Confirman marcha atrás con el aumento del Inmobiliario Rural

En busca de aliviar tensiones entre su gobierno y el campo, Daniel Scioli les anunciará hoy a las entidad del sector la decisión de no avanzar con la aplicación de un 18% de aumento sobre el Impuesto Inmobiliario Rural.
La Provincia ya resolvió dar marcha atrás con esa nueva imposición, como adelantara este diario. En procura de consenso para aprobar la Ley Impositiva y el Presupuesto en la Legislatura, es una de las concesiones que debió hacer a bloques de la oposición.
El lunes Scioli consiguió el compromiso del radicalismo para aprobar ambas iniciativas, pero a cambio tuvo que resignar la nueva imposición para el sector rural. Fue, en rigor, un trabajo de pinzas de las entidades: en las últimas semanas enviaron cartas a intendentes y legisladores del interior sobre los perjuicios que sufriría el sector agropecuario con la aplicación del ajuste tributario.
El radicalismo y otros bloques como el FAP, avalaron el planteo del campo, y el oficialismo debió realizar esa concesión en busca de destrabar la aprobación de la ley Impositiva 2014.

DUDAS

Sin embargo, en el Ejecutivo persisten dudas y se realizan análisis en torno del mismo aumento proyectado, pero sobre el Inmobiliario Urbano.
Con esos ajuste, el gobierno de Scioli proyectaba recaudar unos 900 millones de pesos que iba a afectar a financiar gastos en Seguridad.
“Estamos viendo qué se hace con el Inmobiliario Urbano, está en revisión”, admitieron ayer fuentes oficiales. Lo que parece seguro es que, si el Ejecutivo persiste en la idea de la suba, ésta no quedará en el 18%.
“Se podría segmentar y alcanzar sólo a propiedades de alta valuación”, dijeron los confidentes, quienes admitieron además que no se descarta adoptar la misma medida que con el Rural: directamente suprimir el incremento.
Pero además, el Ejecutivo sigue analizando alternativas en busca de compensar la “pérdida” por la no aplicación, en principio, del ajuste sobre el Inmobiliario Rural.
Están en danza propuestas de la oposición como aumentar alícuotas de Ingresos Brutos para el juego o a las empresas de cable, o alguna imposición adicional a los autos de alta gama. “Queremos que cualquier aumento en estos rubros se coparticipe”, fue el clamor que escuchó Scioli el lunes de los intendentes radicales. Es que, tal como había sido diseñado, el ajuste sobre el Inmobiliario no se distribuiría entre las comunas, muchas de ellas con las arcas exhaustas y obligadas a aplicar más presión fiscal ( ver pág. 10).

SIN ACUERDO

En cambio, el Ejecutivo sigue sin avanzar con el Presupuesto y, puntualmente, el endeudamiento de 14.500 millones.
El Frente Renovador de Sergio Massa reclama varios cambios como la inclusión de la pauta salarial, la reducción de gastos en publicidad y que cada pedido de deuda tenga su asignación específica. Y sin el respaldo massista, el gobierno de Scioli no tiene número para aprobar el proyecto.

-Agencia Notibonaerense-