Fin de verano con marcadas alternancias térmicas

A la suba en la temperatura le seguirán precipitaciones para luego dar lugar a pronunciadas bajas térmicas. Esta oscilación continuará hasta Semana Santa, época en la que se prevén las primeras heladas

Estamos frente a un otoño que va a traer algunas lluvias dentro de lo normal, porque en su primera parte tiene circulación del norte, que trae humedad, pero estamos viendo que empieza a entrar aire polar desde Chile y relativamente pronto.
Ahora tenemos unos días con viento norte, entre el norte y el este, hasta el viernes y ahí entra un frente de pampero, tras el cual viene aire polar y tendremos lluvias sobre viernes, sábado y detrás entra una masa de aire polar que producirá un descenso térmico importante.
Sobre el fin de semana entra aire polar y en los potreros bajos es probable que se produzcan heladas. El modelo de pronóstico marca heladas sobre las serranías: Azul, Olavarría, Tandil, un área grande.
Pero en los potreros bajos, aunque no sea una helada que abarque grandes superficies, es posible que tengan temperaturas cercanas a 0°. O sea es la contrapartida del verano tórrido, entonces ahora vamos a estar en la transición entre los dos estados: marzo y abril hasta Semana Santa tendrán alternancia de aire cálido con incrementos importantes de temperatura, seguido por las entradas de aire polar. Se van a producir algunas precipitaciones, pero va a empezar a entrar aire muy frío. Posiblemente, a partir de abril va a haber una interrupción en la cadena forrajera, por la entrada de aire polar, aunque haya humedad, en forma temprana, aunque es muy propicio para los cultivos de invierno, con frío y humedad en el suelo, y se da lo que es adecuado para el cultivo de invierno, o sea una temporada invernal triguera.

Reservas

Estamos frente a un clima que es engordador-triguero, el mismo clima de los años 30,40,50 y 60, con ese otoño-invierno con un piso bueno para engorde porque no está demasiado húmedo y también ese clima tan particular que necesita el trigo, que se cultiva en todo el mundo pero requiere clima semi-húmedo con humedad en la siembra pero sin excesos durante el ciclo del cultivo, con un poco de frío y un poco de calor en primavera, y con todo eso, se obtiene ese grano especial que tiene el gluten para que se pueda producir una harina panadera.
Ha vuelto ese ambiente y es apto para producir trigo, cebada y novillos siempre y cuando se tengan reservas, ya que las heladas van a planchar las pasturas a partir de mediados de abril y hasta mediados de septiembre. El frío cuando haya a un rebrote se lo va a quemar. Para pasar ese semestre debe tener buenas reservas de forraje.
Resumiendo para los próximos quince días: Ahora tenemos la circulación del este que se alterna con la del norte, sube la temperatura hasta el viernes, ahí entra el pampero que trae algunas precipitaciones y del sábado al lunes un descenso térmico importante y allí, vuelve a subir la temperatura por el viento norte, y hacia el 15 otro paso de frente de pampero con alguna precipitación y otro descenso térmico importante y así nos acercamos al comienzo del otoño cuando lleguen las heladas que se van a mantener en forma bastante regular hasta el mes de noviembre.

Ing. Eduardo Sierra/Infosudoeste