«

»

Mañana los bancos cortarán la atención al público dos horas antes

Los trabajadores bancarios de todo el país realizarán mañana un paro en las dos últimas horas de atención al público, aunque en Tucumán la medida será por 24 horas en protesta por la represión ocurrida en la capital provincial y que motivó la protesta nacional.

El anuncio fue formulado hoy por el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo, luego de un plenario de delegados gremiales de todo el país resolviera la modalidad del paro. Poco antes del anuncio de la medida, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, había pedido que los gremialistas “circunscriban” la protesta al “ámbito” de la provincia de Tucumán, por entender que el problema que originó el conflicto era de orden exclusivamente provincial.

Con el paro, los bancarios repudian la represión policial del martes en Tucumán por 36 despedidos de la Caja Popular de Ahorros de esa provincia que pedían su reincorporación. “Tenemos 22 baleados y uno está con pronóstico reservado”, señaló a DyN el secretario de Prensa de La Bancaria, Eduardo Berrozpe.

Por su parte, Palazzo sostuvo que no se trató de “una refriega” sino que los policías provinciales “tiraron a matar”. Luego pedirle “disculpas” a “la clientela” por los inconvenientes que generará el paro, Palazzo recomendó realizar los trámites en las entidades lo más temprano posible, ya que si bien los paros se harán las dos últimas horas de atención, “va a haber movilizaciones en cada capital de provincia que van a comenzar antes de esas dos horas”.

Con posterioridad al paro, el gremio analizará una “profundización” de las protestas a partir de la semana próxima, en la que Palazzo no descartó “una gran movilización de bancarios de todo el país a Tucumán”. Asimismo, el titular de La Bancaria informó en conferencia de prensa que Capitanich y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se reunieron con la conducción gremial para “expresarnos la solidaridad con los heridos y trabajar para la reincorporación de los 36 compañeros despedidos”.

El martes, al menos 18 personas resultaron heridas, entre ellas dos policías, y cinco fueron detenidas, cuando dirigentes de La Bancaria intentaron irrumpir en la sede de la Caja Popular de Ahorros en San Miguel de Tucumán y fueron reprimidos por la fuerza de seguridad. Durante la mañana, los bancarios recorrieron las calles céntricas de la capital tucumana arrojando panfletos con denuncias sobre las condiciones laborales en la institución crediticia estatal. Pero el foco de tensión se centró en las puertas de la Caja, que es administrada por Armando Cortalezzi, quien mantiene un enfrentamiento con el gremio. En medio de los incidentes, se dispararon balas de goma a corta distancia, lo que dejó al menos una docena de manifestantes heridos aunque ninguno de gravedad, y cuatro empleados de la Caja y dos policías con otro tipo de lesiones, mientras que cinco personas fueron detenidas, informaron fuentes de la fuerza de seguridad. Varios vidrios de las instalaciones de la Caja terminaron rotos por los incidentes que alteraron la jornada frente a la plaza Independencia y a media cuadra de la Casa de Gobierno. Por su parte, el secretario general de la seccional La Plata, Salvador Villano, justificó la medida en solidaridad con los trabajadores reprimidos en Tucumán y ratificó que en la Ciudad la atención al público se interrumpirá a partir de las 13 de mañana tanto en bancos públicos como privados