del interior, e incluso poniendo en peligro el abastecimiento interno de estos productos básicos ( como hoy pasa con la carne bovina).
El desafío es lograr que el gobierno comprenda que el campo no es solo un aparato productivo y como tal su única meta la producción, sino que además tiene un profundo impacto social: del sostenimiento de la PYMES directa e indirectamente relacionadas a la producción agrícola ganadera, depende el desarrollo de las economías regionales, y el desarrollo del interior: si sigue el perverso modelo que produce la desaparición de 15000 (quince mil) productores por año, poca gente quedará en los pueblos..
Desde el gobierno se habla mucho, se promete mucho, pero los productores del SO estamos hace años peleando contra esta problemática del clima y de la malas políticas para el sector, mientras el gobierno solo da como respuesta paliativos mínimos,.. una aspirina que le llega solo a algunos, y que además no le soluciona el problema a nadie, ante una coyuntura tan difícil como la que vivimos.
Hoy tenemos funcionarios de la región que conocen la problemática, ocupando lugar de decisión tanto en la Provincia de Bs As. como en la Nación. Necesitamos que se ocupen del tema: basta de dar vueltas haciendo como que se hace algo para en realidad no hacer nada. La región necesita respuestas ya, y me atrevo a sugerir algunas medidas:
1) Es inaudito que aun sigan volando los campos de Patagones / Villarino, – como también, en menor medida, de otros municipios de la región- y el Estado solo atina a investigar, tratando de encontrar a los culpables de hacer desaparecer el monte: No los busquen más , fue el propio Estado ausente durante años de políticas sobre conservación de suelos, de desarrollo regional sustentable, quien llevó a los productores a esta realidad.. empujándolos a sembrar donde no se debía, a recargar los campos de hacienda ante la baja rentabilidad.
Hoy se necesita financiamiento e inversión del Estado en la región, para detener el proceso de desertización al que estamos asistiendo y compromete el futuro no solo de muchos productores, sino de las comunidades del interior: parar las voladuras es urgente, el INTA, la UNS, el MAA y otras instituciones públicas tienen las técnicas para hacerlo, pero el Estado debe proveer los fondos necesarios, así como elaborar un proyecto productivo sustentable para cuando se pueda comenzar a producir nuevamente en esos campos: siembra directa, cobertura, pasturas, conservación del pastizal natural, etc.
2) Cuando presentamos el proyecto de “salvataje de vientres bovinos para el SO”( publicado por la Nueva provincia bajo el título “Hay un plan ganadero” el 09/05/09), pensábamos que era más barato sostener el rodeo regional suplementándolo, antes que se vendiera a precios viles, porque luego sería mucho más caro recomponer el stock… el vaticinio lamentablemente hoy se cumple: las vacas vendidas durante el 2009 en la región, dejaron en manos del productor alrededor de $300 por vaca -libre de gastos-: hoy para comprar una vaca, puesta en el campo, tenemos que hablar de una base de $1500 como buen precio: cada 5 vendidas se repone una!! (sin contar las que se murieron de hambre, por falta de asistencia). Ante la situación del alarmante descenso del stock en la región, se deben tomar medidas urgentes como:
A)En las zonas donde se ha repuesto la oferta forrajera, se necesita asistencia crediticia para: agregar más kilos por cabeza a los animales existentes ( la única manera de sostener la producción ante la reducción del stock es aumentando el peso de faena), estimulando a los productores a engordar en el campo, y saliendo del esquema de los feed lots (que reciben las compensaciones a diferencia de los productores, para agregar unos 100-150 kg por cabeza, cuando se les podría agregar 150 kg a las hembras y 300 Kg a los machos en el campo, entre el destete y la faena, incrementando los Kg producidos por cabeza.).
B) estimular la retención de vientres y la siembra de pasturas, para recomponer los rodeos de cría (créditos a largo plazo, con asesoramiento incluído, promoviendo el asociativismo, contemplando el financiamiento a aquellas PYMES que ya no son sujeto de crédito bancario).
C) en las zonas donde se perdió más del 50% del stock bovino en los últimos 24 meses, hay productores que han perdido todo su capital productivo ( no tienen más vacas, y los suelos están muy degradados), ahí , además, se debería promover y fortalecer la producción ovina, como alternativa para sostener al productor en el campo y empezar a recuperar su empresa: existen líneas de créditos vigentes en el marco de la Ley Ovina, pero no hay mercados seguros tanto para la lana como para la carne y la leche ovina: si el estado estimula estos mercados, abre la exportación (hay cupos de “Cuota Hilton” disponibles pero no tenemos volumen de carne ovina para hoy poder entrar en ese circuito, aunque se está exportando en pequeña escala, como por ejemplo hace el frigorífico de Cnel. Pringles),promueve el consumo de estas carnes, difunde estos créditos , acompaña con asesoramiento ,y los municipios participan habilitando rapidamente pequeños frigoríficos donde se faenen ovinos que al menos puedan ser comercializados en la región ( un ejemplo podría ser el frigorífico de Villa Iris -Pdo. de Puán-, para poder acceder con corderos de la zona al mercado bahiense).Otra alternativa es el tambo ovino ( iniciativa que está llevando adelante la Provincia de La Pampa: financiamiento, apoyo en la búsqueda de mercados, participación del productor en la cadena de valor junto con la industria, rentabilidad: son sus principales características). ( No está de más recordar que el ciclo de gestación y engorde de un novillo dura 3 años,- 16 meses para vender un ternero al destete-, y el de un cordero es de 8 meses, gestación incluída: hay un retorno mucho más rápido del capital en la producción ovina, con una inversión inicial menor: con el valor de una vaca hoy se pueden adquirir 10 ovejas madres.)
Con porcinos y aves se podrían elaborar proyectos similares, analizando los FODA de cada lugar dentro de la región, para encontrar la alternativa que mejor se adecua a cada situación local (distancias a los mercados, disponibilidad de forrajes y granos, depredadores, mano de obra capacitada, instalaciones, etc.)
3) Urge la necesidad de reglas claras y previsibilidad en el mercado de los granos, especialmente el trigo y la cebada, pilares de la agricultura de esta región; con precios que lleguen realmente al productor y garanticen rentabilidad, como también la asistencia a la región con seguros multiriesgos- climáticos- que por lo menos aseguren la inversión realizada, dándole una red de contención al productor, que podrían ir de la mano de exigencias de determinadas prácticas agrícolas como la siembra directa y la fertilización, acompañados de un financiamiento adecuado, para poder motorizar un nuevo ciclo productivo que ya comenzó: es el momento de realizar los barbechos pertinentes para acumular humedad.
4) Para solucionar esta grave problemática, que comprende la actualidad y el futuro de la región, de su gente, se necesitan recursos económicos. No pasa por atender pequeñas realidades, poner parches, que incluso hasta dependen de quien sea el intendente de turno, sino que la solución pasa por un proyecto regional integral, que incluso hoy tiene un marco legal adecuado, y es la Ley del SO: pero se la debe dotar de recursos acordes a la realidad. Es vergonzoso que solo se presupueste 20 millones de pesos para esta ley, en un presupuesto provincial del 2010 de .. 65 mil millones de pesos!!..
5)El campo aportó en esta década unos 29 mil millones de dólares, en concepto de retenciones: en el mismo período, al sector volvieron menos de dos mil millones en compensaciones (algo a los productores de trigo y leche por ejemplo, ..el grueso a los fedlots y a la industria). ¿Cómo es posible que con los 27000 millones-de dólares!- restantes no se ha atendido al menos esta tragedia nacional que es el hambre de miles de argentinos en provincias como el Chaco? , ¿no es inentendible que no se aporten fondos para situaciones terminales como la del SO… ni se tenga un plan de desarrollo productivo como han hecho, exitosamente, Brasil y Uruguay en este mismo tiempo? Me pregunto entonces: en qué se gastaron estos recursos, que cuadriplican a las famosas reservas del Bco. central??
La realidad es que necesitamos no menos de 1000 millones de pesos para paliar la situación de los 12 municipios del SO bonaerense ( aunque suene muy grande la cifra, es un equivalente al 1,5% del presupuesto anual de la Pcia. de Bs Aires..): inyectar al menos 500 millones a la Ley del SO para apoyar y sostener al sistema productivo, a los miles de productores de la región, y a sus comunidades; gestionar ATN desde la Nación para cada municipio, equivalente al monto presupuestado en ellos para las tasas municipales básicas (seguridad e higiene, barrido y limpieza, tasa vial, alumbrado público, salud, defensa civil y seguridad), y de esta forma eximir a los contribuyentes del SO del pago de estas tasas por un año, además de asegurar así el funcionamiento de los municipios de la región ( sostener servicios básicos, pagar a proveedores y sostener el empleo..), generar líneas de créditos específicas para la región en la banca pública, con tasas preferenciales y largo plazo. También es parte de la solución que todo tipo de recaudación impositiva que realiza la Nación, se coparticipe a las Provincias, y estas, a su vez, lo hagan con sus Municipios: dotando de mayor autonomía a los gobiernos locales, facilitando un federalismo real y concreto.
Por eso, a quienes deciden en el gobierno Nacional y Provincial les pido como ciudadano: basta de vueltas!!, y hagan lo que se debe hacer para solucionar la problemática de esta región!

*Médico Veterinario
[email protected]
TE: 02923-156-90383