Otra vez junto a ustedes ¡Feliz Bicentenario!

(Por Fernando Sánchez) Después de dos días de descanso nos reincoporamos a la actividad cotidiana de llevarles la información de los que sucede en Puan y la región.
En este espacio repasamos algunos hechos ocurridos en las últimas horas. La inauguración de la Fuente del Predio del Circulo Italiano Puanense, a la cual asistieron autoridades municipales y legislativas, representadas éstas últimas por ediles del HCD y por la Diputada Provincial Analía Richmond. Las fotos, los discursos y las vivencias de lo ocurrido allí estarán reflejadas en nuestra página.
Pasando a la actividad deportiva, las lluvias registradas el último fin de semana (En Puan fueron unos 15mm) impidieron la normal realización de una nueva fecha del torneo liguista de fútbol en inferiores y en primera división. Lo mismo ocurrió con el Hockey y otras disciplinas que se juegan al aire libre.
También tenemos algunas novedades para compartir que les iremos adelantando en los próximos días.
Mañana estaremos aquí en Puan cubriendo el desfile y los actos protocolares en conmemoración por los 200 años de la Revolución de Mayo. Una fecha relevante que nos invita a reflexionar sobre nuestro pasado y a pensar qué clase de país queremos.
Por lo pronto, nuestra clase dirigente (nuevamente y van…) no está dando ejemplo, ni se ubica a la altura de las circunstancias. Se parece a una pelea de adolescentes en la cual compìten más los egos que el saludable ejercicio de pensar en el bien común.
Las actitudes de la Presidenta y del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires son un mal ejemplo que muy lejos está de la convivencia democrática.
Todo eso, más allá de la trascendencia que cada uno quiera darle a la reapertura del Teatro Colón y si es progre o no ir…
Las comparaciones suelen ser siempre odiosas, pero igual es bueno recordar actitudes que tuvieron otros Jefes de Estado al momento de preservar la paz y la unión de sus países. Nelson Mandela a principios de la década del 90′ en Sudáfrica, tras estar preso durante 30 años por los líderes del Apartheid, salió del presidio dispuesto a unificar a su pueblo, dejando de lado todo intento de revancha.
Más acá en el tiempo y acortando distancias geográficas, el nuevo presidente uruguayo, José Mujica, la dictadura lo mandó preso por décadas por su activismo en la organización guerrillera Tupamaros.
Al salir, no lo animó el deseo de venganza y puso manos a la obra para el crecimiento de su país, incluyendo a todos los sectores.
En Argentina nos falta mucho, en todos los órdenes, para llegar a tener actitudes como las anteriores. El Bicentenario puede ser una buena fecha para plantearnos el desafío de –como nos aconsejó “el Pepe” Mujica no hace tanto– aprender a querernos un poco más entre nostros