«

»

Fuerte polémica tras los incidentes de ayer en la Legislatura

Mientras los ruralistas afirman que fueron repelidos por fuerzas “parapoliciales”, desde el oficialismo niegan que haya habido un enfrentamiento y aseguran que los manifestantes del sector “quisieron entrar de prepo”. Carbap acusó a Mariotto de “autoritarismo”

La Plata, Diario El Día- Luego de los serios incidentes de ayer en la Legislatura provincial cuando se trataba el proyecto de reforma impositiva entre militantes de La Cámpora y de entidades ruralistas, hoy desde el oficialismo y el campo se cruzaron respecto de los hechos de violencia. Mientras desde el Frente Para la Victoria niegan que haya habido un “enfrentamiento” sino “el intento de ingresar al lugar de prepo”, dirigentes ruralistas aseguran que fueron atacados “a golpes y botellazos” por fuerzas “parapoliciales” y acusaron al vicegobernador, Gabriel Mariotto, de “autoritarismo”.
Ambos sectores se refieren a los hechos de violencia sucedidos ayer ante el tratamiento del proyecto de Daniel Scioli de aumento del Inmobiliario Rural y ante una movilización de los dirigentes del campo a la Legislatura. Los manifestantes se cruzaron con militantes kirchneristas cuando cerca del mediodía rompieron una puerta de las rejas, sobre la calle 8, e intentaron acceder al edificio y fueron “frenados” por un grupo de empleados de la Legislatura. Fue entonces cuando el grupo de La Cámpora -que ya venía corriendo de a centímetros a los manifestantes hacia afuera- hizo una arremetida final y desalojó a los empujones definitivamente a los ruralistas del pasadizo.
Esta mañana, el diputado provincial y director de la Federación Agraria, Jorge Solmi, salió a repudiar la violencia de ayer y contó, en diálogo con El Informador, por La Redonda, que “la gente del interior fue a la Legislatura a hablar con los legisladores y a presenciar el tratamiento del proyecto y fueron repelidos por no sé quien: nadie tenía una identificación ni un uniforme, era una fuerza parapolicial”.
Al mismo tiempo, denunció que “tenemos fotos de hasta funcionarios públicos repeliendo la presencia de los productores y eso a mí me preocupa muchísimo institucionalmente. Es muy grave lo que pasó”.
En esa misma línea, el dirigente de la Confederación Ruralista Argentina (CRA), Pedro Apaolaza, aseguró que militantes de La Cámpora repelió el ingreso de los ruralistas “a golpes y botellazos”.
Apaolaza contó: “Intentaron ingresar pero se los impidió un grupo de personas, que según dicen eran empleados de la Legislatura pero para nosotros eran de La Cámpora” porque cantaban frases que los definía como “los soldados del pingüino”: “Estaban ubicados en las escalinatas y ahí empezaron las discusiones, algunos golpes y botellazos, cuando nuestra intención no era entrar a las trompadas sino de la mejor manera posible”.

Fuertes críticas a Mariotto

Más tarde también se expresó la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), que a través de un comunicado manifestó su repudio por lo que consideró “actos de agresión” recibidos hacia productores y mujeres rurales por “empleados y militantes afines al vicegobernador (Gabriel) Mariotto, quien con manifiesto autoritarismo impidió el ingreso a la casa de la democracia provincial de productores provenientes de distintos puntos del territorio bonaerense a explicar a los distintos legisladores las graves consecuencias que tendrá la ley para las comunidades del interior”.
Con un fuerte tono crítico hacia Mariotto, la entidad agropecuaria afirmó que “pareciera que el Vicegobernador solo permite el ingreso de todo aquel que viene a defender una postura afín al gobierno, y no a quienes mantienen una postura crítica a determinados proyectos, mostrando claramente que el propósito oficial no es gobernar para todos los bonaerenses, sino tan sólo para sus amigos y pares políticos”, e ironizaron: “Es lo que se dice un verdadero demócrata”.

Respuesta del oficialismo

Pero, por otra parte, el senador del Frente Para la Victoria, Jorge D’Onofrio, negó que hayan existido enfrentamientos y afirmó que lo que sucedió fue que “hubo gente que quiso ingresar de prepo a la Legislatura”.
“Lo que hubo fue una especie de defensa del edificio, no sólo por los pocos empleados de seguridad que hay sino por el personal de la Cámara que no permitió que entren a destrozar su lugar de trabajo”, dijo el legislador oficialista.
D´Onofrio aseguró además que se le permitió ingresar a “un gran número de representantes” que “se la pasaron abucheando e insultando durante toda la sesión”.