El Intendente López llamó a la reflexión a los empleados de indular: les pidió que no falten

El sábado se desarrolló en la localidad de 17 de Agosto la reunión entre el Municipio, la empresa Indular y los operarios de dicha industria.

En el encuentro con los 300 empleados del distrito de Puan, tanto autoridades municipales como representantes de Indular, disertaron sobre el problema del ausentismo que llega al 40 por ciento.
El titular de la Secretaría de Producción, Celso Castillo, remarcó varias veces en su alocución el “esfuerzo económico y organizativo” con que llevan adelante las tareas para acompañar al los trabajadores que ingresaron a Indular.
El funcionario dijo que el Municipio les subsidia el 50 por ciento de los gastos de transporte y los traslada a Puan y Coronel Suárez cuando deben hacerse los exámenes médicos para poder ingresar a la planta fabril.
“Este trabajo que hoy se ve cristalizado con aproximadamente 300 personas, tuvo su cupo máximo con 420 o 430 personas entre altas y bajas. Las tratativas comenzaron en mayo del 2009, gestión que desarrolló el Intendente con la empresa viendo la gran preocupación y necesidad de trabajo causada por estos años malos de sequía,” informó Castillo.
Por su parte, el Intendente López pidió ayuda al personal que asiste regularmente a su trabajo para incentivar a quienes faltan con frecuencia a la fábrica. Según expresó, la situación afectaría la posibilidad de radicar una línea de Indular en la localidad de Puan.
Además, el mandatario aportó otros datos relacionados con las asistencias por localidad. “Aquellos que están faltando nos ponen en una situación difícil, y en verdad nosotros tenemos el ranking de ausencias de la semana del 1 al 5 de febrero, con excepción de 17 de Agosto que ha tenido el 100% de asistencia, el resto tuvo niveles de inasistencias mayores a lo normal. Uno puede pensar que es la gente de Villa Iris, porque los pobres muchachos tienen 5 o 6 horas de viaje por día y más las 8 de trabajo son 14. Así les quedan 10 horas para estar en la casa y esto en unas semanas, les deja la marca del aciento en la espalda”, describió.
“Entonces después sucede que van a ver a un amigo médico para pedir un certificado por dos o tres días pero resulta que cuando miro la lista de ausentes, Villa Iris es la que menos faltó de las localidades del distrito. La distancia no parece ser el determinante. El primer lugar de inasistencia está en Bordenave y para mí no es un honor. En segundo lestá ugar Puan, que se encuentra más cerca de Coronel Suárez,” indicó.
López señaló la conducta de quienes faltan sin justificación. “Yo tengo una sospecha, hay gente que se enferma, pero acá hay mañas. En algunos casos son acompañados por el médico amigo que, con poca responsabilidad, les da un certificado de reposo.”
“Hay gente que creó las condiciones necesarias para ser despedido y agarrar la indemnización y llevarse la platita para la casa”, acusó.

Gustavo Linsiatti, Jefe de personal de Indular, explicó que “el ausentismo está por encima del doble de las estadísticas de la empresa.”
“Queremos que sepan las implicancias que tienen, los primeros que se perjudican cuando alguien falta, son sus compañeros de trabajo porque se recargan de tareas. Esto implica que cada uno cumplir con más de una tarea, cuando tal vez no sepan hacerla muy bien.
Es un porcentaje de ausentismo muy elevado que supera los índices de las estadísticas del mercado de cualquier empresa, con lo cual tenemos que trabajar entre todos para poder remediar esto.
Digo esto porque va a ser difícil para la empresa contratar personal de estas localidades porque nos resulta improductivo. Si falta mucho personal a la empresa no le va a convenir,” advirtió.

Las inquietudes del personal

Después de los discursos de los organizadores de la reunión, también se escucharon las voces de los empleados de Indular.
Los cuestionamientos aportaron datos más que interesantes:

– Si es una empresa líder… ¿Por qué Indular no paga presentismo? ¿No sería una buena manera de incentivar a que no se falte?

El Jefe de Personal explicó que, por la falta de un Convenio Colectivo de Trabajo, no hay premios por presentismo y puntualidad. “El sindicato está trabajando pero por el momento no hay solución”, reconoció Lenciatti.

-Trabajo desde hace seis meses, no falte ningún día. El Intendente y Castillo nos dijeron que íbamos a tener una quincena gorda y una flaca. Y al Intendente lo he escuchado decir que eran 1800. Yo gano $ 1200 por mes pagando el micro.

Desde Indular señalaron que es sabido cuánto se paga la hora allí. El empleado insistió: “El intendente y el señor Castillo lo dijeron. ¿A usted le parece que yo, con $ 1200, puedo mantener una familia y a mi hija estudiando medicina? ¿O la hija de un paisano no puede ser médica y debo mandarla a limpiar casas?” (Aplausos efusivos de sus compañeros).
Luego continuó: “si están los que no cumplen… ¿Por qué no les sacan esa plata y se la dan a quienes queremos trabajar? Si yo fuese líder de la empresa, al que no sirve, lo echo. A la gente la defiendo, al malandra no. Estoy contento de trabajar, pero a la gente hay que tratarla bien, los capacitadores deben preocuparse por enseñarnos, no por maltratarnos y andar a los gritos”.
Lenciatti respondió que “no es fácil manejar a 4000 personas”.
“Si todos colaboramos vamos a trabajar en bien y en orden. Ustedes saben que aquel que no cumple no trabajará más”, aclaró.
Luego el intendente aportó su respuesta a la polémica por el monto de los sueldos. “Nosotros hemos tenido gente que nos dijo que ha cobrado $ 1800”, explicó López, pero la gente lo interrumpió negando a coro su versión.

“Perdón yo no los interrumpí. Capaz se trata de gente que hizo horas extras o estuvo en turno noche. Es cierto lo que dijo el señor, con $ 1200 no come. Esto está claro chicos. Yo estoy dispuesto a juntarme con ustedes para ver si entre nosotros encontramos otra alternativa, convengamos que la empresa no debe haber venido de Brasil a ayudarnos a nosotros, sino a ganar dinero. Nosotros encontramos esto (en referencia a Indular como alternativa laboral) pero si ustedes creen que hay otra cosa que les puede garantizar a ustedes una mejor remuneración y que les puede dar ocupación a todos, bárbaro…nos sentamos y lo charlamos”, expresó.
“Hoy lamentablemente para nosotros es lo que hay”, añadió el mandatario.

Otras manifestaciones

-“Yo nunca falté, pero no veo incentivo para los que cumplen. No es solo amenazar a la gente con dejarla sin trabajo, sino también tener detalles que existen en otras empresas serias”.
-“Si se pagara mejor no habría tanta rotación de empleados, si hubiera incentivos tal vez la gente no se iría. La baja de la producción se debe a que ustedes cambian mucho de personal”.

La obra social de Indular no funciona en Puan

-En cuanto a este tema, dijeron que están tratando conseguir el servicio con otra prestadora de salud.
El intendente López respondió a la inquietud de una empleada que expresó su preocupación por este problema y dijo: “Ospic (obra social de Indular) no ha querido hacer convenios con nosotros y entonces no puedo arreglar con ellos. Lo que si aseguro que cualquiera de los trabajadores de Indular pueden atenderse gratis en el hospital.”
“Sí es cierto y perdón por lo que voy a decir-aclaró López-les están robando la plata porque si le descuentan la mutual y no les dan el servicio…”, opinó.
-“Yo ya hice el reclamo-relató la mujer-pero me dijeron una cosa y después otra. Cuando vuelvo a consultar al hospital de Darregueira, me vuelven a decir que no. Hablé con el Director del hospital, Doctor Carlos Nacud, me dice: “Zulma, cuando vayas a esa reunión tratá de hablar con Horacio (en referencia al intendente) y decíle por qué él no firma para que se haga el convenio acá en el hospital porque está la obra social de Salud Total y sucede lo mismo que con Ospin.”
-A esto López continuó explicando: “El problema que tiene Salud Total es de carencia. Ninguna mutual puede funcionar hasta que la Superintendencia de la Nación la autorice a comenzar a prestar el servicio. Y ellos deben de haber firmado con Salud Total hace 30 días como mucho. Cuando esto suceda, todos los efectores públicos tendrán el servicio.”
En referencia al hospital de Darregueira, recalcó que es “privado” y agregó: “nosotros no tenemos nada que ver. Nosotros los ayudamos a pagar sueldos y además les damos 44.000 pesos por mes. Ellos tienen que firmar los convenios con las obras sociales.”