Blanco y Negro tuvo el premio a la búsqueda

El equipo de Suárez mostró más ambición y le terminó ganando 1 a 0 a Argentino Junior de Darregueira. Gol de Maximiliano Ortega de penal cerca del final.

Blanco y Negro, que lo buscó más durante el segundo tiempo, tuvo su merecido premio cerca del final, cuando Maximiliano Ortega –mediante la ejecución de un penal— estableció el 1-0 definitivo frente a Argentino Junior de Darregueira.
Tras una floja primera parte, en la que no se sacaron ventajas, el equipo albinegro aún sin su mejor fútbol exhibió mayor ambición. Si bien en los primeros pasajes del complemento se expuso a los contragolpes del rival, pudo al cabo sacar la diferencia que terminó siendo justa.
El período inicial, que pintó para ser entretenido, se fue destiñendo con el correr de los minutos a partir de la falta de gravitación ofensiva de ambos.
El visitante, que presionó bien arriba y no lo dejó armar a Blanco y Negro, llegó tres veces con posibilidades. En la primera Elorriaga salvó en la línea un tiro de Wagner subsanando un error suyo en la salida; en la siguiente Atler remató desviado tras un arresto personal y en la última Wagner tiró ancho desde afuera del área.
El dueño de casa, que no tuvo fluidez en el manejo de la pelota y escasa penetración, sólo preocupó un par de veces con un par de cabezazos: uno apenas desviado de Shard tras centro de Mendoza y otro que el ‘1’ le tapó a Fuhr luego de un tiro de esquina.
Con mayor decisión encaró el complemento Blanco y Negro. Fue loable la intención de ir al frente, pero también preocupante la falta de balance defensivo para evitar dolores de cabeza.
Hasta los 20 generó chances (Mendoza tiró alto y luego se topó con una buena volada de Rozenback) en la misma proporción que las sufrió en el arco propio, donde nuevamente se apoyó en Arce para evitar la caída (dos veces frente a Leonardo Sampaoli y otra ante Wagner).
En forma paulatina el local, con cambios de neto corte ofensivo, fue acelerando la búsqueda en procura del desnivel, mientras que Argentino se metió cada vez más en su propio sector y ni siquiera tuvo la posibilidad del contraataque porque el anfitrión se ordenó mejor.
Esta circunstancia provocó que las emociones se concentraran en el área visitante. Un zurdazo ancho de Mendoza, un tiro del propio jugador que, con todo el arco a disposición, se fue en forma increíble por arriba; un derechazo de Balvidares que salvó el ‘1’ y un zurdazo al ángulo de Bailman que también encontró una gran respuesta del arquero, fueron el fiel reflejo de la supremacía albinegra.
Tanto insistió que, a poco del final, Blanco y Negro encontró premio. Luego de un tiro de esquina, Schwindt cometió mano en el área, penal que Maximiliano Ortega lo cambió por gol para estampar el 1-0 que sería inamovible.

Claudio Meier

Blanco y Negro 1

Gonzalo Arce

Santiago Di Rocca
Lucas Elorriaga
Martín Fuhr
Maximiliano Ortega

Juan Cruz Shard
Darío Dihel
Mauricio Fibiger

Gonzalo Batto

Maximiliano Balvidares
Santiago Mendoza

DT: Hernán Vidal

Cambios: 52m. Juan Alebuena por Shard; 68m. Gustavo Bailman por Batto y 79m. Federico Ortega por Di Rocca.
Suplentes: Juan Miquelarena y Nicolás Ulrich.

Argentino Junior 0

Mauricio Rozenback

Patricio Ferrarello
Hugo Alderete
César Schwindt
Sebastián Monsalve

Matías Folck
Juan P. Sampaoli
Nicolás Martín
Diego Atler

Leonardo Sampaoli
Jonatan Wagner

DT: Miguel A. Suárez

Cambios: 80m. Iñaki Machiñena por Martín; 85m. Adrián Garavaglia por Monsalve y 88m. Diego Ortiz por Folck.
Suplente: Alexis Martín.

GOL. Segundo tiempo: 36m. Maximiliano Ortega (ByN), de penal.

ARBITRO: Luis Armani (7), de la ASA.
CANCHA: Parque “Felisa I. de Alberdi”.
RESERVA: Blanco y Negro 3, Argentino Junior 1.

A dos voces

Maximiliano Ortega: “Después de una semana complicada en lo anímico, teníamos que ganar. Se complicó porque no entraba la bocha, pero con paciencia lo pudimos resolver. Estamos medianamente bien en la tabla, pero seguimos buscando jugar bien”.
Diego Atler: “En el primer tiempo hicimos un buen trabajo. En el segundo nos metimos más atrás y ellos nos atacaron, aunque si no es por un error nuestro el partido terminaba en cero”.