«

»

Doña Rosa celebró su cumpleaños número 100

El pasado 22 de febrero un especial acontecimiento reunió a una familia de nuestra ciudad: el cumpleaños número 100 de la señora Rosa Bottino Lione quien fue distinguida por parte del Intendente Municipal Cr. Facundo Castelli como ¨Abuela del Distrito¨, haciendo entrega del reconocimiento su nieta y Directora del Museo, Jorgelina Walter.
Los festejos:
Como no podía ser de otra manera, la familia organizó una fiesta para agasajar a doña Rosa, la cual tuvo lugar en instalaciones de Puan Foot Ball Club, asistiendo además de los familiares directos y políticos, antiguos y actuales vecinos; amigos y allegados.
Muy emotivo fue el reencuentro de Rosa con su cuñada Luisa de 95 años quien actualmente reside en Pigüé. No faltaron las tradicionales fotografías con sus hijas, nietos, bisnietos y tataranieto y por supuesto , con quienes desearon plasmar en una imagen tan grato momento.
Sus hijas Lidia y Nora agradecen a través de este medio, a todos lo que compartieron la velada y en particular, a quienes por distintas razones no pudieron estar presentes, pero hicieron llegar afectuosos saludos a través de tarjetas, llamados telefónicos y obsequios.

“Cada día que abres los ojos recuerda que es un regalo de Dios,

y eso debe ser motivo suficiente para sonreír a la vida”

Historia

Hija de inmigrantes italianos, más precisamente calabreses que allá por fines del 1800 llegaron a la Argentina con el objetivo de ¨Far L´America¨.
Según los relatos de doña Rosa, quienes primero arribaron fueron los hermano José, Pascual y Agustín Bottino. Ellos instalaron en 1899 un horno de ladrillos en una quinta lindera a la laguna de Puan. En este horno se quemaron ladrillos para muchos de los primitivos edificios que aún están en pie, entre ellos el Banco de la Nación Argentina. Agustín, no soportando la ¨lontananza¨, regresa a Italia.
Poco después, Pascual envía a buscar a Calabria a su esposa María Lione, quien hacía poco había sido madre de Bernardina. La niña cumple su primer año de vida en el barco.
De ese matrimonio compuesto por Pascual y María, nacieron 4 mujeres y dos varones ( Estos últimos, fallecen en el término de 3 días a causa de la enfermedad llamada escarlatina). Con apenas 4 años, pierde a su madre quedando al cuidado de sus hermanas mayores. Así fueron creciendo, aprendiendo las labores hogareñas y ayudando a su padre a ordeñar las vacas para luego vender la leche.
A pesar de no hacer los mandados, Rosa sabe muy bien que el dinero no alcanza y, tomando su jarrito de color amarillo dice ¨Lo que cuesta hoy llenar este jarrito, era lo que antes recaudábamos vendiendo toda la leche de un día¨ y con esta frase empiezan nuestras preguntas acerca de ¨cuánto costaban las cosas antes¨ y Rosa nos comenta ¨En 1935 cuando yo me casé, un kilo de pan 20 centavos. Un kilo de carne ( pulpa) 40 centavos. Un litro de leche 10 centavos. Una bolsa de papás de 50 kg, $ 1,50. 25 kilos de azúcar, $ 7. Los huevos se tiraban porque abundaban¨.
Su infancia transcurrió entre muñecas de trapo y juegos tradicionales como la rayuela, saltar a la soga, payana, gallito ciego, las escondidas, arroz con leche. Sus mejores amigas fueron Juanita y Antonia Albier y Porota Alfieri.
No caben dudas que la vida antes era muy sacrificada, pero la gente era feliz con menos. Rosa recuerda muy agradecida la ayuda recibida por varios vecinos, luego de que un voraz incendio destruyera la casa paterna cuando ella era una niña. Fue la familia Torre la que les acercó frazadas y hasta le regalaron su vestido y zapatitos para que pudiera tomar la Primera Comunión.
Cursó sus estudios primarios en la Escuela N 2 ( hoy edificio de la EET1) siendo su maestra María Aristan. Asimismo asistió a clases con una docente particular de apellido Alloggia y a lecciones de bordado y costura.
Cuando su padre lo autorizaba, las cuatro hermanas participaban de los bailes que ofrecía la Sociedad Italiana, de las Romerías Españolas y de las fiestas de carnaval donde era frecuente que tocara la orquesta de su primo Alejandro Leone, reconocido músico, compositor y director de bandas.
Ya siendo una jovencita conoció a Miguel Maldonado, con quien contrajo matrimonio el 25 de octubre de 1935, tras cinco años de noviazgo. ( Rosita aún luce orgullosa el anillo de matrimonio como testimonio de aquel amor ).
Rosa y Miguel tuvieron 4 hijos ( El más pequeño fallece al nacer). El abuelo se dedicaba a realizar diversos trabajos rurales. ¨Ahora no es como antes, en la quinta hacíamos de todo: se carneaba, se hacían embutidos, conservas, se elaboraba la ropa, se hacía el jabón…¨
Los sábados a la noche vecinos y parientes se reunían en su casa de la quinta a jugar a la Escoba, a la lotería o al Siete y medio. Allí Rosita los agasajaba con chocolate caliente , churros, rosquitas y buñuelos. Al mudarse al pueblo, esta costumbre permaneció por varios años.
Con sus 100 años Rosa conserva una memoria admirable, continúa tejiendo al crochet, jugando a la Escoba del 15 y, para envidia de muchos no usa lentes de aumento.

1797586_10203276236527915_2073512301_n

2 comentarios

  1. ANA MARÍA GALENDE

    QUISIERA SABER SI ALGUIEN DE LA FLIA TIENE FACE O MAIL PARA CONECTARME.GRACIAS!

    1. ANA MARÍA GALENDE

      QUISIERA SABER SI ALGUIEN DE LA FLIA TIENE FACE O MAIL PARA CONECTARME.GRACIAS!

Los comentarios han sido desactivados.