En Pringles: productores agropecuarios mostraron preocupación por la crisis

(La Nueva Provincia)Se anunció que en 15 días visitaría el sudoeste bonaerense el ministro de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Julián Domínguez.
Con muy buen marco de público se realizó ayer una asamblea de productores en esta ciudad, en la cual los chacareros de la región mostraron su honda preocupación por la difícil situación que viene atravesando el sector en los últimos años.
Además, durante el encuentro se anunció que en unas dos semanas, el ministro de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Julián Domínguez, podría visitar el sudoeste bonaerense.
La convocatoria de ayer tuvo lugar en la sede de Casa de Cultura, y contó con la presencia de un gran número de productores locales y de la zona.
El cronograma de actividades dio inicio aproximadamente a las 20, con palabras alusivas a cargo del presidente de la filial local de Federación Agraria Argentina, Pablo Cornago, y del intendente municipal de Coronel Pringles, Carlos Oreste.
En la asamblea, los productores manifestaron su preocupación por la crítica situación que atraviesa el sudoeste bonaerense, ante la falta de políticas de acción del gobierno nacional.
El encuentro también contó con la presencia del titular de la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios, Haroldo Lebed; del subdirector de Ganadería de la Nación, Alejandro Lotti; del asesor técnico de la comisión nacional de Emergencia, Julio Haure; y del director del comité de Crisis de Emergencia, Edgardo Breser.
“Esta jornada es muy importante y tenemos que aprovecharlas al máximo, para gestionar cosas para todo el sudoeste bonaerense que, realmente, necesita mucha ayuda”, mencionó Cornago.
“El objetivo de hoy (por ayer) es que todos los productores planteemos qué necesidades tenemos en esta región, para salir del estancamiento que está atravesando, y ver si las autoridades que nos visitan pueden hacer algo al respecto”, expresó.
“Necesitamos que se tomen medidas urgentes, porque estamos sembrando el trigo los primeros días de mayo y, en otras ciudades ya empezaron a sembrar. Algunos productores tienen los potreros en aptitud en cuanto a agua y no tienen qué sembrar, o tienen pasto y no tienen vacas. Esta es la situación que se está dando hoy en Pringles”, fundamentó.
En tanto, Oreste manifestó que se debe trabajar, entre la el Estado nacional, provincial y municipal, para empezar a resolver los problemas del país y, sobre todo, los problemas que está atravesando el sudoeste bonaerense.
Por su parte, Lebed dijo que desde el ministerio de Agricultura de la Nación se reconoce al sudoeste bonaerense como una de las regiones críticas, junto con la Patagonia y la provincia de La Pampa.
“Desde la comisión de Crisis, reconocemos que las tres regiones más afectadas son la Patagonia, el sudoeste bonaerense y La Pampa que, hace 20 días, tenía un 100% de emergencia”, añadió.
“La idea es abordar esta situación de una manera diferente a la que se venía realizando. El ministro Domínguez, tomó la decisión política de marcar el incentivo a la tasa de interés, por ejemplo”, manifestó.
“Además, el plan Ganadero que se lanzó desde el gobierno nacional, que tiene un impacto interesante, podría tener un subsidio de tasa distinto para el sudoeste, según el requerimiento de los productores”, sostuvo.
Por otra parte, consideró que se podría hacer una contención a los pequeños y medianos productores.
“Después de tanta sequía y tantas complicaciones, la mayoría de los chacareros no tienen posibilidad de comprar ni semillas ni gasoil. Entonces, tomando los parámetros junto a los intendentes municipales, previa planilla de emergencia, vamos a buscar la manera asistir financieramente para que puedan arrancar con el laboreo de la tierra y la compra de semillas”, aseveró.
Al respecto, manifestó que eso ya se viene haciendo en Patagones y en Villarino.
“Los requerimientos son todos muy parecidos. También existe la posibilidad de realizar un convenio con la Universidad del Sud, para llevar a cabo un seguimiento de todo lo que hagamos. Esto significa dinero público, y la idea es que la UNS pueda acompañar con un seguimiento, asesorando con los técnicos”, mencionó.
“Esto es una salida. Además, debemos planificar a cinco años una política distinta, realizar certificaciones y más controles. Hay mucho que se puede lograr pero somos conscientes que tiene que ser en forma urgente, que es lo que le preocupa al productor”, concluyó.