Día del Instrumentador Quirúrgico

Esta fecha recuerda el fallecimiento del Dr. Guillermo Bosch Arana, primer médico que incorpora la figura del Instrumentador al plantel quirúrgico.

La tarea que desarrolla el instrumentador quirúrgico es muy amplia y variada. Cada uno de ellos forma parte de un equipo quirúrgico formado además por el cirujano, anestesista, enfermera y ayudante. Su trabajo es desarrollado dentro del quirófano y en general consiste en la puesta en marcha de forma correcta del mismo. Entre las funciones que desarrollan los instrumentadores quirúrgicos se encuentran:

-Atender cualquier necesidad del paciente en el quirófano.
-Asistir al cirujano y al anestesiólogo en las cirugías.
-Realizar el control del instrumental antes y después de su utilización.
-Investigación de la instrumentación quirúrgica.
-Control de calidad del área quirúrgica.
-Supervisión del material del centro quirúrgico.
-Evaluación de los recursos humanos.

La instrumentación quirúrgica, en cuanto práctica, surge a partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando los cirujanos de guerra fueron capaces de operar y salvar más vidas humanas de las que eran posibles hasta ese momento. Estas actividades fueron respaldadas también por el advenimiento del uso de los antibióticos. Esto sucede en el año 1928, cuando Alexander Fleming descubriera la penicilina.

En la República Argentina, en la década del 30, el Dr. Bosch Arana expresaba: “considero imprescindible operar con Instrumentadoras Quirúrgicas en los grandes Centros Quirúrgicos” (tal como lo escribiera en el libro técnicas quirúrgicas sincronizadas en al año 1937).
Desde ese momento la profesión no ha dejado de avanzar de la mano de hombres y mujeres que hemos abrazado esta profesión junto a los cambios científicos-tecnológicos.

Los instrumentadores quirúrgicos sostienen la prioridad de la dimensión humana y, junto a ella, la asistencia técnica que asegura el andamiaje necesario para la recuperación de la salud de los sujeto