Panorama climático

Semana libre de precipitaciones y con importantes vientos promueven un desecamiento de suelos principalmente en zonas afectadas de Buenos Aires. Para el sudoeste bonaerense existe una baja probabilidad de precipitaciones para el viernes.

Las reservas de humedad se presentan muy holgadas en gran parte de la región pampean. Como es sabido, la provincia de BA es la más afectada por las inundaciones, en este sentido una semana libre de precipitaciones y con vientos de importancia favorecerá el escurrimiento hacia los bajos o las aguas se irán encausando en canales y arroyos hacia el Salado o el Quequén. Hay que tener en cuenta que el proceso de escurrimiento en esta provincia es lento y seguramente llevará varios meses lograr decantar semejante volumen de agua. Como mínimo, los bajos que se han venido utilizando en las últimas campañas quedarán anegados. Dependiendo del comportamiento de las lluvias del próximo trimestre, se verá cuanta área finalmente queda descartada para la gruesa. En las provincias del centro las lluvias también han sido destacadas sin embargo la topografía favorece un drenaje más rápido de los excesos pluviales.

La semana de pronóstico comienza con la presencia de un centro de alta presión ubicado en la zona central del país. La misma genera condiciones estables en toda la región pampeana, con escasa cobertura nubosa, viento prevaleciente del sector sur y luego rotando al noreste, bajas temperaturas en horas de la mañana y por la tarde, máximas agradables.

El resto del lunes, la posición del centro de alta presión en los niveles bajos de la atmósfera, intensificado por un eje de máxima presión en niveles medios y altos de la atmósfera, mantendrá condiciones de estabilidad sobre toda la región central del país. Esto generará cielo con escasa nubosidad y viento leve de direcciones variables, especialmente durante la mañana, luego irá rotando al sector norte. Mientras tanto, en la zona norte del territorio nacional, se prevé que un débil sistema frontal frío, provoque algunas precipitaciones aisladas, especialmente en la provincia de Misiones, donde se darán las lluvias más importantes, aunque se extenderán a toda la franja norte del país, en forma de lluvias y lloviznas. En tanto, en el extremo sur del país, un nuevo sistema frontal frío afectará la zona oeste de las provincias de Santa Cruz y Tierra del Fuego. Pero el mismo tendrá un rápido pasaje hacia el este, afectando solo la meseta santacruceña, con algunas precipitaciones débiles y aisladas.

El martes, el centro de alta presión se habrá desplazado prácticamente en su totalidad hacia el este, por lo que quedará sobre el país una importante circulación prevaleciente del sector norte. Esto favorecerá a un importante ascenso térmico en toda la región y también al aumento en el contenido de humedad en las capas bajas de la atmósfera. Mientras tanto, en la zona sur del país, se espera que el sistema frontal avance rápidamente hacia el este, por lo que prácticamente no generará precipitaciones significativas, y solo provocará un importante incremento en la intensidad del viento del sector oeste.

El miércoles, la situación será muy similar al martes, el centro de alta presión todavía influenciará a todo el territorio nacional, pero especialmente a la zona del noreste argentino, donde mantendrá las condiciones de mayor estabilidad. De todas maneras, la circulación del viento prevaleciente del sector norte en todo el centro y norte del país seguirá generando aumento en las marcas térmicas e incremento en la humedad de las capas bajas de la atmósfera. Mientras tanto, en el sur del país, una importante perturbación comenzará a acercarse a la zona oeste de la región patagónica, provocando un significativo incremento de la nubosidad.

El jueves, lo único que cambia respecto a los días previos es la intensidad de viento prevaleciente del sector norte. Con el avance del centro de alta presión hacia el este, se espera que el viento del sector norte de intensifique de manera significativa. Esto será fundamental para continuar aumentando las marcas térmicas en forma generalizada en todo el país, al tiempo que también incrementará la humedad en las capas bajas de la atmósfera. Por otro lado, en el extremo sur del país, la perturbación antes mencionada provocará algunas nevadas aisladas sobre la región cordillerana de la Patagonia, que por el momento serán aisladas.

El viernes, la humedad será muy importante, en especial sobre el noreste del país, donde no se descarta que puedan registrarse algunas precipitaciones aisladas, especialmente sobre la provincia de Misiones. Mientras tanto, existe una baja probabilidad de precipitaciones sobre el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, debido a una débil perturbación de niveles medios que podría desarrollar algunas lluvias pero en forma muy aislada. Por último, en el extremo sur del país, la perturbación a la cual hicimos referencia con anterioridad, se espera que desarrolle algunas nevadas en la zona cordillerana del sur de la Patagonia.

Para el fin de semana, la intensa circulación del sector norte, sumado a las elevadas temperaturas, y al importante contenido de humedad, las condiciones se tornarán muy inestables, por lo que comenzarán a desarrollarse precipitaciones en forma de lluvias y tormentas sobre la zona noreste del país, que podría afectar incluso a la zona sur del Litoral, con precipitaciones aisladas. Mientras tanto, sobre la cordillera de la región patagónica, se prevé que se desarrollen nevadas de moderada a fuerte intensidad, especialmente sobre Santa Cruz y Chubut.

Fuente: Granar