El Dr. Juan Donari disertó sobre el trastorno por déficit de atención con hiperactividad

El reconocido neurólogo infantil de la ciudad de Bahía Blanca, explicó las causas de la enfermedad, dio pautas sobre el tratamiento y detalló la relación de la afección con otros trastornos en la conducta de los niños.
La charla realizada el viernes, estuvo organizada por el Instituto María Susana en el marco de los 60 años de la institución y dirigida a profesionales y público en general.

Dr. Juan Donari diserta en el salón auditorio de la CSyOP

El TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad) es un trastorno de conducta que aparece en la infancia, y que se suele empezar a diagnosticar en torno a los 7 años de edad aunque en algunos casos este diagnostico se puede realizar de una manera más precoz. Se manifiesta como un aumento de la actividad física, impulsividad y dificultad para mantener la atención en una actividad durante un periodo de tiempo continuado. Además de esto hay niños en los que se observan a su vez problemas de autoestima debidos a los síntomas propios de la enfermedad.
También se puede asociar con frecuencia a otros problemas, y sus consecuencias se aprecian en distintos ambientes de la vida del niño, no solo el escolar, sino que también afecta en gran medida a las relaciones interpersonales tanto con la familia, como con otros niños y con sus educadores, siendo estas interrelaciones clave en su desarrollo.

Durante la disertación, el Dr. Juan Donari, dio una pormenorizada explicación de la afección y de qué manera puede estar relacionada con otras enfermedades.

Algunos puntos explicados por el especialista para tener en cuenta

-“En donde se hacen seguimientos muy formales y estadísticas muy adecuadas se concluye que el déficit de atención con hiperactividad se asocia fuertemente con otros tipos de trastornos, por ejemplo, con trastornos de ansiedad. Desde la psicología estos chicos tienen sintomatologías fuertemente compatibles con el trastorno de ansiedad, son inquietos, ansiosos, pero los cuadros son distintos.”
-“A veces hay una asociación del déficit de atención con hiperactividad con el trastorno de ansiedad. El ansioso sufre, el hiperactivo no sufre. El chico ansioso, por ejemplo, se come las uñas y traspira. En cambio, el chico con hiperactividad no sufre, él está feliz así como vive.
-“Su relación con la depresión: la depresión en la infancia se manifiesta distinta, empieza con irritabilidad, con trastornos del sueño y trastornos del comportamiento. Es diferente a la del adulto que se reprime, se contrae, no se comunica y llora. El niño se manifiesta de otra manera, cambia su humor y su carácter. Hay investigaciones serias donde se reconoce la depresión infantil desde edades muy tempranas de la vida. Hay que ser muy cauteloso, esto lleva mucho tiempo y a veces requiere de la ayuda de otros profesionales.”
-“Hoy en día este tipo de afecciones son investigadas a nivel neurofisiológico. Se pretende conocer cuáles son los genes involucrados para poder hacer un diagnóstico adecuado y saber si hay uno o si son muchos, o es la combinación de genes que van a definir la conducta.”
-“Otras asociaciones a la enfermedad: trastornos obsesivos, conductas desafiantes, autismo, trastornos de la palabra, de la lectura.”
-“En el consultorio recibimos uno o dos chicos por mes que tiene la enfermedad de Tics y realmente estos chicos siempre asociación déficit de atención con hiperactividad y en mayor o menor grado trastornos obsesivos compulsivos.
Es un grupo de diagnostico difícil y el lenguaje terapéutico es muy complejo porque las medicinas que sirven para una de esas entidades, precisamente están contraindicadas para otras.”
-“Requiere de un seguimiento, porque hay que verlos en el tiempo. Tiene que ver con qué va a pasar con ese niño. Cuando hay una continencia adecuada por parte de la familia, cuando hay buena información, medianamente los chicos van mejorando y pueden superar sus dificultades. Cuando esto no ocurre, por ejemplo, las chicas se embarazan muy temprano; tienen dificultades para mantener relaciones estables y muchas no pueden concluir sus estudios. Esto está absolutamente estandarizado y escrito. En varones, el nivel de delincuencia es más alto que en la población normal, en el nivel universitario la proporción de chicos con esta afección es mas baja.”

Acompañamiento terapéutico

-“Lamentablemente hay muchas miradas, muchas cosas nuevas y distintas, y uno tiene que estar con las antenas bien paradas y no comprarse ningún sapo. Es decir que hay gente que vende sapos. Hay muchas estrategias y alternativas. En lo personal, hay una serie de terapias que se llaman terapias de modificación de las conductas. Son tratamientos que se basan en la psicología cognitiva conductual, donde se trabaja mucho con el chico y se trabaja mucho con la familia, a través de una intervención psicopedagógica junto a los padres.
Se realizan entrevistas a los chicos y a los papás donde se les dan lineamientos para, por ejemplo, saber cómo jugar con sus hijos.”
-“A los niños se les da técnicas de auto instrucción, se les enseña cómo manejarse ante ciertas situaciones, cómo ir pensando la tarea y verbalizar lo que está haciendo.”
-“En Bahía Blanca donde yo trabajo, existen cuatro o cinco grupos de psicólogos entrenados, que actúan en estos tratamientos y en poco tiempo, se ve que muchos de estos chicos mejoran las relaciones y conducta.”
-“Hay que evaluar cada caso, porque a veces se trata de perturbaciones intrafamiliares, y las terapias más cognitivo conductuales no son para este ejemplo. Se requieren tratamientos relacionados con la relaciones intrafamiliares para tratar de poner orden al desorden que se ha generado. A algunos pacientes les recomiendo psicólogas del tipo cognitivos conductuales y a otros, les aconsejo psicólogas del tipo psicodinámicas.
-“La intervención psicopedagógica es muy importante y creo que todos los chicos necesitan en mayor o menos grado este tipo de acercamiento.”

-“Lo fundamental para tratar los chicos adecuadamente diagnosticados es la aplicación de un grupo de medicamentos, el más usado es la Ritalina. Hace unos años, nadie lo conocía, es un medicamento que ya tiene sesenta años.
-“Yo lo uso hace muchos años y, cuando está adecuadamente indicado, con la dosis y con el control adecuado, el 70 a 80% de los chicos tiene mejoras significativas. Actúa sobre los síntomas que lo están perturbando tanto y  lleva a que la autoestima del chico mejore rápidamente.”

-“Lamentablemente soy de registrar poco, de escribir poco, pero yo les mostraría la cara de satisfacción de los papás, sobre todo de los chicos entre 6 y 8 años cuando la dosis es más efectiva. Obviamente que esto resulta cuando es adecuadamente bien medicado. Los cambios comienzan a verse a partir de los 15 días”
-“Cada vez hay más convicción, que estos niños tienen funcionalmente un déficit de dopamina y este es el trasmisor que aumentamos tomando dicha medicación.”
– “Llevo más de 30 años trabajando en hospitales públicos, y veo esta enfermedad en todos los niveles sociales.”