«

»

El Gobierno considera que ya superó el pico de la crisis cambiaria

Por Mariano Obarrio | LA NACION
Pese a denunciar esta semana una desestabilización financiera, el gobierno de Cristina Kirchner c onsidera que consiguió superar lo peor de la crisis cambiaria y congelar el valor del dólar , por lo que ahora puede concentrarse en la batalla contra el aumento de precios para llegar con oxígeno a las negociaciones paritarias de marzo próximo y evitar desbordes salariales.
Según la mirada de la Casa Rosada, este análisis se basa en la estabilidad que mostró la cotización del dólar esta semana y en el efecto que tuvo en los mercados la admisión de la inflación más alta de los últimos doce años. Si bien el escenario todavía es delicado , en el Gobierno creen que se superó la sensación de crisis.
Con el nuevo índice de precios nacional y urbano (Ipcnu) el Indec sinceró la inflación de enero en 3,7%, pero el Gobierno asegura que en los meses siguientes “irá bajando”. Estiman que en el primer trimestre cerrará en 7%. El mérito de la desaceleración lo atribuirán al programa “Precios Cuidados”.
Sobre la base de esta expectativa de moderación inflacionaria, la Presidenta aceptaría subas de sueldos no mayores a un 25%, más allá de que el Gobierno puso un tope de 20%, según pudo saber LA NACION de fuentes oficiales.
Cristina Kirchner diseñó una hoja de ruta para llegar a 2015 sin grandes remezones políticos. La meta es reducir subsidios y moderar el gasto.
El ministro de Economía, Axel Kicillof, comenzó a evaluar una suba gradual de tarifas de gas, luz, agua y transporte para sectores de mayores recursos.
Las batallas por los precios y por la moderación salarial, que busca con la CGT de Antonio Caló, apunta a que las paritarias de marzo no alimenten la emisión monetaria y la presión inflacionaria. “Los principales cañones están puestos en los precios y paritarias”, aseguraron a LA NACION.
Luego la apuesta central será asegurarse entre abril y mayo el ingreso de 9 a 10 mil millones de dólares de las exportaciones agropecuarias, para oxigenar al Tesoro y recuperar reservas del Banco Central.
Si los productores no las liquidan, Kicillof estudia la creación de una Junta Nacional de Granos para regular esas exportaciones de soja.
El Gobierno espera para las próximas semanas los primeros 2 mil millones de dólares de las cerealeras por liquidación de exportaciones.
Cristina cuenta además con lograr líneas de financiamiento de organismos internacionales.
Así, la Presidenta imagina ingresar en junio con el humor social bajo control y así distraer la atención mediática en la Copa Mundial de Fútbol de Brasil 2014. Para ello, el programa Futbol para Todos se aseguró la exclusividad de los derechos de televisación al comprarlos a Torneos.
“El objetivo de máxima es capitalizar políticamente un eventual triunfo de la selección argentina y revertir el malhumor social”, señaló a LA NACION una fuente vinculada a la negociación de FPT.
La Presidenta tendría así un escenario propicio para lanzar a pleno en agosto todas las campañas y las candidaturas presidenciales del Frente para la Victoria (FPV). Los candidatos caminarán por el país hasta marzo de 2015 y recién entonces ella influirá en quienes competirá en las primarias del FPV en 2015.
La batalla por los precios es literal. Luego de que Cristina arengó a La Cámpora en la Casa Rosada para vigilar los precios cuidados, el secretario de Comercio, Augusto Costa, mano derecha de Kicillof, ajustó con militantes K los escraches a supermercados que no cumplan el “acuerdo voluntario” de precios.
El proyecto de ley del senador Aníbal Fernández, que obligará a los comercios a pagar las multas antes de recurrirlas a la Justicia, será respaldado por la Presidenta. “Ella se lo pidió. Y todo eso es central para llegar bien a las paritarias”, dicen a su lado.
El presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, ganó terreno en su dura pelea contra Kicillof. Logró calmar la suba del dólar luego de la devaluación, la suba de tasas y la decisión de obligar a los bancos de desprenderse de divisas.
Kicillof temía enfriar el consumo y la economía. Pero ganó Fábrega: el dólar oficial cerró el viernes a 7,80 pesos y el paralelo, a 11,90. Fábrega quiere bajar la emisión. Pero Kicillof no quiere bajar el gasto por temor a frenar el consumo.
No descartan en Balcarce 50 que la inflación de 2014 obligue a fin de año a devaluar otro 15 o 20% y que el dólar oficial termine en 9,60 pesos.
La carrera hacia 2015
Luego del Mundial de Brasil se acelerarán los tiempos políticos de 2015. En la Casa Rosada aseguraron a LA NACION que “Cristina le dice al que quiera ser candidato a presidente que camine el país”: Sergio Urribarri, Florencio Randazzo, Julían Domínguez, Jorge Capitanich, Aníbal Fernández, Juan Manuel Urtubey y Agustín Rossi quieren competir en las primarias del PJ-FPV en 2015, además del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, el mejor posicionado.
Urribarri, gobernador de Entre Ríos, se lanzó anteayer y tiene aval de La Cámpora y de Carlos Zannini. Randazzo inaugurará como ministro del Interior y Transporte nuevas obras en toda la red ferroviaria urbana y capitalizará esos logros. Domínguez quiere imponer su discurso social cristiano afín al papa Francisco y discutir proyectos de industrialización de materias primas del agro.Capitanich apuesta a una recuperación económica para capitalizar sus apariciones diarias..
Del editor: qué significa.
La frágil tregua que logró con los mercados derivó en un exceso de optimismo por parte del Gobierno. Aún le queda un largo camino por recorrer.