Cómo desintoxicarse después de las fiestas

Pasó Navidad, atrás quedó Año Nuevo. Sin embargo, producto de haber comido en abundancia, los excesos se sienten. En pos de buscar paliativos, el día después suele ser también fuente de errores. Y no precisamente porque se siga en la línea de comer demasiado, sino porque, para subsanar los desmanes cometidos, muchos optan por ayunos o dietas milagrosas que prometen desintoxicar el organismo a fuerza de sacrificios extremos.

“Los ayunos no son una herramienta útil como manera de compensar lo que hemos comido y bebido, porque no son naturales”, explica la licenciada en Nutrición Andrea Rochaix, especialista en educación, alimentación y salud.
“Necesitamos alimentarnos a pesar de haber comido de más, pero habrá que hacer un ‘ajuste‘, simplemente poner en práctica algunas medidas que permitan inclinar la balanza del exceso de calorías”, agrega.
Seguir el consejo de la especialista resulta más sencillo de lo que uno puede imaginar. “Si hemos comido demasiado, restemos calorías en las comidas del 2 y el 3, dando prioridad a las ensaladas variadas como plato principal, con muchas hojas y con pocos condimentos grasos -aceite, mayonesa- . Es mejor optar por aderezos light, mas limón, vinagre, aceto balsámico y salsa de soja”.
Además, es importante sumar a las comidas semillas de lino o de chía que ayudan a bajar las grasas y aportan fibras. “A la hora del postre continúa Rochaix- es necesario priorizar las frutas, las ensaladas sin azúcar y no olvidarse de tomar una buena cantidad de líquidos y evitar el alcohol”.
Ahora bien, pasada la cena de fin de año y el almuerzo del 1º de enero, en las casas quedan remanentes de turrones, frutas secas, budines y pan dulce que atentan contra cualquier dieta desintoxicante.
“Es necesario ser moderado con este tipo de tentaciones, porque tienen muchas calorías y grasas que efectivamente nos resultará complicado quemar”, explica Rochaix.
“Para hacerlo, lo mejor es evitar los sobrantes: repartirlos entre la familia o congelar lo que se pueda en pequeñas porciones”, agrega. Por último, hay que sumar a la fuerza de voluntad, un poco de ejercicio. Fundamental: evitar el sedentarismo.

Fuente: Crónica