«

»

“Ahora tengo dos cumpleaños”.La historia de Héctor Cachi Lacalle

En adhesión al 29 de Octubre Día Mundial del ACV

(*) Después de un año aproximadamente de trabajar juntos en sesiones de fonoaudiología con “Cachi”, surge la necesidad de escribir este texto con el objetivo de generar consciencia en la población, contar la experiencia vivida y a su vez como recurso terapéutico.
“En primer lugar porque creo no se tiene mucho conocimiento sobre qué es un ACV; y porque no ha habido muchos casos en Puan” redacta Cachi, “y porque quizás las personas no sepan cómo tratar a alguien como yo que ha tenido un ACV”.
“El 20 de Abril de 2011 yo estaba a 20km de Junín, en Baigorrita trabajando con el camión en la planta de acopio cuando me pasó, había muchas cosas que no me daba cuenta, por ahí el brazo se me dormía, fumaba mucho, comía comida chatarra como choripan, pizza y empanadas, no me cuidaba y trabajaba mucho, siempre pensando en que la plata no alcanzaba, estaba preocupado por poder mantener a la familia, tenía mucho stress; ese día me sentía mal, estuve descompuesto sentía algo raro” la sensación le resulta difícil de explicar, “se me cayó el celular de la mano, fui a la salita tenía los signos vitales bien”.

“Durante cuatro días estuve internado en terapia intensiva en estado de coma en Junín”, su mujer relata que al despertar lo pasaron a terapia intermedia y luego lo trasladaron en la ambulancia de la CSYOP de Puan a Bahía Blanca a la clínica de OSECAC pero nuevamente a terapia intensiva, donde fue atendido por cuatro especialistas y durante quince días continuó allí. “Después pasé a terapia intermedia donde la familia venía a acompañarme.” Según el relato lo encontraron atado, dado que en ese entonces estaba comenzando a recobrar la consciencia, lo único que quería era dormir, no tenía noción del tiempo. “Nunca me gustó la gelatina y la enfermera me dijo que si la comía toda, me pasaban a una habitación… (entre risas) me la comí enseguida”.

“Allí estuve una semana, no podía caminar ni hablar, necesitaba que me ayudaran en todo”.
“Cuando los médicos me autorizaron a irme, mi hermano y cuñada me recibieron en su casa durante seis meses, entonces comenzó el período de rehabilitación en CTR de Bahía Blanca”. Allí realizó tratamiento de kinesiología, fonoaudiología, terapia ocupacional y ejercitación en pileta. “Los primeros quince días iba con silla de ruedas, no olvido más el día en que comencé a caminar! A mi hermano le dijeron que iba a mejorar con el tiempo, y así fue”. “Tampoco olvido el día que me dijeron –Cachi vos podés ir y venir caminando- y con mi mujer Mirta nos volvimos a la casa caminando cuatro cuadras”.
“Cuando estaba en terapia alcancé a ver a mi nieta en brazos y a partir de ahí empecé a mejorar” redacta Cachi mientras alguna lágrima fugitiva se escurre por su mejilla.

Con el tiempo fue recuperando habilidades, y día a día se contenta por los logros, atiende su jardín, nietos, visita a su mamá e hijos, colabora en su hogar y por fin puede manejar su auto, una de las cosas más anheladas por él. Actualmente continúa rehabilitándose, con entusiasmo y sacrificio, caminando por el pueblo disfrutando del paisaje de la laguna, cuidando su alimentación, presión sanguínea, glucosa y realizando terapia ocupacional y fonoaudiología dos veces por semana.
“La gente en la calle me ha dicho -vos sí que tenés una segunda oportunidad-, y yo les digo a mi no me importa una camioneta moderna, yo quiero estar bien; con mi mujer no necesitamos más! tenemos una hermosa familia y dos nietos chiquitos y hermosos, no me gustaría volver a ser el Cachi de antes”.
Para concluir Cachi quiere agradecer de corazón “en primer lugar a toda mi familia que siempre me acompañó, a Leo Amellano, Maxi García y todos los que me ayudaron en Junín, a los médicos y terapeutas de Bahía Blanca, al Dr. López, Dr. González, Lic. Analuz Galán, Lic. Gisele Destrée, a la Lic. Mariel Iuri, a Titi Olguín, a los intendentes de Puan López y Castelli”.

La persona que ha sufrido un Ataque Cerebro Vascular sigue siendo la misma persona, con dificultades en la motricidad y el habla, en algunos casos más severos que en otros, pero la misma persona al fin, con sus sentimientos, su experiencia, sus gustos, sus anhelos. Quien pueda compartir unos minutos con esa persona no debe sentirse incómoda, simplemente debe abrir su corazón y permitirse reír con el otro. Cachi debió aprender nuevamente a hablar, caminar, comer, escribir, leer.
El mensaje para la comunidad de Puan y la zona, es que no dejen de pensar en su salud, amen la vida, realicen los controles pertinentes y ante el menor síntoma acudan al médico.
El 21 de Noviembre Cachi cumplió años, pero como él dice “ahora tengo dos fechas de nacimiento” por ello es que me alegro con él, aplaudo a éste hombre que se esfuerza en su rehabilitación y en la vida, que se emociona cuando piensa en aquel entonces y que quiere seguir intentando, que no baja los brazos y que me enseña día a día el valor de la vida.
Cachi sufrió un ACV isquémico, es una afección causada por la súbita pérdida de flujo sanguíneo cerebral. En otros casos puede suceder por el sangrado (hemorrágico). Cualquiera de las dos situaciones puede provocar que las neuronas se debiliten o mueran, ya que sin oxígeno las células nerviosas no pueden funcionar. Las partes del cuerpo controladas por las regiones del cerebro afectadas, consecuentemente, también dejan de funcionar.
Afortunadamente, por medio del reconocimiento temprano de los signos de un ataque cerebral y la búsqueda inmediata de atención médica se pueden reducir considerablemente las posibilidades de muerte y discapacidad.

“Cachi” junto a su esposa

Síntomas para estar alertas
• Falta de sensación, debilidad o parálisis repentinas en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo. Se trata del síntoma más frecuente.
• Confusión súbita, problemas repentinos para hablar o entender.
• Problemas repentinos para ver con uno o los dos ojos.
• Dificultades para caminar, mareo, vértigo, pérdida del equilibrio o falta de coordinación.
• Dolor de cabeza súbito y de máxima intensidad
Factores de Riesgo:
• Hipertensión Arterial. Es el factor más frecuente; está presente en casi el 80% de los pacientes que sufren un ACV en la Argentina.
• Diabetes. su control es esencial. En la Argentina, el 22% de los pacientes que sufren un ACV es diabético.
• Alcoholismo. El consumo excesivo de alcohol tiene una estrecha relación con el riesgo de sufrir hemorragias cerebrales.
• Cigarrillo. El riesgo de sufrir un ACV aumenta entre un 50% y un 70% en fumadores y el impacto es mayor en mujeres.
• Colesterol elevado. El colesterol aumenta el riesgo de que se tapen las arterias, incluidas las que van al cerebro.
• Sedentarismo. La falta de actividad física puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
• Drogas ilícitas. La cocaína y otras drogas se asocian a una mayor frecuencia de ataques cerebrales.
• Obesidad. es un importante factor de riesgo y su presencia potencia a otros factores.
• Edad. El riesgo de sufrir un ataque cerebral se duplica a partir de los 55 años de edad.
• Género. Los hombres tienen mayor riesgo con respecto a las mujeres.
• Herencia. Las personas con antecedentes familiares de enfermedad coronaria o cerebrovascular constituyen un grupo de mayor riesgo.
Cómo puede prevenirse el ataque cerebral?
Si bien el riesgo de sufrir un ataque cerebral no puede eliminarse por completo, puede trabajarse para disminuir la probabilidad de sufrir un evento mediante:
• Controles médicos regulares.
• Estricto control de la presión arterial.
• Abandono total del cigarrillo.
• Optimización y seguimiento médico de la dieta.
• Ejercicio físico bajo supervisión médica.
• Control estricto de la diabetes.
• Control y tratamiento de las enfermedades del corazón.
Cifras contundentes:
-1 de cada 6 personas sufrirá un ACV en algún momento de su vida.
-Cada 6 segundos muere una persona como consecuencia de un ataque cerebral.
-Cada 4 segundos, una persona independientemente de la edad o sexo sufre un ACV.
-15 millones de personas experimentan un ACV cada año.
-Según la OMS es la tercera causa de muerte en países industrializados (luego de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer). Es también la segunda causa de muerte en el grupo etáreo mayor de 65 años y es la primera causa de invalidez en el mundo. Se conoce que cada 53 segundos ocurre un evento cerebrovascular y cada 3.3 minutos muere una de éstas personas.

Fuentes consultadas:
-Sociedad Neurológica Argentina
-Sitio oficial del Hospital Austral (Argentina)
-www.ataquecerebral.org.ar

*Por Héctor Alfredo Lacalle y Gisele Destrée (Lic. Fonoaudióloga)

3 comentarios

  1. Delia

    Qué emocionante tu testimonio Cachi, tu fuerza y lucha tienen raíz en la hermosa familia que te acompaña.Amar y honrar la vida…un abrazo con gran alegría para todos ustedes y en especial a vos que te sentís renacer.
    Delia y flia

  2. Gisele

    Gracias “Todas las voces” por el espacio y gracias a todos Uds por el “me gusta”.
    En estas fiestas… a brindar por la vida y las cosas que nos llenan el corazón!! :)Felicidades!

  3. admin

    Gisele, gracias por compartir esta experiencia. Sabemos que puede ser de utilidad para otras personas que estén pasando por situaciones similares, y además, por todas las recomendaciones médicas que aportas en la nota.
    Felices Fiestas!

Los comentarios han sido desactivados.