Nuestros artesanos mostraron el “paso a paso” de sus trabajos

La primera edición de esta exposición organizada por la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Puan, se desarrolló ayer en las salas temporarias del Espacio Cultural El Mercado con la participación de artesanos del grupo “Quimey-Co”, quienes exhibieron sus habilidades en orfebrería, encabado de cuchillos, bonsai, licores, pintura, cestería ecológica, bijouterie, artesanías en cuero y soga.

Experiencias

Durante la muestra denominada “Paso a paso”, dialogamos con algunos de los expositores acerca de sus experiencias en el trabajo artesanal.

El arte milenario del Bonsai

Julio Bottini: “El Bonsai es un trabajo que requiere paciencia, porque hay que esperar los tiempos lógicos de la naturaleza y del árbol para que llegue a tener el tamaño deseado en la estructura del tronco, ramas y follajes.
Cuando a uno le gusta lo que hace, lo disfrutas más de lo que te cuesta. Es realmente un escape, porque salís de los líos del día a día. Te da la posibilidad de estar al aire libre, es una actividad muy reparadora,” explica en actual gerente de la sucursal Banco Nación de Darregueira.
“Tengo varios ombúes, de los cuales algunos tienen 34 años, también hay plantas de jardín como los Siempre Verdes y variedad de palos borrachos. Hay olmos, un olivo y una importante cantidad de pinos de distinta variedad, algunos de ellos presentados en forma de paisaje, acompañados por otras especies,” cuenta.

Cuidados. “Lo más importante es la ubicación, porque pese al tratamiento que tienen, no dejan de ser árboles naturales y necesitan a diario unas cuantas horas de sol y de luz natural. No se puede tenerlos dentro de la casa, tienen que estar en el exterior con al menos unas 4 o 5 horas de sol. Hay que tener mucho cuidado con el riego, porque el exceso puede provocar que se pudran las raíces; éste es uno de los errores más comunes de la gente cuando se dedica al bonsai.
La base debe ser de arena para que las raíces no salgan hacia afuera. Como tiene el mismo ciclo que cualquier árbol natural, hay que cuidarlos del frío. Se utiliza una tela anti helada para cubrirlos, sobre todo en especies como el ombú y el palo borracho”.
Técnica. En líneas generales, la técnica es el corte de raíces en los primeros tres años de vida. En cada primavera, se extrae la planta de la maceta para cortarle las raíces, al cuarto año ya se deja definitivamente en la maceta.

De generación en generación. “Cuando vivía en Pringles llegué a tener un vivero estable de 150 plantas, allí las producía y vendía, con esto me autofinanciaba el hobby; pero como cada tres o cuatro años tengo que trasladarme, es muy difícil salir con tantas plantas porque no siempre hay suficiente espacio. Cuando me jubile, seguramente me dedicaré a pleno,” expresa Julio.
Valores. “A diferencia de las artesanías realizadas sobre materiales inertes como la madera, el bonsai es un ser vivo, para uno es como una especie de mascota por lo que tarda en lograrse, no tiene precio.
En Japón son una especie de emblema o escudo familiar, pasan de familia en familia, llegan a tener hasta 170 años. Es que a tus hijos y nietos les estás legando un ser vivo,” concluye en diálogo con Todas las Voces.

Trabajos en soga

Pablo Cabrera

“Hace varios años que me dedico a esto, comencé a dedicarme a esto desde que me jubilé. Empecé esta actividad cuando trabajaba en el campo de René Maurel.
Hago este trabajo todo con materiales crudos, especialmente con cuero de chivo. Primero se trabaja en crudo, luego se le pone sal, se escurre y por último se estaquea.
El proceso de elaboración es de entre 8 y 10 días”,  explica.
Su secreto. “Paciencia y tiempo”

Bijouterie y accesorios en cuero

Laura López Quintana. “Lleva mucho tiempo según la técnica. Por ejemplo el repujado es lo que más tiempo lleva porque hay que humedecer el cuero. Tiene que tener el punto justo, sino el dibujo no se marca o se despeluza el cuero, perdiendo calidad del trabajo.
Hay artesanías que tienen mucho más trabajo tanto como el pirograbado y el repujado.
En cambio, el cincelado necesita precisión porque se utiliza en las terminaciones”.

Regalos únicos

Para Laura, cada producto tiene un valor especial por su elaboración manual y originalidad. “Está técnica la hacia mi mamá y siempre me gustó, por eso cuando me jubilé decidí dedicarme a pleno. Hoy hago accesorios femeninos, máscaras, monederos, porta retratos, agendas, cajas con flores tipo rococó, y anillos.
Utilizo cueros de vaca, de conejo, de pescado, laminados, cueros en sus colores originales y con pelo,” detalla Laura.

Orfebrería, platería criolla

Viviana Almada. “Me gusta mucho el cincelado, para lograr el relieve trabajo sobre una pasta que se llama brea o lacre entonces al golpearlos toman la textura y la forma del golpe que yo les doy. Si los golpeara sobre hierro, dejaría de tener forma.

Dedicación

“Me encanta la platería criolla. Vivo en el campo, no tengo hijos, así que las horas mías de la tarde las dedico a la platería, y puedo estar trabajando hasta las 2 o 3 de la madrugada. También hago carteras en tela y cuero,” cuenta.
“Aquí no se usa mucho el cincelado, yo soy de General Belgrano y hace 7 años que estoy radicada en Puan. A mis artesanías las vendo mayormente en General Belgrano y Chascomús porque allí sí se usan mucho.
Los materiales los adquiero generalmente en Buenos Aires y si hay alguna urgencia, en Bahía Blanca,” agrega.

Orfebrería, bijouterie

Nichi Uribe. “Cada vez me gusta más lo que hago y trato de implementar técnicas nuevas, ahora estoy trabajando con telas como es el aguayo, es la última moda.
También utilizo piedras naturales como la rodocrosita”.

Satisfacción. “Estoy feliz porque cada vez tengo más cantidad de clientes.
Hace seis años que concurrimos al taller de orfebrería con Viviana, ella se dedica más a la platería criolla, pero hacemos en conjunto las medallas de egreso para la Escuela Técnica”.

Inicios. “Comencé con la idea de hacer cosas para mí, y no me imaginé para nada que podría dedicarme a esto porque se requiere de mucha paciencia y lleva mucho tiempo. Y quien me conoce, sabe que soy muy enérgica, y hay muchos que todavía no lo pueden creer.”

Pintura. La técnica del automatismo

Silvia Iturrios

Libertad. “La técnica de automatismo se inició con artistas como Paul Eluard, Picasso y Dalí. Es por asociación libre: en la primera fase se pinta una mancha y en la segunda, se repinta. Uno nunca sabe cual es el resultado final, es lo que sale de tu interior, de tu psiquis, según en el estado de ánimo en que te encuentres.
La base se pinta en acrílico y después se va trabajando en óleo.
Es una acción terapéutica. Hago esto porque me hace bien, es instintivo,” explica Silvia.

Momentos ideales. “Suelo pintar después de almorzar, en los momentos donde nadie pueda interrumpirme. Las pinturas pueden estar un mes sin tocarlas, y después las vuelvo a retomar”, cuenta.
Manchas. Entre las manchas y las mezclas de colores, en los cuadros de Silvia suelen aparecer siluetas que pueden dar cierto misterio a sus obras. La intensidad de los colores expresan diferentes estados emocionales o traen entre sí vivencias recientes como la de su viaje a Cuba.

Inivitación. “Si bien no formo parte del grupo Quimey Co, me invitaron por haber estado acompañándolos desde su formación,” expresó Silvia.

Todos los artesanos que expusieron en la muestra “Paso a Paso”

Azucena Rayer: Cestería ecológica
Puan Berries: Dulces y licores artesanales
Julio Bottini: Arte del Bonsai
Néstor “Chiquito” Malvicini: Encabado artesanal de cuchillos
Pablo Cabrera: Artesanías en soga
Viviana Almada: Orfebrería. Platería Criolla
Nichi Uribe: Ofebrería, bijouteri
Laura López Quintana: Artesanías en cuero
Silvia Iturrios. Pintura, técnica: Automatismo