El Instituto María Susana se vistió de celeste y blanco para celebrar el Día de la Independencia

Lucy Savizky

En el marco de su 60º aniversario, el Instituto María Susana celebró el Día de la Independencia convocando a las instituciones educativas, autoridades municipales y legislativas locales y provinciales.
La profesora Lucy Savizky, vicedirectora de nivel secundario, pronunció el discurso alusivo a la fecha, recordando el momento histórico de la emancipación patria.
“En la ciudad de Tucumán, en pleno corazón de la república tuvieron lugar las heroicas jornadas de 1816 en que se declara al la faz del mundo que las provincias unidas del Río de La Plata rompían los vínculos que las ataban a España y quedaba declarada la Independencia no solo con relación a la madre patria sino también de toda otra dominación extranjera. Trascendencia internacional, exaltación patriótica y liberación, eso significaba aquella independencia que se dio el 9 de julio y se juró el 21 del mismo mes” dijo.
“Dos héroes de nuestra independencia lucharon para que se disolviese cuánto nos ligaba a la metrópoli. Belgrano, el feliz creador de la bandera y San Martín que se encontraba preparando el Ejército de los Andes, inculcaban al Congreso su espíritu incitándolo a declarar la independencia y le prestaron el apoyo de su nombre y de su espada,” resaltó.

Delfina López Guizard

Luego, la docente destacó el momento en que los congresistas aprobaron las estrofas del Himno Nacional, en épocas donde “el escepticismo se había vuelto indiferencia.”
Desde 1813, eran canción en la boca de los niños y emoción en el pecho de los hombres y mujeres.
Y aquel himno sediento de patria que repetía la admirable trilogía: libertad, libertad, libertad, fue la meta soñada por nuestros hombres y el mejor de los legados para las generaciones presentes y futuras que tienen y tendrán en sus manos el deber de darle lealtad. Hacer que la patria sea en la paz y en el trabajo, símbolo de amor y justicia bajo la protección de nuestro Señor,” bregó.

“Queridos alumnos, nuestra escuela está feliz, los colores celestes y blancos fluyen con alegría por doquier y en sus oídos se repiten palabras como independencia, libertad, abnegación, patriotismo. Palabras que deben atesorar en su mente y en sus corazones porque abarcan el profundo contenido de esta fecha y así lo demuestra la nutrida presencia que hoy nos honra,” destacó.
Posteriormente, el Padre Pascual Di Saverio, realizó la tradicional bendición.

Prof. Magdalena Oliveras

Dramatización

Los números artísticos que siguieron en la segunda parte del acto se destacaron por su colorido y emotividad. Los alumnos de los niveles inicial y primario presentaron cuadros alegóricos, representando a los congresales que el 9 de Julio de 1816 participaron de la jura de la Independencia en Tucumán, ataviados a la usanza de la época. Para destacar, fue la actuación de uno de los papás, quien intervino en una de los pasajes recreados.
El despliegue escenográfico y actoral incluyó a Delfina López Guizard, una de las alumnas, personificando a la mujer ataviada con una túnica, usando gorro frigio, alegoría de la Libertad y de la República. Subida a una tarima de manera emblemática esta figura dominaba la escena.
El dato pintoresco siguió con los bailes de los más chiquitos, aportando alegría y movimiento. Como cuando un grupo de chiquitas recrearon el ingreso a la ciudad de Tucumán en tres carretas, vehículos de la época colonial que fueron representados por carritos de supermercado, adecuadamente adaptados.
Luego, todos cantaron a coro “La Canción de la Libertad.
Finalmente, la Profesora Magdalena Oliveras realizó una puesta en escena que emocionó a todos. Con un baile estilizado y de expresión corporal, desplegando la Bandera Argentina, logró transmitir su mensaje de manera significativa. La música elegida para la ocasión fue la de “La Libertad”, interpretada por Fabiana Cantilo.