En búsqueda de alternativas: La producción de almendros

Ante la situación desfavorable para las producciones tradicionales de nuestra región, la Secretaría de Producción del Municipio de Puan diseña nuevas alternativas para desarrollar en el distrito.
El titular del área, Celso Castillo, explicó que a raíz del interés de la gente sobre la producción de almendros, viajó a Mendoza para interiorizarse sobre el tema y así armar un proyecto local.
“La idea es aplicarlo en una quinta de Bordenave de dos hectáreas, y paralelo a esto, estamos trabajando con el INTA Bordenave porque cuenta con especialistas en la producción de almendros.
El ingeniero Luis Iannamico está asesorando a un grupo de productores de Adolfo Alsina, de Puan, principalmente en la zona de Bordenave y Darregueira, y en Guatraché (La Pampa). Él cuenta con una experiencia de más de 30 años en la producción de frutos secos,” contó.
“Días atrás, hemos desarrollado en Bordenave una charla introductoria para todos aquellos que tenían un grado de interés en el tema, y a la que asistieron alrededor de 35 personas.
Iannamico estará viniendo cada sesenta días para que todos aquellos que siguen interesados, puedan tener una nueva charla para presentar un proyecto enserio. De acuerdo a los números y costos, es una producción altamente rentable,” afirmó.
Castillo informó que hay productores interesados en el tema y que ya están produciendo.
“El objetivo es apuntalar primero a la producción, pero también sabemos que la diferencia que deja mayor rendimiento es el procesamiento del fruto. Una vez incrementada la producción, planificamos implementar una planta procesadora. Este proyecto está presentado en la ley del Sudoeste para recibir los recursos necesarios y así ayudar a los productores que quieran iniciar esta actividad,” adelantó.

Características de la producción de almendros

-“Se pueden implantar 400 almendros por hectárea, con un costo de 25 pesos cada uno, lo que significaría una cifra de 10.000 pesos”.
-“El monte comienza a producir a los tres años, con un rendimiento promedio de 2000 kilos de almendras. En cuanto a ganancias, dejaría en limpio $ 40.000 por año y por hectárea”.
-“Hay un mercado nacional, donde la producción de almendras del país es cercana al 20%. El 80 por ciento de almendras que necesita la industria viene de afuera.
Hay un mercado ampliamente demandante de almendras, es un nicho que no está cubierto y si uno tiene en cuenta estos márgenes que le queda al productor, sabiendo que hay una compra asegurada desde las empresas alimentarias, este es un muy buen camino para desarrollarlo. Esto sin hablar de otros derivados como los aceites y los productos cosméticos.
Terreno. “Las almendras se pueden producir acá y en cualquier lugar si uno mira un poco su barrio, el entorno, hay plantas de almendras que producen sin problemas. El tema es producir almendras con este rendimiento de 2000 k por hectárea. Uno puede producir 300 kilos, 2000 y hasta 4000 k. La única limitante para tener un crecimiento acorde es la profundidad del terreno.
En algunos lados está el limitante de la tosca. Hay casos en que está a 1.20 o 1.50 m, pero en la mayoría, la tosca está muy superficial. El productor tiene que ver dentro de su establecimiento los lugares donde tiene mayor profundidad de suelo.
El almendro por lo menos necesita un metro de profundidad. Después, la textura de la tierra es lo de menos, porque con fertilizantes se puede mejorar la calidad del suelo”.
Humedad. “En España se producen en zonas tanto de 1000 milímetros como en las que llueve 300 mm anuales. Para llegar al rendimiento se necesita un riego complementario. En Puan tenemos asegurado en años normales, un promedio de 600 mm y en algunas zonas 450, pero la idea es proveerle a la planta el agua necesaria en el momento justo y esto es durante la formación del fruto.
Hay que ver cuánto ha llovido en ese momento y tratar de cubrir la diferencia para tener un rendimiento óptimo”.
Plagas. “Si la comparamos con una parienta directa como el nogal, la almendra es altamente resistente a enfermedades y no tiene grandes problemas. Puede afectarle el exceso de humedad, hecho que no es tan común en nuestra zona”.
Cosecha. “Es una producción rápida, y es un producto seco que también genera ventajas porque uno puede mantener la cosecha en su establecimiento. Por ejemplo, según especialistas en el tema, en el olivo todo lo cosechado tiene que se procesado en el día. La almendra puede mantenerse hasta 8 o 10 años en un galpón”.