«

»

Debate y polémica por proyecto para despenalizar el consumo de drogas

El proyecto para modificar la ley de estupefacientes que ayer presentó el senador oficialista Aníbal Fernández y que despenaliza la tenencia para consumo de la marihuana y otras drogas más pesadas, como la cocaína, ya generó una fuerte polémica en amplios sectores sociales.
Las voces a favor y en contra de permitir el consumo de estas drogas, lo que un fallo de la Corte ya había despenalizado el año pasado, comienzan a circular también en el ámbito de los especialistas.
Así, mientras Claudio Izaguirre, de la Asociación Antidrogras de la República Argentina, se pronunció en contra de forma contundente, la fiscal Mónica Cuñarro, ex asesora del ministerio de Justicia de la Nación, defendió la iniciativa, que tiene el apoyo de la Casa Rosada.
Para Izaguirre la iniciativa “forma parte de un genocidio que se viene gestando con los jóvenes”, en el marco de un consumo de estupefacientes que crece y destacó que según un informe del departamento de Estado de Estados Unidos publicado el año pasado Argentina lidera a los países de América en el consumo de cocaína y es el tercero respecto de la marihuana.
Al mismo tiempo, en diálogo con El Informador, por La Redonda, afirmó que la medida protege de alguna forma al vendedor “minorista” porque “para ellos es considerado como alguien fuera del sistema que no tiene otro medio de subsistencia para mantener a su familia”.
En cambio, la fiscal Mónica Cuñarro, ex asesora del ministerio de Justicia de la Nación, defendió el proyecto e indicó que el 80% de las causas por drogas que se inician en todas las provincias es por consumo personal.
“En primer lugar, hay tres fallos de la Corte que exhortan al Gobierno a modificar la ley y quitar la criminalización del consumo, porque es un hecho privado y es una cuestión sanitaria”, explicó la fiscal, que fue coordinadora del grupo de especialistas que la Nación puso a investigar la cuestión.
En segundo lugar, destacó el tema del narcotráfico: “Esta ley tiene 30 años de vigencia y el consumo no se frenó sino que aumentó, y eso se debe a la corrupción entre las fuerzas provinciales y nacionales con las organizaciones de ventas de drogas”, expresó.
Y como tercer punto aclaró que en el caso de personas que estén consumiendo en la calle, van a ser detenidas igual y el juez va a decomisar igual la droga que porten.
“Se lo va a estudiar, y si no es un adicto va a ir a un programa de educación, y si es adicto va a ingresar al sistema de salud para su recuperación pero no va a entorpecer el sistema judicial penal, que debe ocuparse de los casos de corrupción y narcotráfico”, finalizó.

Fuente: Diario El Día – La Plata