«

»

El Museo Ignacio Balvidares elabora un inventario sobre piezas arqueológicas

El Licenciado Jorge Moirano, perteneciente al Centro del Registro Arqueológico y Paleontológico de la Provincia de Buenos Aires, se encuentra desde el lunes en nuestra localidad realizando un inventario sobre las piezas arqueológicas del museo como también de aquellas que integran colecciones privadas.
“Mis primeros trabajos en mis inicios como arqueólogo fueron acá en Puan así que tenía idea del sitio arqueológico de la isla y había venido alguna vez al museo,” dijo Moirano.
En cuanto a su tarea, explicó que la idea del registro es saber en guardia de quiénes están los materiales y así dar cumplimiento a la Ley Nacional 25.743/03.
“El objetivo no es quitarles las colecciones a los privados, pero sí saber qué es lo que hay. De esta manera podrán servir para la investigación, la educación, difusión y preservación del patrimonio local,” aclaró.
A esto agregó que se debe desalentar la recolección indiscriminada de materiales en el campo, ya que los mismos deben mantenerse en su lugar de origen para no dificultar investigaciones futuras.
Acerca de la cantidad de colecciones privadas en la localidad, Moirano comentó que  siempre se van agregando nombres a la lista. “Es un trabajo de mucha paciencia y de ir contactando a los coleccionistas. Con el tiempo la idea es venir a hacer visitas periódicas porque la cantidad de coleccionistas es bastante grande,” aseguró.
Según detalló el arqueólogo, las piezas de Puan y la región corresponden a la época del contacto hispano indígena o posterior a la llegada de los europeos. “Si bien hay objetos de metal y vidrio, la mayoría son de piedra pulida y comprenden en boleadoras, morteros y molinos. También hay una gran cantidad de puntas de proyectil realizadas mediante el tallado de rocas,” describió.
En tanto, la directora del Museo Ignacio Balvidares, Jorgelina Walter, pidió que ante cualquier consulta la gente se acerque a la entidad.
“Estamos para brindarles información, la idea no es quitarles las colecciones privadas sino abrirlas a la comunidad para que estén a disposición de las escuelas y de los investigadores,” resaltó.