Excelente charla sobre violencia de género en Puan

WP_000569Fue el miércoles por la mañana en el Espacio Cultural “El Mercado”. Dirigida a los alumnos de los establecimientos educativos de nivel medio, la charla estuvo organizada por el Foro de Seguridad Zona Norte, y la disertación dirigida por la Comisario Inspector Liliana Pineda, Coordinadora Zonal de Políticas de Género de las Subjefaturas de Bahía Blanca y Coronel Suárez.
Luego de la proyección de un video con los principales conceptos y testimonios acerca de la problemática de la violencia en el noviazgo, Pineda señaló que a través de este flagelo el hombre aísla a la mujer de su entorno (amigos y familia), siendo objeto de agresiones no sólo físicas, sino también verbales, sociales, sexuales y económicas, entre otras.
Según indicó, los niveles de esta problemática fueron aumentando a partir de la crisis de 2001 y actualmente se superan los niveles de países como España, uno de los lugares de Europa donde más casos fatales se vienen revelando en las últimas décadas.
Asimismo, en cuanto al bullying (práctica escolar vinculada a la violencia), la disertante consideró que últimamente hubo un aumento en la agresividad de las chicas.
Durante 2012, en Argentina, se registraron un total de 388 femicidios (homicidios de mujeres a manos de sus parejas)
WP_000573“La violencia de género es una trampa de la cual es muy dificil salir. En muchos casos a la mujer la golpean o agreden y perdona a su victimario, porque erróneamente piensa que el amor es eso y que, a pesar de todo, la aman”, explicó.
Y ejemplificó: “te vigilan qué ropa te ponés para salir, te alejan de tus amistades diciendo que te “llenan la cabeza en mi contra”. Se registra violencia verbal, con insultos y actitudes de menosprecio hacia la otra persona. En la adolescencia sobre todo, a las chicas les parece, por una cuestión natural de la edad, que él es el verdadero y único amor de su vida”
Pineda destacó la labor de las comisarías de la mujer y recordó que en Puan funciona una, por cualquier consulta o denuncia que quiera asentar una chica víctima de violencia de género.
Al mismo tiempo, aclaró que existen casos (son los menos) de violencia de género hacia hombres.

El papel de la familia

Pineda admitió que es la familia como factor principal de afecto, guía y comprensión, la responsable de “hacerse cargo” y no caer en el error de dar a los chicos un exceso en sus libertades.
“En ocasiones, en Bahía Blanca, hubo padres que denunciaban la desaparición de un hijo. Cuando los subíamos al móvil con nosotros para buscarlos y preguntábamos adónde podría estar, los papás no sabían qué decirnos porque ignoraban las amistades frecuentadas por sus hijos.
La profesional hizo referencia al “grooming”, la conducta de un adulto que, usando medios tecnológicos e ingresando a las redes sociales (Facebook, Twitter, etc.), busca ganarse la confianza de menores, creando una conexión emocional. El fin del pedófilo es disminuir las inhibiciones del niño y poder abusar sexualmente de él. En algunos casos, se puede buscar la introducción del menor al mundo de la prostitución infantil o al de la producción de material pornográfico.
“Recientemente, el grooming se configuró legalmente y ya es un delito. El pedófilo sabe que el niño o adolescente está en una etapa donde confía demasiado. Y allí es cuando aparecen estos adultos haciéndose pasar por adolescentes, esta gente se especializa en conocer al detalle el mundo de los jóvenes: hablan y escriben igual, escuchan la misma música, manifiestan similares intereses, sufren por las mismas cuestiones, etc. Hay que ser muy precavido en estos casos y la familia debe estar cerca de los chicos, tratando de hablar y concientizar”, dijo.
Finalmente, la charla culminó con la proyección de un video sobre la trata de personas, donde se asegura que las víctimas a nivel mundial de estas redes delictivas ascienden a 12 millones de personas.
Pineda se despidió de los alumnos indicando la importancia de fomentar el respeto entre ellos, logrando así relaciones sanas y duraderas.
En diálogo con Todas las Voces, la Comisario Inspector se mostró conforme con el nivel de asistencia de chicos y puntualizó que al principio intervenían tímidamente y luego se soltaron y participaron más.
“Estamos en el programa provincial “Noviazgo violento: el amor no duele”. También hoy vamos a estar en Villa Iris, pero con una charla de bullying dirigida a chicos de primaria.
La semana próxima estaremos en Tornquist, Buratovich, Coronel Rosales. En Darregueira estaremos la primera semana de octubre”, anunció.
Respecto de la problemática de la violencia, Pineda reconoció que existe más conciencia porque se habla del tema. En las escuelas, en las materias de Construcción de Ciudadanía o Salud y Adolescencia, se aborda esta cuestión y los alumnos elaboraron trabajos especiales en los cuales han participado también las municipalidades financiando campañas de afiches y folletería dirigida a la comunidad, tal es el caso de Bahía Blanca y Coronel Suárez”, concluyó.

Para tener en cuenta…
Ciclo de la Violencia de Género

El ciclo de la violencia de género fue formulado por la antropóloga Leonor Walker en su libro “Las mujeres maltratadas” (1.979). Según su teoría, este ciclo comprende tres fases:
-Fase 1ª. Acumulación de tensión: La tensión es el aumento de los conflictos en la pareja. El agresor se vuelve más susceptible, responde con más agresividad y hostilidad (aunque no lo demuestra con violencia física) y encuentra motivos de conflictos en cada situación. La víctima trata de calmar la situación y evita hacer aquello que cree que disgusta a su pareja (pensando que podrá evitar la futura agresión). La tensión va aumentando y la irritabilidad del agresor también sin motivo comprensible para la víctima. Esta fase se puede dilatar durante varios años.
-Fase 2ª. Estallido de la tensión o Explosión violenta: Es el resultado de la tensión acumulada en la 1ª Fase. Se pierde toda forma de comunicación y entendimiento, y la violencia, finalmente, explota dando lugar a la agresión. Aparecen las agresiones verbales, psicológicas, físicas, etc. Es, en esta fase, cuando se suelen denunciar las agresiones o cuando se solicita ayuda (al producirse en la víctima lo que se conoce como “crisis emergente”.
-Fase 3ª. “Luna de miel” o Arrepentimiento: La tensión y la violencia desaparecen; el agresor se muestra arrepentido por lo que ha hecho, pide disculpas a la víctima y la colma de promesas de cambio. Se le denomina “Luna de miel” porque el agresor vuelve a ser cariñoso y amable como al principio de la relación. A menudo, la víctima le concede otra oportunidad creyendo firmemente en sus promesas. Esta fase dificulta que la víctima ponga fin a esa relación porque, incluso sabiendo que las agresiones pueden repetirse, en este momento ve la “mejor cara” de su agresor y alimenta la esperanza de que podrá hacerle cambiar.

La Etapa de “Luna de miel” o Arrepentimiento dará paso, nuevamente, a una nueva fase de “Acumulación de Tensión”. El ciclo (con las 3 fases) se repetirá varias veces y, poco a poco, la última fase se irá reduciendo y las agresiones serán cada vez más violentas. Tras varias repeticiones de este ciclo, la fase de “Arrepentimiento” llega a desaparecer, pasando de la “Acumulación de la tensión” al “Estallido” de manera inmediata.
Este ciclo explica cómo se produce la violencia física puesto que la psicológica no aparece de manera puntual, sino a lo largo de un proceso que pretende el sometimiento y control de la pareja.

violencia 125