Hoy es el día del Inmigrante Alemán del Volga

Cuando comenzó la epopeya de la inmigración volguense, a partir de la convocatoria de la Zarina Katherinna de Rusia, ni siquiera los primeros pioneros tuvieron cabal conciencia del esfuerzo que deberían realizar. Cuando lo hicieron, más de 3500 km por caminos desconocidos, se encontraron con gentes, culturas, religiones, lenguas diferentes.
Ellos no tuvieron tiempo de celebrar su llegada a lo que consideraron su tierra de vivir mejor. Iniciaron una vida de trabajo con la esperanza puesta en su fe, con la creencia de que solidariamente podrían sobrevivir, con la convicción de que la nueva vida a construir debían realizarla en familia.
Durante casi cien años no tuvieron tiempo para celebrar. Debieron migrar nuevamente. Y se encontraron otra vez con el esfuerzo, con la fe y la esperanza en una nueva tierra. Argentina. Otra vez, nuevas lenguas, otras culturas, otras gente. Ni mejores ni peores. Diferentes. Y lograron realizar el sueño que arrancó aquel 22 de julio. Aunque seguramente no pudieron celebrarlo.
Pero, nosotros, sí. Debemos celebrar el día del Inmigrante Alemán del Volga, porque es reconocer el esfuerzo realizado por nuestros abuelos, bisabuelos o simplemente antepasados. Porque recogimos su cosecha de fe, de esperanza, de solidaridad. Porque somos los herederos de valores de los que siempre hablamos (esfuerzo, constancia, laboriosidad, amor, firmeza en las convicciones) y también defectos (generalmente, cabezaduras). Esta gran riqueza se llama identidad del Volga, que no es opuesta a nuestra identidad Argentina, sino que la armoniza y la hace mejor.
Y éso es para celebrarlo.

Al gran pueblo Argentino, Salud.
A la gran comunidad de Alemanes del Volga, Salud

Un cordial saludo a todos

Horacio A. Walter

ADHIERE: Asociación Amigos Colonia Santa Rosa- Puan