«

»

Poco ganado en Liniers: el novillo trepó 9%

La escasez de oferta de vacunos impactó en los precios. Así el novillo terminó, con muy pocos animales disponibles, promediando $ 6,52 el kilo vivo, 9% por encima del lunes previo y casi 29% más caro de lo que se negoció el primer lunes de marzo último, cuando la polémica por la falta de animales, el alza de precios al consumidor y un eventual cierre de exportaciones cárnicas se había instalado.En materia de carne vacuna, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se puso como objetivo lograr una reducción sustancial de los precios de los cortes populares. Eso a través de una mayor regulación de las exportaciones, a través de los precertificados para poder embarcar, y mayor control sobre los valores a la salida de frigorífico, y su convencimiento de que habrá mayor cantidad de animales disponibles.


Pero, las operaciones en el mercado ganadero local parecen ir a contramano de los deseos del polifuncionario. Al menos, así lo demuestra lo que ocurrió durante el primer día hábil de abril. En el Mercado de Hacienda de Liniers se registró un ingreso de apenas 1.888 animales, uno de los más bajos en los últimos dos meses para un lunes y casi 30% inferior a los animales que ingresaron a esa plaza el 13 de abril del año pasado, el lunes posterior a la Semana Santa 2009.
La escasez de oferta de vacunos impactó en los precios. Así el novillo terminó, con muy pocos animales disponibles, promediando $ 6,52 el kilo vivo, 9% por encima del lunes previo y casi 29% más caro de lo que se negoció el primer lunes de marzo último, cuando la polémica por la falta de animales, el alza de precios al consumidor y un eventual cierre de exportaciones cárnicas se había instalado.
Los novillitos, por su parte, cerraron ayer en $ 6,78 el kilo vivo, 10% por encima del valor que tenían hace un mes. Las vacas cerraron a 3,55 el kilo vivo. Si bien en la comparación mensual, tuvieron una baja de casi 5% en su valor, los lotes de hembras representaron el 53% del total enviado al mercado de Mataderos, por lo que para algunos analistas es una muestra de que la liquidación de vientres bovinos sigue marcando la tendencia.
Aunque para la mayoría de los actores de la cadena ganadera, la escasez de animales será una constante en los próximos meses por las equivocadas políticas agropecuarias, en el magro ingreso de ayer en Liniers intervinieron dos factores, según los analistas.
Por un lado, comenzó a regir en pleno el nuevo peso mínimo de faena, que pasó de 260 a 280 kilogramos, por el que el Ministerio de Agricultura intenta sumar kilos a la producción total de carne vacuna. El peso mínimo para enviar al matadero es una medida que rechazan las entidades de la mesa de enlace rural, por entender que el contexto no es el correcto para llevarlo a la práctica a partir de la política de intervención y desincentivos que la ganadería padece desde hace más de cuatro años. Desde la mesa de enlace, advirtieron en más de una oportunidad, que el nuevo mínimo para faenar agravará la escasez de hacienda.
A eso, los operadores sumaron que el tránsito de camiones estuvo restringido por el movimiento de turistas por Semana Santa, y consideraron que los próximos días serán clave para determinar si las alzas de ayer en Liniers se transforman en tendencia.
(Cuenca Rural)