«

»

Informe de la Bolsa de Cereales: Estado de cultivos de fina

La primera semana de agosto, la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca realizó una recorrida por la zona, para evaluar el estado de los cultivos invernales en su área de influencia.
TRIGO- CEBADA:
En los primeros seis meses del año se registraron precipitaciones importantes en el sudoeste bonaerense, la lluvia promedio acumulada total fue de 437 mm, un 76% superior a la última campaña donde en el primer semestre llovieron solamente 248 mm y un 41% superior al promedio de los últimos diez años (310 mm acumulados entre los meses de enero a junio)
Esta situación, poco frecuente en la región, ha generado una gran acumulación de agua en el perfil de los suelos, llegando en la mayoría de zonas a retrasar las tareas de siembra de cultivos de fina.
Efectivamente, transitamos las primeras semanas de agosto y aún continúan trabajando las sembradoras en la región.
La siembra de los cereales de invierno (trigo y cebada) comenzó a finales del mes de abril y su avance debió adaptarse a las condiciones climáticas atípicas de la región, la falta de piso en algunos lotes imposibilitaban lograr una labor de implantación continua.
Las siembras se realizaron en general con menores densidades a las comúnmente utilizadas, promediando los 60 kg /ha. con una distancia entre hileras variable según el tipo de sembradora entre 17 y 23 cm. Es de destacar la utilización generalizada de curasemillas específicos (mezclas de fungicidas e insecticidas), que permiten un muy buen control de enfermedades y plagas durante la implantación del cultivo.
En muchos casos se fertilizó a la siembra con mezcla (50% MAP- 50% Urea) a dosis variables, de 40 a 80 kg/ha. según los resultados de los análisis de suelos realizados previamente.
El estado de los cultivos es muy bueno, dado que al momento de la siembra la humedad en el perfil del suelo era abundante. Según la época de implantación los cereales se encuentran en estados fenológicos que van desde V1 a V2 (crecimiento de plántula con cuatro hoja desarrolladas hasta macollaje)

nuevo-2
La presión de malezas observadas, es relativamente baja, en general los lotes se encuentran limpios, solamente en casos puntuales se observa rye grass, cebadilla, avena fatua y crucíferas.
Las aplicaciones comenzarán sobre fin de esta semana o la próxima con productos específicos para el control de gramímeas y latifoliadas.

nuevo-3Con respecto a las plagas, al momento no se han detectado focos de pulgón ni de arañuela. El pulgón, frecuente en nuestra región, comienza a invadir las hojas desde su nacimiento formando colonias y si el ataque es intenso puede producir muerte de plantas al intoxicar los tejidos vegetales. Recordemos que
los pulgones no son afectados por las heladas y son favorecidos por Tº menores a 20ºC y tiempo seco, condición que afortunadamente no se registró en el comienzo de esta campaña.
Si bien los cultivos se encuentran con bajo porte, como se observa en las fotos, se espera en los próximos días que con temperaturas más elevadas y la humedad que ya está acumulada en los suelos, puedan expandir su potencial desarrollo.

AVENA: Durante la recorrida se observaron lotes de avena en su mayoría macolladas y que fueron pastoreadas. Como en el caso de nuevo-4los cereales, no se observar ataques severos de pulgones ni alta infestación de roya. Con respecto a la calidad de la misma, actualmente se encuentra con un alto contenido de agua, que puede llegar hasta el 90% de su peso verde, esto junto a un desbalance de proteína y energía, suele provocar disturbios nutricionales. Estos trastornos en el rumen pueden corregirse ofertando al animal forraje con mayor contenido de materia seca, como ser rastrojos de cultivos, rollos, pasturas degradadas etc.
Esta condición de forraje poco ¨sazonado¨, sumado a la alta producción en esta campaña puede determinar una baja eficiencia de conversión (por las causas anteriormente descriptas) y de cosecha del pasto, por altas pérdidas de pisoteo. Por tal razón, cuando se realiza pastoreo rotativo, se recomienda prestar atención al manejo de la carga animal, como al tiempo de permanencia en cada franja.