Aprobaron el DNU que autoriza partidas a municipios

Así lo dictaminó ayer la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo, a cargo del diputado kirchnerista Jorge Landau. Desde el radicalismo acusaron un uso discrecional de los fondos para cooptar intendentes.
El Congreso retomó fugazmente la actividad para aprobar el decreto de necesidad y urgencia enviado por el PEN que habilita una reasignación de partidas especiales a municipios del Presupuesto 2012. Así, con ajustado quórum y mayoría del FpV, la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, a cargo del diputado Jorge Landau, realizó la primera reunión del año.
El titular de la Comisión explicó que en situaciones de emergencia el Gobierno está autorizado a implementar un programa de ayuda financiera para dar auxilio a las jurisdicciones y que forma parte de la relación directa entre el Estado Nacional y los municipios. “La asistencia la realiza el Estado siempre a cuenta de los fondos coparticipables”, explicó.
Por su parte, el titular del bloque kirchnerista en la Cámara baja, Agustín Rossi, aseguró que se trata de una “política criteriosa” y que los gobernadores “deberían estar contentos de tal relación directa porque sino los intendente les pedirían a ellos los fondos”.
Haciendo una defensa del modelo nacional, sostuvo: “Hoy cada peso que entra en el Estado se sabe cómo se distribuye”. Además, explicó que las medidas restrictivas sobre la compra de dólares responde a que no están dispuestos a financiar la fuga de capitales. “Vamos a seguir usando reservas del Banco Central y aplicando políticas contracíclicas”.
Sin embargo, desde le radicalismo el diputado Juan Pedro Tunessi acusó al Gobierno de distribuir los fondos discrecionalmente “discriminando a los municipios que no son afines”. El legislador culpó a la Presidenta por hacer del uso de los DNU una “práctica permanente” y opinó que con el recientemente sancionado se obligará a los intendentes “a pedir de rodillas”.
En su descargo, Tunessi afirmó que “la Argentina tiene déficit fiscal” y reprobó la utilización de las reservas del BCRA y la Anses como únicas fuentes de financiamiento de la actual gestión.