«

»

Dos artesanos puanenses expusieron sus obras en el restaurante Arcaico

La tercera edición de Arte & Arcaico tuvo como protagonistas a los artesanos Laura López Quintana y Néstor Malvicini. Presentados por la Dirección de Cultura y el Museo Ignacio Balvidares, ambos expusieron al público sus productos y dieron detalles sobre los procesos de elaboración.

Néstor Malvicini, Laura López Quintana y Laura Velasco, durante la presentación.

En el inicio de la presentación, la Directora de Cultura Laura Velasco, agradeció a los artesanos “por estar siempre disponibles” cuando son convocados a las exposiciones que se realizan en el distrito y la región. “Nos sentimos orgullosos que nos representen como puanenses”, manifestó.

Laura López Quintana, por su parte, explicó a los presentes que su especialidad son las artesanías en cuero. “Aprendí esta actividad de mi mamá, pero ella más que la técnica del trabajo en cuero, prefería el repujado, cincelado, trazado y pirograbado. Yo me extendí a trabajar el cuero un poco más artesanalmente y a elaborar elementos de utilidad como son los accesorios femeninos, aplicaciones en cajas, álbumes de fotos, tapas de agendas, libretas, llaveros, forrado de cajas, portalápices, portarretratos, entre otros.”
La artesana indicó que en el tratamiento de las vaquetas de cuero, hay que tener en cuenta algunos pasos importantes para lograr una calidad. “La vaqueta para repujar debe humedecerse en su justa medida porque, si se seca demasiado, el dibujo se borra y queda un trazo brilloso. Por otro lado, si se trabaja el cuero mojado, éste se desmenuza y se marca.”
En referencia a los materiales utilizados, dijo que “usa cueros de pescado, conejo y de vaca en sus distintas variedades.”
“El cuero de vaca se encuentra como suela, vaqueta gruesa y fina, badana, gamuza, con pelo y diferentes texturas y colores,” añadió.
Consultada por cómo es la aplicación del pescado en sus artesanías, Laura López Quintana ponderó las cualidades del material: “Es muy maleable, gamuzado y tiene diferentes texturas. Por ejemplo te permite hacer flores tipo rococó y darle diferentes texturas a un mismo trabajo.”
Acerca del tiempo de elaboración, explicó que en lo referente a flores, el trabajo se facilita a través de moldes. “Las artesanías que están en proceso ya tienen todos los moldes. Al principio si me llevó más tiempo, porque a partir de un modelo, hay que adaptarlos y probarlos. Por ejemplo, mis hijas hacen bijouterí combinadas con cuero, esto sí requiere más tiempo.
“Lo que más lleva trabajo es el armado como sucede con los monederos. Hay que pegarlos, cocerlos con hilo encerado, luego tienen una aplicación de tiento gamuzado y van forrados en su interior con badana”, dijo.

La promoción es otro de los componentes importantes para Laura, quien creó una dirección en Facebook para difundir sus obras. “Por suerte tengo muye buena salida con la participación en distintas exposiciones y además de tener un lugar en Internet, es importante la difusión del boca a boca.”

Cuarenta años en el encabado de cuchillos

Por su parte, Néstor Malvicini relató que elabora cabos para cuchillos desde hace cuarenta años. “Me presenté en muchísimos lados durante todos estos años. Mi trabajo es sencillo y está hecho con astas y huesos animales. No uso acrílico ni plásticos. Las hojas de los cuchillos las compro en Tandil, pero siempre son trabajadas por mí. Hacer un cuchillo, me lleva al menos cuatro horas de elaboración”, detalló.
“En 1997 obtuve el primer premio en los Torneos Bonaerenses y gané el viaje a España. Para mi fue una gran experiencia. Creo que el secreto de esta actividad, es tener ganas de hacerla, agregó.
En referencia a los inicios en este oficio, Malvicini contó que “lo aprendió sólo y a través de la práctica.”
“Los primeros cabos que hice me salían mal, pero los fui perfeccionando. Anualmente hago alrededor de 300 cuchillos. Este año tal vez llegue a los 500. Estoy vendiendo continuamente, muchísimo en Puan y en ciudades de la región como Pigüé y Bahía Blanca.”