«

»

Una sonda rusa podría caer mañana frente a las costas de Puerto Madryn

Se desintegrará durante su ingreso a la Tierra, pero es posible que hasta 30 fragmentos de más de 200 kilos impacten en el mar argentino. La Conae monitorea de cerca el evento.

Una sonda espacial rusa de 13.500 kilos podría caer entre mañana y el lunes frente a las costas de Chubut, a unos 400 kilómetros de la ciudad de Puerto Madryn, según informaron la Comisión Nacional de Actividades Espaciales de Argentina (Conae) y la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos).
Phobos-Grunt, la sonda interplanetaria destinada al estudio de Marte y su luna (Fobos) fue lanzada a la atmósfera terrestre el 9 de noviembre de 2011. Pero, por motivos que aún se trata de averiguar, sus motores fallaron. De esta forma, comenzó su descenso. La última información distribuida por Roscosmos indica que su caída sucedería entre las 17 horas de mañana y las 18 del lunes.

Desintegración

El área posible de entrada está comprendida entre los paralelos 45 de latitud sur y 60 de longitud oeste; esto es, en el Océano Atlántico, frente a la localidad de Rawson, Chubut. La Conae emitió un comunicado en el que aseguró que “está prestando especial atención al seguimiento del desarrollo de este evento”. Además, admitió que “de acuerdo a los datos con que se cuenta hasta el momento, es muy temprano aún para predecir con más detalles el lugar de reingreso de este objeto”.
Según lo reportado por Roscosmos, la sonda Phobos se desintegrará antes de entrar a la atmósfera terrestre, incluyendo el combustible, que se quemará durante el descenso, alrededor de los 100 kilómetros de altura aproximadamente. Pero es posible que entre 20 y 30 fragmentos de la sonda superen el paso a través de la atmósfera y queden pedazos de hasta 200 kilos.
El experto ruso en temas espaciales Alexander Ilin afirmó que no puede descartarse del todo el peligro para las zonas pobladas ante la caída de restos de la sonda, aunque la mayor parte se desintegrará.
Roscosmos también reportó que uno de los instrumentos científicos a bordo de la sonda, contiene unos 10 microgramos de Cobalto-57, un componente radioactivo, aunque la Agencia Espacial Rusa no prevé riesgo de contaminación.

¿Sabotaje?

La caída de la sonda Phobos-Grunt se suma a la lista de fracasos espaciales rusos. El año pasado, Rusia lanzó 33 cohetes espaciales y cinco de ellos fracasaron.
El director de Roscosmos, Valdimir Popovkin, advirtió que podría tratarse de un “sabotaje”. “No sabemos por qué los incidentes con nuestros aparatos se producen justamente en el momento en que sobrevuelan lo que para Rusia es el lado oscuro de la Tierra, la zona donde no vemos al aparato y no recibimos los datos telemétricos”, dijo Popovkin.
“No quiero acusar a nadie, pero hoy existen medios muy potentes contra las naves espaciales, cuya utilización no puede excluirse”, expresó Popovkin en una aparente alusión a EE.UU.
Quince años después de la última misión interplanetaria rusa, el espectacular proyecto Phobos-Gunt debía inaugurar una nueva era del programa espacial ruso. Moscú pretendía marcar su propia tendencia ante los éxitos espaciales de China y los próximos proyectos a Marte de EE.UU. Pero la imagen de una sonda cayendo sobre las costas argentinas no augura el mejor futuro.

(Perfil.com)