«

»

Balance sobre la cosecha de girasol

Buenos Aires, 26 de abril (Télam).- La escalada del precio de la soja arrastró también al girasol, que en las últimas jornadas llegó a rozar precios récord, cuando acaba de concluir la cosecha local con una producción final de 3,6 millones de toneladas.
La cotización del grano se ubicó en torno de los 1.510 pesos la tonelada, apenas 10 por debajo de la marca máxima alcanzada en las pizarras durante los primeros días de 2011.
De este modo, los agricultores obtendrían por su producción, luego del pago de retenciones a la exportación, un valor que superará los 1.200 millones de dólares.
Según estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la campaña girasolera concluyó con una producción 5,9% mayor a la obtenida el año anterior, debido a que se cultivaron 1,86 millón de hectáreas (frente a 1,73 millón en 2010-11), ya que el rendimiento promedio nacional fue ligeramente menor al de la última campaña (20 quintales, frente a 20,3).
La entidad destacó que 35% de la cosecha girasolera fue aportado por la cuenca del sudeste bonaerense, que obtuvo un rinde promedio de 23,5 quintales por hectárea; en tanto, el sur de La Pampa y sudoeste de Buenos Aires participaron con 21% de la producción, mientras que el norte pampeano y oeste bonaerense aportaron 10%.
Estas últimas zonas registraron “productividades más que aceptables”, aunque “por debajo de los logrados en la excelente campaña previa”, evaluó la Bolsa de Cereales.
Otras zonas que se alinearon a la buena campaña fueron: el noreste y el centro norte de Santa Fe, que aportaron 12,5 y 9,3%, respectivamente, de la cosecha de girasol.
En el noreste, además de los “muy buenos rendimientos”, la superficie cultivada con la oleaginosa registró un fuerte aumento interanual, lo cual “podría incentivar a los productores a incrementar el área en la campaña 2012/2013”, según la bolsa.
También en el centro norte santafesino las productividades unitarias obtenidas fueron “muy buenas” (promediaron los 20 quintales por hectárea), ya que las lluvias y las temperaturas de noviembre y diciembre favorecieron al cultivo, y permitieron lograr rendimientos “por encima del histórico zonal”.
Por otro lado, el daño de las palomas a nivel regional fue menor que el ocasionado el ciclo previo.
Otro polo girasolero que logró una buena campaña a nivel productivo, agregó la bolsa, fue el norte pampeano y el oeste bonaerense, donde “la falta de lluvias no afectó demasiado los plantíos, ya que abundantes precipitaciones primaverales ayudaron a encarar la sequía con buenas reservas”.
No obstante, por este motivo el rendimiento medio se ubicó en el área por debajo del logrado la excelente campaña 2010-11.

Rindes del Sudoeste Bonaerense

Por último, en el sudoeste de Buenos Aires y sur de La Pampa la campaña “fue positiva”, con un rendimiento medio de 17 quintales por hectárea, mientras que en Casbas los productores obtuvieron productividades de 22-23 quintales; en Huanguelén 16-17 quintales; y en Puan 12-13 quintales.