El Gobierno decretó tres días de duelo nacional por la muerte de Gelman

La presidenta, Cristina Kirchner, decretó hoy tres días de duelo nacional por el fallecimiento del poeta Juan Gelman, quien falleció ayer a los 83 años en México. El duelo que se cumplirá a partir de hoy fue informado por la Secretaría de Información Pública en la Casa de Gobierno. Gelman falleció ayer en el Distrito Federal, ciudad en la que residía desde 1988 junto a su esposa, Mara La Madrid. El poeta, nacido el 3 de mayo de 1930 en el barrio porteño de Villa Crespo, a lo largo de su vida conjugó la prosa con la vocación revolucionaria y la búsqueda de justicia por sus hijos y nuera desaparecidos durante la dictadura militar.

Gelman falleció en México

(La Nación) Juan Gelman, uno de los poetas de habla hispana más importantes de su generación, murió ayer en la Ciudad de México, donde residía desde hacía dos décadas, a los 83 años. Su muerte fue confirmada anoche a la agencia oficial Télam por su nieta Macarena Gelman, nacida en cautiverio durante la última dictadura militar y a quien el escritor había encontrado en Uruguay en 2000, después una búsqueda que marcó los últimos años de su vida.
“Murió tranquilo, en su casa, rodeado de su familia, de una enfermedad que se llama síndrome de mielodisplasia”, dijo a la agencia EFE, desde México, una fuente de la familia, que prefirió mantener en reserva su identidad. Agregó que el velatorio se realizará hoy.
Autor de más de 30 libros, en 2007 Gelman ganó el Premio Cervantes, el más importante de las letras hispanas. Una década antes, en 1997, había obtenido el Premio Nacional de Poesía; en 2000, el premio Juan Rulfo; en 2004, el Premio Iberoamericano de Poesía Ramón López Velarde; y en 2005, los premios Iberoamericano Pablo Neruda y Reina Sofía de Poesía, entre muchos otros.
Había nacido en Buenos Aires en 1930 y, junto a su obra literaria, dedicó su vida a la militancia política, activismo que lo llevó a los 15 años a militar en la Federación Juvenil Comunista y, más tarde, a integrar las filas del peronismo revolucionario. En 1989 fue uno de los beneficiados con los indultos decretados por el entonces presidente Carlos Menem.
Entre las primeras expresiones de pesar tras conocerse el deceso, poco después de las 21 de ayer, el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia, destacó que Gelman integró el grupo de los que responden “a la mejor tradición de la literatura argentina”, al tiempo que aseguró que “su propia vida es un poema comprometido”.
“Gelman responde a la mejor tradición de la literatura argentina. Su obra demuestra una relación profunda entre capacidad creativa, poesía, literatura y compromiso”, afirmó el funcionario.
El escritor Jorge Boccanera, amigo personal de Gelman, comentó que el poeta fue “un maestro de la vida” y “quedará como un legado su gran obra y gran ejemplo de vida”.
“Gelman fue, además, un militante político que supo siempre pelear por ensanchar el espacio de la libertad”, opinó Boccanera.
El escritor señaló que ya desde su último viaje a la Argentina, en agosto pasado, para la presentación de su libro Hoy , Gelman ya no estaba bien de salud. En octubre pasado, sin embargo, había participado en Panamá del VI Congreso Internacional de la Lengua Española. Además, continuaba escribiendo la columna que desde la década del 90 mantenía en el diario Página 12.

juan-gelman-poeta“Verdad es”, el último poema de Gelman (Diario El Pais, España)

Juan Gelman le entregó en México a Joaquín Sabina en secreto, como dice el cantante y poeta, este poema último sobre los últimos tiempos de su vida, sobre la que se avecinaba. Es un inédito testamento conmovedor en el que no falta el hondo humor, cabal, del poeta que acaba de morir. Se lo dedicó a Sabina, escrito a mano.

Verdad es

Cada día

me acerco más a mi esqueleto.

Se está asomando con razón.

Lo metí en buenas y en feas sin preguntarle nada,

él siempre preguntándome, sin ver

cómo era la dicha o la desdicha,

sin quejarse, sin

distancias efímeras de mí.

Ahora que otea casi

el aire alrededor,

qué pensará la clavícula rota,

joya espléndida, rodillas

que arrastré sobre piedras

entre perdones falsos, etcétera.

Esqueleto saqueado, pronto

no estorbará tu vista ninguna veleidad.

Aguantarás el universo desnudo.

 

Juan Gelman

La Condesa DF

28 de octubre de 2013