Dolor en Bolívar por el fallecimiento del piloto Jorge Martínez Boero

BOLIVAR (DyN).- Los restos del piloto Jorge Martínez Boero, fallecido ayer mientras cumplía con la primera etapa del rally Dakar, eran velados esta mañana en su casa en la ciudad de Bolívar.
Gran cantidad de vecinos y amigos desfilaron por la capilla ardiente para despedir al motociclista que perdió la vida a los 38 años en un salto sobre el final de la primera etapa del Dakar. En Bolívar aguardaban la llegada de la madre y una hermana del piloto desde Estados Unidos.
Los restos de Martínez Boero, hijo y homónimo del campeón de Turismo Carretera en 1982, serán sepultados en el cementerio local por la tarde.
Gran cantidad de vecinos y amigos desfilaron por la capilla ardiente para despedir al motociclista que perdió la vida a los 38 años en un salto sobre el final de la primera etapa del Dakar. En Bolívar aguardaban la llegada de la madre y una hermana del piloto desde Estados Unidos.
Los restos de Martínez Boero, hijo y homónimo del campeón de Turismo Carretera en 1982, serán sepultados en el cementerio local por la tarde.

La tragedia que enlutó el inicio del Dakar

SANTA ROSA.-La Nación- “Felicidades a todos muchísimas gracias por los mensajes voy a dar todo, lo q no mata fortalece”. Ése fue el último tweet de Jorge Martínez Boero, que estaba lleno de ilusión por comenzar el Dakar 2012. La gran carrera que lo mantenía con suma intensidad, pleno de vivacidad, colmado de expectativas, no sólo deportivas sino también solidarias, y que de manera abrupta, con un despiste, un golpe, le quitó la vida. El piloto de Bolívar, de 38 años, se transformó así en el primer competidor argentino en morir en un Dakar.
La noticia impactante del hecho se produjo a las 10.19, en el kilómetro 55 de la prueba especial del primer tramo de la competencia, que unió a Mar del Plata con Santa Rosa. El piloto bonaerense, con la moto N° 175, cayó al de5spistarse en un camino de tierra.
Desde la organización sólo se emitió un escueto comunicado: “Consecuencia de dicha caída sufrió un paro cardíaco. El piloto fue asistido a los 5 minutos del accidente por el personal médico que se hizo presente en el lugar en el helicóptero sanitario. El equipo médico no logró reanimar al piloto, que falleció en su traslado al hospital. Jorge Martínez Boero, de 38 años, participaba por segunda vez en el Dakar. En 2011 había llegado hasta la sexta etapa. La organización del rally presenta a su familia y a sus seres queridos sus sinceras condolencias”.
uan Carlos Ulúa, un testigo del accidente, le dijo a Radio Rivadavia: “La tragedia ocurrió en una recta muy larga, de 5 o 6 kilómetros, por lo que todos los vehículos venían a más de 100 kilómetros por hora. Martínez Boero fue uno de los últimos pilotos en pasar, por lo que ya había mucha tierra suelta. El accidente fue cuando agarró una loma del camino, que era de tierra, y perdió el control de la moto. Salió volando a un costado, donde rebotó contra el terraplén de la entrada a una estancia, junto a una tranquera. Voló como tres o cuatro metros después de rebotar con el terraplén. Fue impresionante. Cuando cayó volvió a rebotar y después de ese momento ya se quedó totalmente inmóvil. Nos acercamos a socorrerlo y vimos que en su casco decía Martínez Boero. Estaba muy pálido”. Y agregó: “Los equipos médicos llegaron enseguida y al principio lo reanimaron. Le salía un poco de sangre por la boca, pero cuando se lo llevaron en el helicóptero todavía no había muerto”.
La etapa de ayer era la más “sencilla”, según coincidían los pilotos en la antesala del Dakar 2012. Apenas 57 kilómetros de prueba especial, entre Necochea y Energía, y luego un extenso enlace de más de 750 km hasta la capital pampeana. Muchos pilotos argentinos se enteraron en una estación de servicio de Bahía Blanca, aunque otros conocieron la trágica noticia en el campamento de Santa Rosa.
Javier Pizzolito, que ayer se destacó por ser el primer argentino en ocupar un tercer puesto en una etapa en motociclismo, confesó: “Sabemos que en nuestro caso, cuando hay un error se termina en el piso. Por lo que sé, si es en la zona que creo, se transita a 140 o a 150 km/h, según la moto. Es muy duro”.
Bajo el impiadoso sol pampeano, el rionegrino Pablo Busin estaba conmovido por la muerte del gobernador de su provincia, Carlos Soria, y el ingreso al bivouac pampeano lo shockeó: “Los chicos de mi equipo y yo estamos impactados por lo de Soria. ¿Martínez Boero también murió? No lo puedo creer. No puede ser”, repitió una y otra vez, y aceleró rumbo a su carpa.
Su último mensaje vía Twitter: “Lo que no mata, fortalece”

En el 2011 cayó a un precipicio

Diario Olé, Santa Rosa (env. Especial).
En la edición 2011, en su debut, Jorge Martínez Boero la pasó fea en el desierto chileno. Cuando restaba un kilómetro para el último punto de control de Iquique, en la 6ª etapa, sufrió un accidente y quedó colgado en un precipicio.
En la edición 2011, en su debut, Jorge Martínez Boero la pasó fea en el desierto chileno. Cuando restaba un kilómetro para el último punto de control de Iquique, en la 6ª etapa, sufrió un accidente y quedó colgado en un precipicio, entre medio de unos arbustos. Allí estuvo ocho horas hasta que unos carabineros lo rescataron solamente magullones. Su moto fue recuperada de la pendiente tres días después por un helicóptero, totalmente destruida.
Jorge, después del Dakar 2011, recordó en el programa Tercer Tiempo, de Bolívar, ese accidente. De entrada, contó que Etienne Lavigne, director de la carrera, le dijo: “Cómo nos hiciste sufrir”. Luego relató: “El del helicóptero y yo sabemos dónde me caí. Sé que gasté una y me quedó una menos. Mucha gente me dijo que rezó por mí en ese momento. Usé un montón de esa suerte que tenía que usar. Es medio difícil saber que estuviste mano a mano con la muerte, por más que suene difícil decirlo”.