Productores expresaron su malestar por la suba del Inmobiliario

Dos entidades dijeron que habrá protestas si se aprueba el aumento del gravamen rural. Críticas de opositores
El ajuste impositivo que impulsa el gobierno bonaerense y que incluye un aumento del Inmobiliario Rural generó ayer un fuerte rechazo del campo, que anticipó que en caso de que se avance con esa medida “habrá protestas” en distintas zonas de la Provincia.
“Estamos cansados de que nos metan la mano en el bolsillo”, disparó el presidente de Carbap Alberto Frola, quien afirmó que “no es el momento” de aplicar un ajuste “cuando hay 70 municipios en emergencia agropecuaria” por la sequía.
El gobierno de Daniel Scioli envió a la Legislatura un proyecto que contempla aumentos no sólo en el Inmobiliario Rural, sino también en Sellos e Ingresos Brutos, con la mira puesta en generar nuevos recursos frente a la caída en la coparticipación que recibirán este año los municipios estimada en 900 millones de pesos, y para atender las propias necesidades financieras de la Provincia.

Aumentos
En el caso del Rural, se prevén incrementos promedios del 42,5%, mientras que por Ingresos Brutos aumentará la alícuota del 3 al 3,5% para la mayor parte del comercio mayorista y minorista de todos los rubros. Además, la televisión por cable y satelital comenzará a pagar ese tributo con una alícuota del 2% y subirá al 7% la correspondiente a telefonía celular.
Con estas medidas -se incluyen otras como el aumento en Sellos-, la Provincia prevé recaudar 2.685 millones de pesos, de los cuales 1.030 millones serán transferidos a los municipios en concepto de coparticipación.
Pero, como se dijo, el paquete impositivo ya comenzó a generar duras reacciones. “Es una barbaridad que cada vez que hay problemas nos quieran meter la mano en el bolsillo a los productores”, cuestionó el titular de Carbap.
“Estamos en contra de que se haya presentado este proyecto sin una consulta previa a las entidades del campo, porque el año pasado ya se había consensuado un aumento del Impuesto Inmobiliario”, consignó.
En tanto, el presidente de la Federación Agraria Guillermo Giannasi, sostuvo que “la Provincia sabe que no la estamos pasando bien. La sequía nos ha golpeado brutalmente y el Gobierno conoce esto ya que dictó la emergencia agropecuaria. Entonces, es inadecuado pretender aumentar los impuestos en estas condiciones”.
“Es un disparate”, graficó Giannasi, para anticipar que “esta situación va a originar protestas muy importantes en la Provincia porque no estamos en condiciones de pagar nuevos impuestos”.

Más cuestionamientos

Desde el ámbito político, sectores de la oposición también rechazaron el proyecto oficial. El intendente de Pergamino Héctor Gutiérrez, se despegó del aumento impositivo al asegurar que el mandatario “no puede endilgar sus decisiones a los municipios”.
“Se trata de una decisión del gobierno, pero seguiremos reclamando por los 900 millones que hemos dejado de percibir”, advirtió Gutiérrez, al tiempo que sostuvo que “la política impositiva provincial es responsabilidad de Gobierno y no de los intendentes”.
El intendente radical opinó que, antes de impulsar un aumento impositivo, “hubiera sido razonable que hicieran algún ejercicio de reducción de gastos superfluos para amortizar los 900 millones”. Y señaló que “van por una mayor presión impositiva que excede esos 900 millones, van por 1.500 millones, y para eso utiliza el argumento de la coparticipación”.
En tanto, el diputado del Pro Peronismo Gustavo Ferri, rechazó la suba impositiva y le pidió a Scioli que “le reclame a la Cristina lo que le corresponde la Provincia”.
Ferri consideró que la suba impositiva “no es el camino” para recuperar los fondos recortados a los municipios por coparticipación, y en ese marco le “sugirió” a Scioli “que le reclame a la Cristina lo que le corresponde la Provincia”.
“Scioli no quiere enfrentar a Cristina y nosotros, los bonaerenses, quedamos rehenes de una disputa”, consideró el legislador, al tiempo que remarcó que “hay un problema económico pero también hay problema político”.

Fondos

El proyecto no sólo incluye aumento de impuestos. También autoriza a la Provincia a elevar en 2 mil millones de pesos -este año ya contaba con un permiso por 3 mil millones-, el monto a emitir este año en Letras del Tesoro, un mecanismo que es utilizado para atender las necesidades de caja del fisco. Y prevé un fondo de 100 millones para distritos afectados por el temporal y un bono de 200 millones para cancelar deudas de municipios.

Fuente: Notibonaerense