«

»

Los árboles de las veredas

Los árboles de las veredas tienen un impacto ambiental positivo, favorable, para sus habitantes. Los inconvenientes que pueden surgir con el arbolado de alineación son de escasa significación frente a los beneficios que brindan. Entre los problemas pueden mencionarse el levantamiento de las veredas.
En cuanto a las condiciones positivas, se generan por la acción favorable del follaje de sus copas y la benéfica sombra que producen. Las copas interceptan tanto ruidos molestos como olores y sustancias tóxicas, crean un microclima, disminuyen el viento y las altas temperaturas que se magnifican por el reflejo de los rayos solares en las calles y en las paredes.
El sitio de la vereda que corresponde a cada frentista, es de propiedad pública y es el municipio el que debe coordinar y realizar la plantación de los distintos ejemplares así como su control, mantenimiento y reposición.
En la calle Hipólito Irigoyen 561, las baldosas rotas convierten el tránsito peatonal en un suplicio, las raíces de los árboles han destrozado la acera, y para evitar golpes y quebraduras a los ciudadanos, el Municipio efectuará una remoción de las lajas y el corte de una raíz de gran envergadura que ha ganado el edificio y compromete sus cimientos.
El trabajo consistirá en retirar esa gran raíz, solamente, verificando que el árbol no pierda la estabilidad, levantar todas las lajas para luego colocarlas correctamente, desde la parte edificada, tres metros de ancho hacia el cordón, y el resto como espacio verde.