«

»

Se presentó en Puan el Plan Estratégico de la Cadena Láctea Argentina 2010-2020

Fue el jueves en la Cooperativa Agrícola. El programa busca el crecimiento y calidad de la producción. Su diseño llevó seis años y participaron productores, industriales, Gobierno e investigadores.
En la reunión se proyectó que en el futuro, “de cuatro litros adicionales producidos en nuestro país, tres deberían ir a la exportación”.
“Nada será posible sino nos fortalecemos como productores. Lo único que nos puede unir es una visión en común del futuro y eso lleva trabajo, tiempo y compromiso. Lo que dijimos no es una receta condenada al éxito, depende de nosotros”, señaló Jock Campbell, productor lechero y presidente de la Cuenca Lechera del Oeste.

La agrupación Instituto para una Nueva Generación (IGEN) y la Asociación de Productores de Puan, organizaron este jueves por la tarde un taller formativo sobre el “Plan Estratégico de la Cadena Láctea Argentina 2010- 2020”.
Con la presencia de productores, actores de la cadena láctea y del Senador Provincial del GEN, Roberto Molini, se reflexionó sobre la actual situación de la lechería y se presentó el Plan Estratégico Lechero (PEL).
La disertación en el Salón Cincuentenario de la Cooperativa Agrícola estuvo a cargo del Ing. Gustavo Mozeris, Coordinador Técnico del Plan (UBA-AACREA) y de Juan José Linari, Asesor lechero de CARBAP y CRA.
“En el PEL se respetó la disciplina y la cultura del trabajo en grupo, consensuábamos conclusiones, las llevábamos a la próxima reunión y así sucesivamente”, dijo Jock Campbell, productor lechero y presidente de la Cuenca Lechera del Oeste, quien aseguró también que este plan “es lo único hecho hasta ahora para avanzar en una visión de lo que debe ser nuestro futuro”.
Los productores junto a la industria, la investigación, el desarrollo y los servicios técnicos de los gobiernos, confían en que solo uniéndose y asumiendo protagonismo, podrán consolidar su visión como Cadena Láctea.
La apertura de la jornada fue realizada por representantes de la Asociación de Productores de Puan y del I-GEN.
Bajo el título “Un País con plan estratégico: Organización de la lechería australiana”, comenzaron las disertaciones. Luego, fue un informe con la historia del PEL y sus avances. Finalmente, habló Linari, acerca del Consejo para el desarrollo del PEL.

Los potenciales mercados de Argentina

La proyección del crecimiento de la producción de leche entre 2008 y 2018 en Argentina, sería de un 37%, unos 14 mil millones de litros por año.
Hoy nuestro país produce unos 10 mil millones de litros. En cuanto a las exportaciones mundiales, se destaca el crecimiento de los rubros leche en polvo entera y quesos. La principal demanda de esos productos viene de los países en desarrollo, tal es el caso de las naciones asiáticas, Rusia y Japón.
El motivo del aumento de la demanda de lácteos deriva de un progresivo crecimiento de la población y del ingreso per cápita.
Linari analizó la posibilidad de que estos países puedan disminuir sus importaciones, generando producción propia.
“Después de analizar fuentes, vimos que, a pesar de las crecientes inversiones de esos gobiernos para mejorar la producción y satisfacer a sus mercados internos, sus niveles de consumo siempre van un paso delante de la capacidad de producir más.
China crece fuertemente, pero su consumo lo hace aun más rápido, incluso ha tenido problemas de contaminación con melamina en la leche que produce, factor que aumentó el consumo de lácteos importados en detrimento de los locales.
La conclusión es que estos países seguirán siendo importadores y ofrecerán importantes oportunidades comerciales en la próxima década a países como el nuestro”, destacó.

Superávit lechero nacional

Linari descartó la posición de algunos dirigentes del agro que, en medio de un conflicto con el gobierno, alertan sobre la posibilidad de que Argentina llegue al extremo de verse en la obligación de importar leche para satisfacer al mercado interno.
“Solo hubieron dos años, 1991 y 1992, en los cuales el país debió importar. Fue cuando, en medio de la hiperinflación del gobierno de Alfonsín, la producción cayó fuertemente. Entonces, la convertibilidad hizo aumentar el consumo interno y el gobierno tuvo que apelar a la importación.
Después, la cosa cambió y ahora estamos con una lechería superavitaria, hay que ver cómo lo manejamos, porque la tendencia seguirá en crecimiento, de cuatro litros adicionales producidos, tres deben ir a la exportación”, dijo.
Otro de los datos fue el crecimiento sostenido de la producción lechera local.
“La tendencia más fuerte se da entre 1991 y 1999, a una tasa del 6% anual acumulativo, pasando de producir 5 mil millones de litros a 10.300 millones, record hasta ahora no superado.
“Con la crisis de 2001 y 2002 caímos un 23%, después nos recuperamos y desde hace dos o tres años estamos en el orden de los 10 mil millones de litros.
Quiere decir que no hemos crecido, en todo caso volvimos al punto de partida de diez años atrás. Si lo medimos en cantidad de leche por habitante, retrocedimos, porque la población aumentó y tenemos la misma leche que diez años atrás.
Hoy manejamos un volumen exportable del 20% de la producción y si ese indicador en los próximos años crece al 3% o 4%, tendríamos más posibilidades de vender al exterior. Una de las fortalezas de la lechería argentina es que hoy tiene más de 120 mercados abiertos”, consideró.
Y aconsejó: “para lograr una mejor inserción internacional, debemos generar condiciones similares a las de nuestros principales competidores, los países de Oceanía. Para esto es esencial una política de Estado: abrir mercados y negociar.
Nosotros debemos colaborar y mejorar la cadena en favor de lograr competitividad para aprovechar oportunidades. No podemos recomendarle al Estado Argentino lo que tiene que hacer si primero no nos ponemos de acuerdo entre nosotros”.

Poca difusión

Uno de los presentes en la charla recomendó a los disertantes hacer una mayor difusión del Plan Estratégico Lechero entre los productores, porque consideró escasa la publicidad existente; más teniendo en cuenta la posibilidad de unir a los distintos actores de la producción en un proyecto en común.
“Hemos trabajado demasiado tiempo con el perfil demasiado bajo y con poca financiación. No pudimos conseguir los fondos que en esta etapa el plan requiere y merecería, porque estamos en una circunstancia política y económica desfavorable. En un momento hubo la posibilidad de aportes de empresas patrocinantes. Porque a esas firmas le interesa el crecimiento del negocio, pero ese periodo coincidió con la crisis económica mundial y muchas de esas firmas son multinacionales, con orden de recortar presupuesto. Por otra parte, entramos en el contexto del conflicto campo – gobierno, donde obviamente nosotros estamos más a favor del campo. Eso nos quito la posibilidad de acceder a la no muy generosa financiación que el ministerio nos dio en dos oportunidades”, concluyó Jock Campbell.

Rubén Ceminari, dirigente del GEN a nivel local reflexionó sobre la realidad del distrito. “Acá estamos viendo cómo sobrevivir a mañana, cuando en realidad hay problemas bastante más serios.
Acá cerquita, General Campos (La Pampa), es un pueblito de 1.000 habitantes pero tiene dos industrias lácteas, que hacen caseína para exportar. Tienen veinte camiones térmicos para distribuir alimentos, llegando incluso hasta la zona de Comodoro Rivadavia.
Sin embargo, no tienen mejores condiciones que las nuestras, hasta son tierras parecidas.
Muchas veces, el progreso radica en encontrar a la gente que le de la posibilidad a su pueblo de desarrollarse, generando puestos laborales”, definió.

Negrita